#Internacional

Entendiendo Paraguay

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Uno de los primeros recuerdos que tengo de infancia es mi abuela Marina hablándome en guaraní y yo respondiendo en castellano. No sé cómo nos entendíamos, ya que ella casi no hablaba castellano y yo hablaba poco guaraní, pero sí, lo entendía. Todavía lo entiendo. ¡Y sí, soy paraguaya!

En el colegio, desde chicos nos enseñaban “Yo soy paraguayita, no niego mi nación; a papá le doy un beso y a mamá mi corazón”. Bueno, soy medio paraguaya y medio chilena. Pero mis primeros recuerdos tienen el olor a la tierra húmeda y arcillosa, tienen el sonido de las cigarras al atardecer y tienen entremezclados el castellano con el guaraní.

Cuando me piden que explique cómo es Paraguay, sólo se me ocurre decirles que es como Macondo: que hay que conocer el país, a su gente y su historia para poder explicarlo. Como escuché hace un par de días decir al historiador Alfredo Jocelyn Holt “sólo los paraguayos entienden la historia paraguaya”.

Paraguay tiene en su historia la explicación de la fragilidad de su democracia, porque a diferencia de otros países, tiene una tradición dictatorial y una seguidilla de democracias fallidas. En 1811 obtuvo su  independencia de España y sólo tres años después se iniciaría la primera y más estricta dictadura encabezada por Gaspar Rodríguez de Francia (retratado magníficamente en “Yo, el supremo” de Augusto Roa Bastos), quien cerró sus fronteras a todos los países vecinos durante 40 años y desarrolló una economía autárquica.

Sin embargo, el aspecto más determinante en la historia y la idiosincrasia paraguaya fue la Guerra del Triple Alianza (1864 – 1870), una guerra entre Brasil, Argentina y Uruguay contra Paraguay, una guerra que implicó el cuasi exterminio demográfico de una nación. En 1870, al final de la guerra sobrevivió sólo el 40% de la población –conformado mayormente por mujeres, niños y ancianos-, muriendo el 90% de la población masculina en edad fértil. Este dato no es menor, ya que además de una política de repoblación, en la que los hombres durante muchos años tenían hijos con varias mujeres,  este afán por sobrevivir al exterminio implicó la necesidad de reafirmar la identidad, de marcar la diferencia con los extranjeros y la exaltación del orgullo patrio. Finalmente, tan sólo 60 años después de este genocidio, en 1932, estalla la Guerra del Chaco contra Bolivia, de la cual Paraguay –un país que tuvo que inventarse y repoblarse después que casi literalmente desapareciera del mapa- sale vencedor.

El paraguayo es tremendamente orgulloso de su nacionalidad, a pesar de estar consciente de los problemas o el atraso interno existentes. Mantienen el idioma guaraní como lengua oficial -en los colegios es tan importante como física, inglés o biología-,  y sus tradiciones muy arraigadas, con un nivel de chauvinismo que puede llegar a ser incomprensible para quien no conoce su historia.

Una de las características de mis compatriotas, de la gente común y corriente, es que a la gran mayoría no le importa mucho la opinión de los países extranjeros. Es más, en la última semana he sentido como renace ese nacionalismo extremo que ha llevado a algún tuitero guaraní, a decir por ejemplo “y si nos siguen presionando cerramos las fronteras así como lo hizo el Doctor Francia”. O al mismo presidente recién asumido, Federico Franco, a “insinuar” que cortarían el abastecimiento de electricidad a Brasil y Argentina.

Paraguay no tiene una tradición de alternancia en el poder. De hecho, durante casi todo el siglo XX gobernó el Partido Colorado, lo que finalmente desemboca en un unipartidismo, en el poder concentrado en unos pocos. Por ello, la corrupción está  anquilosada en casi todos los ámbitos de la política y la administración pública del país.

En este escenario, Fernando Lugo –un ex cura- representaba una esperanza de integridad moral. Sin embargo fueron varios los factores que le jugaron en contra. De hecho, al momento en que asumió muchos se preguntaban cuánto tiempo duraría. Además de las conspiraciones políticas, de a poco fue perdiendo apoyo entre muchos de los que habían votado por él, esa integridad moral se vio socavada por los numerosos hijos que fueron apareciendo (concebidos cuando todavía era obispo en ejercicio);  por su simpatía por Chávez, que nunca fue vista con buenos ojos; y por sus intentos de reforma agraria, lo que ha implicado por primera vez, en muchos años, el levantamiento de los más desposeídos por demandas sociales. Este último punto fue quizá uno de los decisivos, ya que cerca del 80% del terreno fértil está en manos del 2% de la población.

El pueblo paraguayo es un pueblo pacífico, por lo que mi mayor temor tras la destitución de Fernando Lugo era que llamase al pueblo a salir a las calles, porque eso sí hubiese significado un derramamiento de sangre. No sé si sus años de sacerdote o el sentido común primaron y finalmente llamó a la tranquilidad. La historia paraguaya se lo agradecerá.

Si bien vivo en Chile hace muchos años y también soy chilena, la mitad de mi familia está allá, mis recuerdos de infancia están allá y no puedo negar que en mi ADN hay tereré y chipa. Me duele lo que está pasando en Paraguay. Me duele su gente. Sin embargo, sé que aunque las cosas no vayan a cambiar mucho, lentamente está surgiendo una preocupación por los temas sociales, por la corrupción y otros.

¡Rojaiju Paraguay!

——

Foto: SDP Noticias

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
María Inés Jara L.

29 de junio

¡Rojaiju Paraguay!» ¡Gran columna! Una clara síntesis de una história política tan atípica.
Me gustó la mirada: panorámica y cercana; visualizando tanta debilidad y fortaleza de este país mágico, como dice Mariana: «Macondo».
Queda la pregunta del mañana, pero nos da pistas de porqué el presente.
Quien escribió este post tiene una bella y potente pluma, tal como Paraguay, hay pasión,belleza y poesía.

Ignacio Jaramillo

29 de junio

Gracias Mariana por compartir tu visión de tu país. Ayuda a entender como son y parte de su historia. Un abrazo, Ignacio

Barbara Herrera

30 de junio

Excelente columna Mariana!!!
Cuesta entender un país tan lindo y tan querido, Paraguay es una tierra de gente maravillosa, aguerrida y que le ha tocado duro. Mi corazón y oraciones para ustedes!

Miguel Retamal

30 de junio

Buen artículo. He leído otros comentarios u opiniones pero los mejores son los escritos en primera persona.
En lo personal siento que el mayor peligro en Paraguay está precisamente en que vuelva a encerrarse en sus fronteras porque de esa forma será mucho mas fácil para los que quieren que todo siga igual.
En lo demás, un pueblo alegre, de tierra colorada y mujeres delgadas y hermosas. Ojalá logren salir de este enrrollo y encuentren una salida a lo que han vivido.

marina bento

22 de noviembre

Soy Paraguaya y le agradezco el amar tanto a mi tierra,por eso cuando me preguntan como es Paraguay? Les digo ni se puede contar «Paraguay tenès que sentirlo» este país para ni tiene un mistisismo como un imàn que te atrae hacia èl cuando ya lo has pisado,por que no tienen obras colosales que le identifiquen. Pero ese olor de flor de coco en navidad o el olor de la tierta despues de un chaparón. Yo así lo siento ese es mi Paraguay con todos sus avatares.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes