#Internacional

Las enseñanzas del caso islandés

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La lección es que no basta con prometer un “futuro esplendor” si no está claro que se vaya (o quiera) a alcanzar o cumplir. Lo sucedido en Islandia nos muestra lo que puede pasar cuando el pueblo decide recuperar su soberanía.

“Lo que no aparece en los medios, no sucede. Esa es la máxima que se ha debido de aplicar con el extrañísimo caso de Islandia. Sí, Islandia. Islandia debería ser noticia, portada de informativos. ¿Por qué? Pues porque en Islandia, la población ha tomado las calles, cacerola en mano, para mostrar su radical oposición a su gobierno. Y la movilización ciudadana no solo ha provocado dos crisis de gobierno, sino que ha forzado un proceso constituyente, la redacción de una nueva Constitución que evite que se repitan situaciones como las que se han producido a lo largo de esta crisis global” (Juan Manuel Aragüés, El Periódico de Aragón. 26 de Febrero de 2011).

Muchos chilenos no saben donde queda Islandia, cuántos habitantes o qué régimen político tienen. Sin embargo el proceso vivido en esa república parlamentaria de poco más de 300 mil habitantes, sin ejército, independiente desde 1918, miembro de la OCDE, con un ingreso per cápita de 38 mil dólares y en el lugar 13 del índice de desarrollo humano, sobre Dinamarca y Finlandia, debiera resultarnos interesante.

El 2008 su sistema financiero se derrumbó, luego de que el gobierno impulsara una política de “vivienda propia”, que los bancos apoyaron con créditos de fácil acceso. Su moneda se devaluó en un 50% y la inflación se disparó. El endeudamiento bancario superaba diez veces el PIB y más de un tercio de la población estaba sobreendeudada.  En un referéndum los islandeses rechazaron rescatar la banca privada y juzgaron a directores de bancos por sus delitos financieros. Tres bancos fueron nacionalizados para evitar su quiebra, quedando bajo control público.

El país entró en bancarrota y recibió un préstamo del FMI por 2.100 millones de dólares, a cambio de “medidas de ajuste”, que provocaron la ira de la población. Y pese a las amenazas de convertir a la isla en “la Cuba del Norte de Europa”, la población indignada respondió que si aceptaban se convertirían “en el Haití del Norte de Europa”.
Las movilizaciones rompieron con la política de “lo posible”. El 2009 rechazaron el plan de ajuste del FMI, hicieron renunciar al gobierno y forzaron elecciones anticipadas. El bloque de izquierda liderado por la socialdemocracia, se proclamó vencedor en las elecciones legislativas que se celebraron en enero de 2009, en las que participó el 85,1% de los islandeses, pese a que en ese país el voto es voluntario.

El nuevo gobierno quiso imponer una reestructuración de la deuda, que implicaba a cada familia pagar 100 euros por mes durante 15 años. El 2010 la población rechazó esta ley, el Presidente no la promulgó y convocó a referéndum. El 93% votó por no pagar la deuda. El 2011 ello fue ratificado en otra consulta por el 60% de los votos.

Otra exigencia ciudadana fue tener una nueva Constitución, que no fuera elaborada por el Parlamento, sino por ciudadanos sin filiación política, elegidos de entre un universo de 522 personas propuestas por la misma población, para que una vez terminado el texto de la nueva Carta Magna fuera sometido al Parlamento para su aprobación.

Pese a ello, en las elecciones de este año triunfó la centro derecha. La alianza socialdemócrata-verde que gobernaba el país perdió más de la mitad del apoyo que había obtenido cuatro años antes. ¿Cómo se explica esto? Medios conservadores dijeron que esto había ocurrido por la falta de realismo y experiencia de gobierno de la izquierda.

Para el analista español Vincenc Navarro, lo sucedido es “indicador del desfase entre movimientos sociales y partidos políticos con representación parlamentaria, incluyendo los de izquierda, que intentaron canalizar tales movimientos. Esta distancia se explica porque, una vez elegido, el gobierno de izquierda, aunque sensible a las demandas ciudadanas, siguió políticas distintas, e incluso opuestas, a las que las movilizaciones exigían”.

Que se aceptaran las políticas de austeridad del FMI generó frustración y desencanto en la gente. Fue este “giro a la derecha” y la exigencia de cambios más profundos a los que estaba realizando la izquierda, muy moderada y de escasa vocación transformadora, temerosa de enfrentarse con la estructura de poder del país (banqueros, magnates de flotas pesqueras y grandes empresas), lo que originó su derrota.

La lección es que no basta con prometer un “futuro esplendor” si no está claro que se vaya (o quiera) a alcanzar o cumplir. Lo sucedido en Islandia nos muestra lo que puede pasar cuando el pueblo decide recuperar su soberanía.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

Hoy Copiapó posee un río seco producto de la explotación hídrica de agrícolas y la gran minería, tenemos en constante amenaza humedales, flora y fauna local porque no existe una gestión institucional ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Escasez hídrica y el riego desértico

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

Sin lugar a dudas que el poder asegurar la obligatoriedad a lo menos del nivel kínder, se traduciría en un desarrollo de escuelas que mantengan la continuidad del proceso escolar,
+VER MÁS
#Educación

Rechazo a la ley del Kínder, un paso atrás en la educación chilena

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales