#Internacional

Inmigrante ilegal: un lenguaje que criminaliza el ser

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Con aguda preocupación, noto como cada día se hace más popular entre la sociedad la tan infame frase migrante ilegal o inmigrante ilegal; tan de moda hoy, que ha sido atomizada en todos los idiomas por el magnate de insultos Donald Trump (claro, él ha encontrado en esta frase su salvavidas mediático para salir del anonimato de su campaña política y sobresalir en la contienda partidista), que hasta algunos abogados la han usado. Sí, leyó bien: abogados, esos hombres y mujeres probos, quienes tenemos como única finalidad la de salvaguardar en todo momento, como a nuestros defendidos, el cumplimiento de los principios básicos del Derecho, como el principio de Inocencia, o Principio del Debido Proceso, entre otros.


Denostar la migración acompañándola de la palabra ilegal, es desconocer que la humanidad en su devenir diario, está en continuo movimiento, tanto que el primer ancestro humano en su evolución partió en lo que hoy conocemos como el continente africano, desplazándose por toda la tierra.

Es preocupante la aceptación y reproducción que tiene la frase, debido a la falta de conocimiento de quien la emite. Lo que la hace realmente alarmante, es que logró calar en el léxico de muchos abogados, que por desconocimiento o por olvido dejan de lado que los únicos que pueden ser tildados de legales e ilegales son los actos de las personas y las cosas, no así las personas. Hoy por hoy, en este mundo tan convulsionado por el tecnicismo y el materialismo, corrientes que han generado una cultura del tener y la violencia, donde el ser humano no cuenta en cuanto ser -en el reino de los fines, como sostiene el filosofo Alemán Inmanuel Kant- sino como medio, y así ser utilizado como instrumento o mercancía, cosificado, explotado, y a veces ultrajada y desconocida su dignidad. Esa dignidad que le es inherente a hombres y mujeres y que es piedra angular de los Derechos Humanos.

El lenguaje genera realidades, tanto, que las personas que se encuentran en una situación irregular migratoria, llegan a creer que carecen hasta de los Derechos Fundamentales en el país de residencia por su condición de extranjero “sin papeles”. Por este motivo, me parece crucial que recalquemos que no hay personas ilegales, que la condición de irregularidad migratoria no puede cercenar la dignidad humana.

Así, migrar es un Derecho, como cualquier otro y que cuenta con un amparo internacional, como lo consagra el artículo 13 numeral 1 y 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Que es un derecho que emana de la naturaleza, como lo es la Migración Animal, que es una acción (valga la redundancia) natural para enfrentar, contrarrestar o aprovechar situaciones del medio en que se vive y así conservar la especie. Por lo tanto, no se debe considerar como un delito.

La irregularidad de la inmigración es equiparable jurídicamente hablando a las contravenciones de la ley de Transito, si usted se pasa un semáforo en luz roja, eso lo hace contraventor pero no una persona ilegal. Denostar la migración acompañándola de la palabra ilegal, es desconocer que la humanidad en su devenir diario, está en continuo movimiento, tanto que el primer ancestro humano en su evolución partió en lo que hoy conocemos como el continente africano, desplazándose por toda la tierra; ese proceso hoy es mucho menos letárgico que hace millones de años por la conectividad del mundo.

La mayoría de personas que tienden a penalizar la migración, olvidan dos aspectos básicos: la migración como derecho propio y las realidades de la migración. Todos los países del mundo reciben migración (unos más que otros), todos los países tienen emigrantes; por lo tanto, el discurso nacionalista y segregacionista no debe encuadrar en la actualidad, por el solo hecho de que estamos viviendo en un mundo globalizado y que no se puede concebir hermético a capitales económicos, sociales, culturales y mucho menos humanos. Un problema que genera la criminalización de la inmigración en la sociedad, es que se crean estereotipos, lo cuales a su vez son la base de la discriminación.

Como conclusión, es importante acotar que no hay que criminalizar la situación migratoria, que no hay personas legales o ilegales, que la frase correcta es persona en situación de irregularidad migratoria. La migración es una realidad y una constante tanto de la naturaleza humana, como del mundo en que vivimos; hemos sido, somos o seremos migrantes en cualquier etapa de la vida, la migración nos enriquece como humanos. Caer en irregularidad migratoria, para cualquier extranjero es -en casos menos graves- como cometer una infracción de tránsito, y más aún si se pertenece a un grupo vulnerable como pueden ser los pueblos originarios, falta del dominio del idioma, una solicitud de visa incorrecta, o en casos de más gravedad ser víctima del delito de tráfico ilegal de personas o trata de personas.

Porque el lenguaje construye realidades, tratemos al migrante en situación de irregularidad con respeto y como sujeto de derechos y obligaciones, y con la dignidad que merecen todas las personas dentro de nuestro territorio y bajo la Constitución Nacional que rige para todos los que se encuentran dentro de un Estado

TAGS: #DerechosHumanos #Migración

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.