#Internacional

Guatemala: El día después

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Qué sucederá cuando la CICIG termine de desmantelar todo el tejido corrupto y deje a las instituciones en puro esqueleto?

Los descubrimientos de la CICIG (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala) no tienen nada de sorprendente. Lo que sí tienen es el poder de colocar a la ciudadanía en un estado de expectación constante, en espera de su dosis diaria de escándalo. Las recientes denuncias de la comisión investigadora han ido surgiendo a un ritmo sostenido y al parecer este espectáculo lamentable de corrupción en las altas esferas de las instituciones del Estado, durará mucho tiempo.

Lo significativo del momento que vive el país no se refiere tanto a la develación de casos comprobados de robo de fondos públicos, que hoy estaban y mañana ya no —lo que ya ha sucedido durante anteriores administraciones—, sino el simple hecho de haber iniciado una persecución como la actual, acontecimiento inédito en los últimos decenios. Por ello, esto que habla muy bien del actual titular de la CICIG, deja una muy mala impresión de sus antecesores.

Sin embargo, no es posible ver el panorama separado en compartimentos estancos, porque todo parece estar íntimamente conectado. Por un lado, políticos y funcionarios sacados del círculo de íntimos de quien posea el poder para nombrarlos. Por otro, una sociedad tolerante al abuso y poco proclive a salir de su burbuja de seguridad para ponerle un alto al latrocinio y a la ineficiencia. La combinación ha favorecido, sin duda, a quienes ese silencio otorga una especie de anuencia tácita a sus acciones.

Los marcos legales sirven para regular las relaciones de poder. Para ello, debe haber más de un centro de poder. Por lo menos en los sistemas democráticos, al pueblo se le asigna una cuota de incidencia y esta está representada por el voto, pero también en cómo esa ciudadanía se relacione con el gobierno por medio de sus representantes en el Congreso y su acceso al sistema de justicia por medio de la denuncia. Esa fiscalización y la organización ciudadana para incidir en las decisiones de Estado pueden hacer ese contrapeso esencial para limitar al máximo los abusos de los gobernantes.

El problema está cuando esa cuota se negocia, se deja de usar o, peor aún, se ignora su existencia. De ese modo, el desbalance llega a los extremos actuales, cuyas repercusiones han alcanzado niveles de catástrofe. Es entonces cuando es preciso comenzar a pensar seriamente en el día después. ¿Qué sucederá cuando la CICIG termine de desmantelar todo el tejido corrupto y deje a las instituciones en puro esqueleto? ¿Hasta dónde llegará con esa acuciosidad demostrada durante las últimas semanas, si realmente está dispuesta a develarlo todo?

El día después puede ser el más grande y complejo desafío para una sociedad no preparada para encajar un impacto de esa magnitud. Si efectivamente van a llegar hasta las últimas consecuencias en esta cacería, entonces todas las instituciones del Estado —pero también una buena parte de organizaciones empresariales, profesionales y financieras— deberían ser esculcadas a fondo para limpiarlas de sus malos elementos y sus prácticas ilegales.

De producirse semejante tsunami se verán sacudidos no sólo los valores y modos de relación sociedad-gobierno, sino muy especialmente otros vínculos cuya solidez se basa en la complacencia mutua y en el silencio.

Fuente de información: Prensa Libre.

TAGS: #Guatemala CICIG

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Los años de aspirinas neoliberales tienen a la ciudadanía con rabia y sin esperanzas. Este es el levantamiento de la voz de los sin futuro. Los que temen más a sus jubilaciones que a las balas del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Carta ciudadana a nuestra elite

Las nuevas generaciones, las que comienzan a levantar la voz en 2011, el 2016 y ahora el 2019 no tienen miedo. Han aprendido tan bien del modelo que el que no llora no mama, que lo extrapolaron
+VER MÁS
#Ciudadanía

La otra desigualdad

Si proyectamos las cifras, cada día que pase tendremos al menos 9 víctimas más de este flagelo, la mayoría jóvenes, pero también niños. Es decir, para navidad habremos acumulado 405 nuevas víctimas ...
+VER MÁS
#Salud

Emergencia sanitaria y estallido social

Veo a los jóvenes furiosos en las calles y tienen de que estarlo, son una generación distinta, más consciente y unida de la que yo fui. Dan su voz, sus sueños, sus ojos hasta su vida con tal de no segu ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Gratitud

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Como diría Francisco de Asis, lo poco que necesito lo necesito poco, y quiero que así sea. Pero mi felicidad sencilla no está permitida en el proyecto neoliberal que resignificó el mérito
+VER MÁS
#Ciudadanía

Quiero ser pobre

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista