#Internacional

La errada “cruzada democrática” de Walker y Allamand en Venezuela

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El martes pasado el Senado de la República, aprobó un proyecto de acuerdo para enviar legisladores que actuaran como observadores electorales en la elecciones venezolanas del 26 de septiembre de este año, además de solicitar a la ONU, a la OEA y a diversos organismos internacionales que adoptaran “una actitud más vigilante con el cumplimiento de normas básicas por parte del Gobierno Venezolano que aseguren la integridad y la transparencia del próximo proceso electoral". La respuesta venezolana no se hizo esperar. El Consejo Electoral de ese país, la Asamblea Nacional (el parlamento unicameral) y el Gobierno, rechazaron con extrema dureza el acuerdo. En su particular estilo, el presidente Hugo Chávez, profundizó el conflicto tratando de “ridículos” a los senadores chilenos y declaró que no los dejará entrar.

El resultado es lamentable y se podría haber evitado. A muchos nos gustaría que en Venezuela se gobernara en forma efectivamente democrática, con mayor respecto a la libertad de expresión y tolerancia hacia los sectores opositores. Sin embargo, el camino de la prepotencia sólo agudiza las posiciones extremistas. Bastaba con seguir los conductos diplomáticos regulares, solicitando a la Cancillería chilena que habilitara ante Venezuela a nuestros legisladores como observadores del proceso. Un procedimiento prudente, sin duda menos brillante, pero más efectivo y acorde a los entendimientos democráticos.
 
El conflicto con Caracas tendrá costos para la política internacional chilena y no menores. Durante el mandato de Michelle Bachelet, Chile intentó jugar un rol de bisagra entre los múltiples disensos de la región, una posición conciliadora que calmara las tensiones, que mediara entre los extremos ideológicos que representaban las posiciones de los presidentes Chávez y Uribe. El estilo dialogante e integracionista de la Presidenta ayudó mucho, e instaló a Chile como uno de los promotores del proyecto de integración latinoamericano que representa UNASUR. Hoy la situación es muy distinta. Si ya la actitud ausente, o al menos secundaria del presidente Piñera en materia internacional había relativizado este rol, la “cruzada democrática” de los senadores Walker y Allamand y el consecuente conflicto con Venezuela, han terminado por pulverizar la estrategia. Hoy Chile se sitúa a un lado del tablero, anulándose por completo la posibilidad de jugar un rol mediador y catalizador de los conflictos regionales.
 
Un último comentario. En esta ocasión, además de Chávez, son varias las instituciones venezolanas que han reclamado la primacía del principio de no intervención (de un modo agresivo y descalificatorio por cierto). Este hecho podría no ser trivial. Además de imposibilitar totalmente las labores de observación electoral, la defensa mancomunada de la autonomía venezolana podría terminar por encender sentimientos nacionalistas en dicho pueblo, el escenario perfecto para un nuevo triunfo electoral del hábil Presidente caraqueño.   
 
—————————————– 
Fuente Foto: Hispanic American Center for Economic Research
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de Julio

Los miembros del Senado chileno que adoptaron el acuerdo, han actuado con una torpeza que me impresiona, careciendo de todo tino e inteligencia para plantear la situación. En primer lugar, la facultad para representarnos le pertenece exclusivamente al poder ejecutivo, y las acciones esgrimidas obviamente que distorsionan las relaciones con Venezuela. En segundo lugar, si bien es cierto, el gobierno venezolano vulnera derechos internos fundamentales, como la libertad de expresión, ese hecho no entrega la prerrogativa a ningún organismo para interferir en temas cuya jurisdicción es propia de cada Estado.
Creo que la imposición que busca realizar el Senado chileno al Estado venezolano, vulnera principios fundamentales del Derecho Internacional, específicamente el de “no intervención en los asuntos que son de cada jurisdicción interna” y el de “igualdad soberana”, siendo la resolución 2625 de la Asamblea General de Naciones Unidas bastante clara en el asunto.
El Senado debiese cesar en su postura, optando por el diálogo y no imponiendo una resolución que no tiene ningún efecto fuera del país.
Creo que si hubiesen actuado con otro tono, probablemente los resultados hubiesen sido distintos.

18 de Julio

Y por supuesto, esto seguirá escalando, los caballeritos irán a Venezuela aunque sólo conocerán el aeropuerto de Maiquetía porque no los van a dejar entrar. Después, escandalizados, harán sus declaraciones, llamarán a la OEA, y el presidente se manifestará ofendidísimo. En medio de eso, seguramente escalará el conflicto mucho más real entre Colombia y Venezuela y por supuesto el gobierno y las perlas ofendidas terminarán abrazando a ese ejemplo de democracia y respeto de los derechos humanos que es el gobierno de Uribe-Santos de Colombia, víctima de la “dictadura” de Chavez. Esto promete.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La nueva Constitución debe contemplar una solución institucional a esta problemática reconociendo a los pueblos originarios como un valor en sí mismos y declarando a Chile una República plurinacional ...
+VER MÁS
#Política

Pueblo originarios: la estrategia de la seguridad pública

Las elites de todos los sectores están preocupadas por el accionar de la CC, para ellos hay un ruido fuerte que cambia la música que estaban acostumbrados a oír
+VER MÁS
#Política

Todo cambia

Lo cierto es que la experiencia comparada muestra que cada proceso fue buscando la mejor manera de conciliar y equilibrar el funcionamiento de los órganos constituyentes con el conjunto de las demás insti ...
+VER MÁS
#Política

Relación de la Convención con los demás poderes

No hay duda que la integración de los pueblos indígenas sin identidad, sin ciudadanía, con negación de sus derechos, es la causa del fracaso de Chile como país en el desarrollo de sus pueblos
+VER MÁS
#Chile 2030

La identidad, como derecho fundamental de las primeras naciones

Nuevos

La visión ecologista sale de la pura ciencia y se está volviendo, poco a poco, un sentido común en las sociedades, la reflexión de la experiencia colectiva y cotidiana.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Paradoja de antropocentrismo y extrañamiento de la Naturaleza

Es lamentable, pero, honesto reconocer que la educación (al menos la municipal) es una gran reproductora de la pobreza y acrecienta la desigualdad social
+VER MÁS
#Educación

Los grandes marginados de la educación

Michelle Bachelet, superó esas clásicas dicotomías binarias, fortaleciendo el socialismo chileno inclusivo, tolerante, pluralista, democrático, ambientalista, feminista y respetuoso de todos los derecho ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Bachelet, Michelle

Sorprende que quienes se arrogan el título de neoliberales se opongan al royalty minero, que no es otra cosa que la renta de quien es el propietario de los recursos mineros
+VER MÁS
#Economía

La razón de ser de los royalties y David Ricardo

Popular

El asentamiento de un pueblo en un lugar durante cientos o miles de años y que no ha tenido a otros antes que ellos, les otorga tal denominación
+VER MÁS
#Sociedad

La falacia de la historia asumida

Hacia dónde nos dirigíamos y cómo es que terminamos en un servidor que no tiene contenido. ¿Qué estábamos buscando?  ¿Qué era el servidor? ¿Con qué dirección nos equivocamos? El servidor en dond ...
+VER MÁS
#Sociedad

Error 301 _Movido_Permanentemente

Las elites de todos los sectores están preocupadas por el accionar de la CC, para ellos hay un ruido fuerte que cambia la música que estaban acostumbrados a oír
+VER MÁS
#Política

Todo cambia

La Crisis Climática, al igual que la pandemia del COVID-19, fueron anticipadas por los científicos y sí las estamos padeciendo, es precisamente por hacer oídos sordos a sus advertencias y consejos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis Climática la guerra que vamos perdiendo por no escuchar