#Internacional

España: El polvorín valenciano

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Resulta complicado explicar a ciudadanos chilenos, un país cuyo presupuesto se define por parámetros exclusivamente técnicos, lo que está pasando en la comunidad valenciana, y las razones de la explosión de protestas estudiantiles que recorren esta comunidad en los últimos días.

Para empezar, creo que es necesario que nos fijemos en el marco político: La comunidad valenciana lleva más de 15 años gobernada por el Partido Popular con mayorías absolutas y porcentajes de apoyo popular cercanos al 60% de la población, una mayoría que se ha trasladado a todos los ámbitos, el económico, el empresarial, e incluso, dicen las malas lenguas, al judicial.

La llegada al poder del Partido Popular coincidió con el inicio del mal llamado “milagro español”. Con su clima suave y cálido y con sus playas paradisíacas, la comunidad valenciana se convirtió en el paradigma de la burbuja del ladrillo. Durante más de 10 años se construyeron cientos de miles de apartamentos en sus ciudades y pueblos, que significaron trabajo para sus ciudadanos y una enorme cantidad de ingresos extra para sus ayuntamientos. Valencia era una fiesta.

Una fiesta a la que se unieron los políticos de la derecha lanzando, amparados en su control absoluto de los gobiernos y la banca pública, proyectos faraónicos: El parque de atracciones de Terra Mítica, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la Copa America de vela… e incluso en un último alarde de locura, el campeonato del mundo de Fórmula 1, pagado con dinero público. 

Toda una generación de valencianos abandonó prematuramente sus estudios para trabajar en la construcción. Se ganaba más dinero poniendo ladrillos que estudiando o recogiendo naranjas en el huerto familiar. 

Todo valía en Valencia, y todo se cargaba a la inagotable fuente de las arcas públicas, incluso la rampante corrupción que asolaba  buena parte de sus municipios – y que ya está en los tribunales- era justificada por sus ciudadanos con la alegría propia del cómplice, otorgando una tras otra, crecientes mayorías absolutas a los arquitectos de este milagro de los panes y los peces.

Pero llegó el final de la fiesta. La crisis económica de 2008 puso al descubierto los endebles cimientos de toda esta kermesse. 

Los bancos dejaron de conceder hipotecas, los apartamentos de la costa dejaron de venderse a turistas vascos, madrileños y castellanos, los ayuntamientos dejaron de tener ingresos extra gracias a las recalificaciones, y llegó el pánico, porque los pagos de la deuda asumida por la comunidad y sus ayuntamientos dejó de poder pagarse.

En este contexto, muchos valencianos se han dado cuenta de que todos esos macro-eventos antes descritos, además de no estar aún pagados, son deficitarios, y que el beneficio de las cuentas de resultados de las empresas concesionarias de los mismos siguen saliendo de sus bolsillos.

Hoy la comunidad valenciana está quebrada y es la más endeudada de España. Para que se hagan una idea, si repartiésemos la deuda de la comunidad (sin sus ayuntamientos) cada uno de los más de 5 millones de sus habitantes debería más de 12.000 euros, poco más de 7.5 millones de pesos chilenos.

Hoy Valencia, por solo poner un ejemplo,  debe más de 300 millones de euros a los farmacéuticos de la región, y no puede siquiera pagar ni el gasoil de sus colegios públicos, cuyos estudiantes deben acudir a clase con mantas. 

Hace cuatro días, los alumnos del histórico instituto Luis Vives salieron a la calle a pedir calefacción y a defender una educación pública de calidad. La respuesta del gobierno fue una de las represiones más brutales que se recuerdan en España desde el comienzo de la democracia. Hoy se han sumado los estudiantes universitarios, pero recordemos que el origen de este polvorín no está situado cerca, sino hace más de quince años, con la llegada al poder del Partido Popular,  sus mayorías absolutas, su laxitud presupuestaria , sus proyectos faraónicos y sobre todo, con su protección de prácticas corruptas y delictivas.

* César Calderón es consultor y analista político español, autor del blog www.CesarCalderon.es, ganador del Victory Awards 2012 al Mejor Blog Político. 

** Sobre la #primaveravalenciana te recomendamos también leer la entrada de María Josep Serra, "Valencia: del glamour al subdesarrollo".

—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de Febrero

de todos los analisis este es el primero con el cual concuerdo… excepto con lo de que “La respuesta del gobierno fue una de las represiones más brutales que se recuerdan en España desde el comienzo de la democracia”. La represion policiaca es la habitual. Hace un par de años, cuando estudiantes universitarios se manifestaban en Barcelona contra el Plan Bolonia, la policia cargo contra ellos sin siquiera mediar provocacion al punto que golpearon a turistas, periodistas, niños hasta el punto que mataron a un vendedor de periodicos ya que lo golpearon tan salvajemente que le provocarn un paro cardiaco. En la visita del Papa, en las manifestaciones entre los antiPapas y los peregrinos, se produjo una carga policiaca contra los primeros que fue tambien totalmente descontrolada. Es mas, la policia española primero dispara y luego pregunta: hace unos 4 o cinco años un hombre que iba con su vehiculo por la M30 fue baleado por la policia, que lo habia confundido por un etarra. En un concierto organizado por inmigrantes venezolanos la policia organizo una redada usando equipo antidisturbio y cometieron tantos abusos que la Embajada venezolana se vio obligada a hacer una queja formal. No extraña lo que ha pasado en Valencia, porque la policia española es de lo mas bruta que hay

Pepe Torrijas

21 de Marzo

El polvorín valenciano buen titulo elegido por César Calderón, que le podría haber servido para explicarle a los chilenos las sumas astronómicas que se gasta cada año en todas las ciudades, pueblos y puebluchos de Valencia en pólvora.
Con crisis financiera o no, la Mascletá debe continuar. Fiesta del ruido y la pólvora que quema presupuestos inmensos que podrían usarse en salud y educación entre otras cosas necesarias.
En el ruido de las explosiones de petardos, cuetes, y cajas chinas, los valencianos no escuchan la voz de la realidad. El humo no les deja ver que son una comunidad donde viven personas muy honestas, pero hay sido gobernados por corruptos sin ley, que la mayoría elige porque algo les toca en la repartija de dineros negros.
Hoy en Finestrat, Alicante se han instalado a vivir parte de las mafias rusas, también en La Vila Joiosa.
La corrupción de alto nivel se ha apoderado de la comunida Valenciana.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

Popular

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo