#Internacional

Libia, de revuelta popular a guerra civil

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los movimientos civiles que generaron la caída de los gobernantes de Túnez y Egipto –Zine el Abidine Ben Ali y Hosni Mubarak, respectivamente- en los primeros meses de 2011 tuvieron características particulares.

Entre éstas, que no invocaron una intervención militar directa, no hubo participación de líderes religiosos o políticos ni mucho menos, como temía occidente, un fundamentalismo islámico radical que promoviera la salida de los líderes autocráticos. Lo que se apreció fue una amplia movilización social motivada por el descontento de una población joven – más del 50% de la población de la África árabe tiene menos de 25 años- que ha vivido y se ha desarrollado bajo estos gobiernos autoritarios y a quienes les afectan directamente los altos  niveles de pobreza, cesantía y corrupción.

Indudablemente que el esperado “efecto dominó” de estas revueltas era aguardado para ver dónde se gatillarían nuevas movilizaciones. Las apuestas eran Argelia, Yemen, Arabia Saudita, entre otros. Sin embargo, fue a Libia a quien le correspondió el turno.

En este caso, el liderazgo del dictador Muamar el Gadafi se ponía en entredicho. No obstante la lealtad de las FF.AA, en especial de la Fuerza Aérea, se ha generado una virtual guerra civil en el país magrebí. A diferencia de los casos anteriores, las fuerzas armadas no enfrentaron a la población civil y se sumaron a ésta en sus demandas. En Libia, el estallido de una guerra civil con miles de refugiados y desplazados nos entrega una escena más dramática e incalculable.

En este escenario, Gadafi estaría apoyado por mercenarios (enviados por Argelia y Siria) con el claro objetivo de derrotar a los rebeldes –incluso militares- acantonados en las zonas de Tobruk y Bengasi.

Más allá del curso de los enfrentamientos, esta guerra ha permitido el resurgimiento de ciertos fantasmas en Occidente. El más notorio, sin duda, ha sido en del integrismo islámico.

No es de extrañar, por ello, que miembros del gobierno de Trípoli hayan manifestado, al surgir los primeros movimientos, que existía el peligro de la instalación de un “emirato islámico” en la zona de Bengasi. Tal declaración alertó a Occidente, que automáticamente asoció tal hecho a un nuevo Irán (tal como el de la revolución de 1979) o a la presencia de Al Qaeda. Con ello, el gobierno de Gadafi buscaba el apoyo (basado en el temor) de Occidente para evitar la desestabilización de su régimen, haciendo reaparecer en la palestra a grupos radicales como el Grupo Islámico Combatiente Libio o la Brigada de los Mártires.

Por su parte, las fuerzas rebeldes han manifestado claramente que no existen razones ideológicas, ni menos doctrinas religiosas fundamentalistas en su revolución. Sólo quieren la salida del dictador y recuperar la libertad de expresión, la democracia, el acceso a la educación.  En esencia, los mismos objetivos de los casos de Túnez y Egipto.

Otra arista a considerar es la reacción de Occidente. Más allá de las propuestas de embargo económico, bloqueo naval o intervención militar, Francia y el Reino Unido presentarían al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto para declarar una zona de exclusión aérea en Libia. El único reparo es no repetir la ambigüedad de lo ocurrido en Bosnia en la década de los noventa, cuando no se detalló claramente sus alcances.  

Por su parte, la Liga Árabe ha respaldado la exclusión aérea e, incluso, ha reconocido a los rebeldes libios (el Consejo Nacional de Transición Interino, CNTI) como su único interlocutor. Sin embargo, Siria, Argelia, Sudán y Yemen serían reacios a la medida y han manifestado que debe respetarse la soberanía de Trípoli.

Por ahora, solo resta esperar una reacción de Occidente y ver como el problema libio aumenta en su tensión interna.

Académico  de la Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

————–

Foto: Goran Tomasevic – Reuters – Boston.com

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte

Incluso con este historial no se ha visto a medios como La Segunda, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 o Biobío calificar tal designación como un error de la derecha o como un traspié, al menos o rasgar ...
+VER MÁS
#Política

Errores en política: un problema de mayorías

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte