#Internacional

La mañana siguiente a la marcha de los millones en Francia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Anoche Francia y el mundo se condujeron de forma inesperada: La interrupción ontológica de la realidad en aras de la “eu-topía”. Ayer París pareció más luminosa que nunca y el presidente Hollande encarnó al ciudadano-nación. Luego de la sobria ebrietas ¿Cómo despertamos hoy día?


Ni allá en Francia, ni acá en Israel, ni tampoco el resto de los países despertaron hoy absueltos de crisis de todo tipo. Pero algo sucedió ayer domingo, allá en la Plaza de la Republica, acá en la plaza Francia: el imperio de la libertad, igualdad, fraternidad y quizás también, del laicismo.

Luego de tres días de espanto, vino la respuesta de millones en forma de marcha silenciosa y también de quienes —buscando diferenciarse— trataron de empalagar el zeitgeist, como por ejemplo Marine Le Pen al pedir reestablecer la pena de muerte. Como escribió Rodríguez Elizondo en El Mostrador: “Afortunadamente, el país no privilegió esas voces anticlimáticas”.

Fue la jornada de los buenos sentimientos. Jefes de estado de democracias fuertes y débiles. También representantes de estado de quienes han criticado las libertades como los Emiratos, Argelia, Gabón, Rusia o Turquía. Todos a quienes “Charlie Hebdo” alguna vez fustigó.

Pero no fue sólo París. También Lyon, Burdeos, Marsella y más allá: 100 mil en Sídney, 18 mil en Berlín, Roma, Londres, Madrid, Montreal, Beirut, Ramala y cientos aquí en Tel-Aviv y Jerusalén. En todos lados, mujeres, hombres y niños consternados hemos dejado de repetir nuestras consignas y simplemente nos hemos condolido.

Las cifras indican que hubo 3,7 millones de personas en las calles francesas y decenas de miles de lápices apuntando hacia las estrellas, sin incidentes.

Y aunque el poder de lo simple parece imbatible, no me engaño, no creo haber sido testigo del inicio de la revolución del lápiz. Sin embargo, sea que ese espíritu se marchite hoy, o ya sea que se trate de una insurreción republicana que florece, no importa: los millones han marchado.

¿Qué explica la presencia de cincuenta jefes de estado y gobierno ayer en París y no en Nueva York el 2001, Madrid el 2004 o Londres el 2005, con más pérdidas de vida? se cruzan varias respuestas posibles.

En un meritorio programa organizado la noche del domingo por France 2 y Radio France, en homenaje a las víctimas de “Charlie Hebdo” y la tienda kosher, en presencia del Ministro de Cultura, el comediante Christopher Alévêque lo explica:

“Si on m’avait dit en début de semaine, dimanche, tu vas défiler avec Angela Merkel et Nicolas Sarkozy, j’aurai répondu: Arrête la drogue!”

Más allá del chiste, eso de ‘todos somos’ tiene sus complejidades. Bertrand Holtrop, caricaturista de “Charlie Hebdo”, dijo que se sentía feliz porque gente de todo el mundo marchó para defender la libertad de expresión. Pero consultado por el apoyo de políticos controversiales, como Geert Wilders (extrema derecha holandesa), él respondió: “Nosotros vomitamos en todas aquellas personas que de repente dicen ser nuestros amigos”, y agregó “Tenemos un montón de nuevos amigos; El Papa, la reina Isabel, Putin, tengo que reírme de eso”. Holtrop sólo está vivo porque no estaba en la oficina cuando ocurrió el crimen.

La repuesta puede iniciarse porque a diferencia de ocasiones anteriores, Occidente ha percibido un límite contra el integrismo religioso, pero en particular contra  la libertad de pensamiento y de expresión; contra el ideario vigente de la República y la fraternidad acaecido en su baluarte simbólico.

¿Fue algo prodigioso o solo políticamente correcto?, algo que nadie pensaba que podría ocurrir en este siglo atiborrado de criticas a la modernidad. En un país atormentado por el dolor y las dudas fue un momento de reafirmación del proyecto inconcluso de la Ilustración.

¿Desde cuándo el más criticado presidente de Francia del último tiempo es ovacionado? “Putas… se siente bien”, resumió pitufo gruñón, imitado por Christophe Alévêque al finalizar su rutina en el programa de homenaje.

Si hubo hipocresía, en realidad no importa pues quedarán secuencias  genuinas más allá del calculo como la de Samuel Sandler, padre y abuelo de tres víctimas judías apoyando en Dalil Boubaker, rector de la Gran Mezquita de París (y un acido crítico de “Charlie Hebdo”). Lo nunca visto.

¿Qué vendrá? Una revolución pintarrajeada, el pragmatismo, el cálculo electoral, las necesidades de la realpolitik o simplemente el recuerdo de una gigantesca marcha con representantes de más de 100 países.

Ni allá en Francia, ni acá en Israel, ni tampoco el resto de los países despertaron hoy absueltos de crisis de todo tipo. Pero algo sucedió ayer domingo, allá en la Plaza de la Republica, acá en la plaza Francia: el imperio de la libertad, igualdad, fraternidad y quizás también, del laicismo.

TAGS: Charlie Hebdo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

El país requiere de políticas públicas coherentes con una estrategia de desarrollo inclusivo, también en la dimensión digital y requiere de una Institucionalidad robusta que las ordene y sostenga en el ...
+VER MÁS
#Sociedad

eLearning y sociedad

No sólo nos ataca esta pandemia en términos de salud, nos ataca obligándonos a mirar al lado, a mirar al frente, adelante y atrás de nosotros. Nos ataca enrostrando que en nuestro Chile hay una gran inj ...
+VER MÁS
#Sociedad

Santiago no es Chile: descentralización una deuda pendiente

Seamos conscientes en que para resolver un conflicto a cualquier escala debemos esconder las armas, sentarnos en comunidad y hablar, hablar y hablar.
+VER MÁS
#Política

Un tercer lado del conflicto social

Popular

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

El país requiere de políticas públicas coherentes con una estrategia de desarrollo inclusivo, también en la dimensión digital y requiere de una Institucionalidad robusta que las ordene y sostenga en el ...
+VER MÁS
#Sociedad

eLearning y sociedad

No sólo nos ataca esta pandemia en términos de salud, nos ataca obligándonos a mirar al lado, a mirar al frente, adelante y atrás de nosotros. Nos ataca enrostrando que en nuestro Chile hay una gran inj ...
+VER MÁS
#Sociedad

Santiago no es Chile: descentralización una deuda pendiente

Seamos conscientes en que para resolver un conflicto a cualquier escala debemos esconder las armas, sentarnos en comunidad y hablar, hablar y hablar.
+VER MÁS
#Política

Un tercer lado del conflicto social

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Debemos sacar de nuestras cabezas que nosotros, por el simple hecho de ser nosotros, tenemos menos probabilidades de contraer la enfermedad y si nos llegamos a contagiar no será tan grave.
+VER MÁS
#Salud

COVID-19: Cambiar comportamientos es hoy nuestra única y mejor arma