#Internacional

Esto no es otra columna de fútbol

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con esta columna no pretendo que lloremos por las víctimas de la masacre en Palestina como lloramos los fanáticos del fútbol junto a Medel. Tampoco es la idea que llenemos nuestros muros de Facebook con imágenes de la matanza. Tan sólo que no seamos indiferentes y que desde nuestras trincheras, por muy sencilla que esta sea, hagamos algo

El fútbol me encanta. El fútbol me apasiona profundamente. Despierta en mí emociones que, a veces pienso, estaban un tanto dormidas. Con ilusión esperé esta reunión de astros del balompié en Brasil, cada cual defendiendo los colores de sus respectivos países, y que pronto llegará a su fin. Me entretuvieron varios partidos. Con otros afloraron unos cuantos bostezos. Aún así, intenté seguir cuanto encuentro pudiese.

Pero con Chile la cosa es distinta. Fui inmensamente feliz con el primer gol de Alexis Sánchez ante Australia. Quedé con el pecho inflado de orgullo cuando despacharon al campeón vigente en la fase de grupos. La impotencia surgió con la derrota ante Holanda. Ya masticada la derrota, sentí que sólo se trató de un tropiezo en el camino. Desde mi casa, vibré con todas y cada una de las jugadas de aquel partido en el Estadio Mineirâo de Belo Horizonte. Con el gol del empate, me ilusioné y sentí que la gloria estaba al alcance de la mano. Ya en el tiempo suplementario, me estremecí con el rabioso derechazo de Pinilla en el travesaño. Junto con el pitazo final, creí que ya no podía más de tantas y tantas emociones fuertes experimentadas en 120 minutos. Aún así mantuve la esperanza. Una vez consumada la tragedia, lloré junto a Gary Medel y a miles o millones de chilenos. “Pateé la perra” por varios días. La Copa del Mundo continuó su camino, y sin olvidar la desdichada eliminación de Chile, hoy ya no aguanto las ganas de saber quién resultará vencedor en la final entre argentinos y alemanes.

Pero no quiero engañarlos. Originalmente, ésta no es una columna sobre fútbol. Quiero expresar mi rabia por los ataques indiscriminados e injustificados cometidos por el Gobierno de Israel ante la indefensa población palestina en la Franja de Gaza. Han sido tres días consecutivos. Tres días en los que se ha intensificado el hostigamiento existente, que ya data de varias décadas, con bombardeos que acabaron con las vidas de 81 personas, más de 60 de los cuales eran civiles, y dejaron a más de quinientos hombres, mujeres y niños con heridas de diversa gravedad. Y peor aún, no me cabe duda alguna que esas dolorosas cifras seguirán en aumento con el pasar de los días. A mí me da una rabia, pena e impotencia, a esta altura, indescriptible.

¿Y qué carajo tiene que ver el fútbol con aquel cruento e impune genocidio?

Lastimosamente, siento que como sociedad hemos perdido sistemáticamente nuestra capacidad de asombro y que son pocas las oportunidades en las que nos llegamos a conmover o a expresar cualquier tipo de sentimiento. Así como nos alegramos con un Mundial, con algún “lujito”, con la entrega de uno o varios jugadores, con algún gol en particular o con la ansiada clasificación, también podemos llegar a aprender como disfrutar mejor con simples y pequeños momentos, como la sonrisa de tu hijo o hija, un día soleado después de varios de lluvia, un atardecer con la persona que amas o un almuerzo familiar un domingo cualquiera

Pero también nos debiese dar mucha rabia las injusticias e infortunios tanto al interior de la cancha como fuera de ésta. Además, saber canalizarlas y expresarlas. Hacer algo, por pequeño que sea, pues que lo sepas muy bien nunca estará demás. Informarse de verdad y no quedarse sólo con los medios tradicionales que nos inundan pantallas y páginas con mucho “pan y circo”, pues ya sabemos qué es lo que persiguen desde influyentes y oscuros sillones de poder. Pero por sobre todo, no perder nunca la capacidad de asombro, para bien o para mal, pues así como protestamos junto a los estudiantes por una educación gratuita y de calidad o cuando nos suben los precios del combustible y del transporte, por dar unos ejemplos, también indignémonos por injusticias que no necesariamente tocan a nuestro bolsillo, pero que sí nos deberían afectar a nuestros sentidos y remover nuestras consciencias.

Del balompié y otros deportes podemos aprender muchas cosas que quizás habíamos olvidado en nuestro propio derrotero hacia la deshumanización. No por nada Albert Camus afirmó, a modo reivindicatorio, que “todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, al fútbol se lo debo”.

En definitiva, con esta columna no pretendo que lloremos por las víctimas de la masacre en Palestina como lloramos los fanáticos del fútbol junto a Medel. Tampoco es la idea que llenemos nuestros muros de Facebook con imágenes de la matanza. Tan sólo que no seamos indiferentes y que desde nuestras trincheras, por muy sencilla que ésta sea, hagamos algo.


Imagen

TAGS: Brasil 2014 Conflicto palestino-israelí Fútbol

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Hernando Bosch

12 de Julio

“solo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente…”
Gracias por compartir y seguir haciendo conciencia!

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia