#Internacional

El Reich de Trump II: La posibilidad de un régimen político similar al de la Alemania Nazi

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

¿Cuáles son las diferencias entre Hitler y Trump? 

Ver: El Reich de Trump I

En primer lugar, existe para ambos casos una importante distinción en los aparatos político-partidistas en que se apoyan sus líderes. En la Alemania de Weimar, Hitler contaba con un apoyo monolítico del Partido Nazi, que poseía una estructura vertical jerárquica y unidades paramilitares que superaban en varios millones al ejército regular. Estas condiciones le permitieron a Hitler controlar de manera efectiva el territorio alemán, de forma paralela al aparato estatal (Neumann, 1966). Donald Trump no cuenta con esa ventaja: el partido republicano no ha apoyado en bloque todas sus decisiones políticas, y como un partido democrático, dista mucho de la organización monolítica presente en el Partido Nazi. Pero sin embargo, en Estados Unidos el aumento de milicias “libertarias” de carácter extremista ha aumentado considerablemente, superando las 300 durante el año 2016 (El País, 2016). El ideario de estas milicias es de extrema derecha, y en cuanto a su discurso xenófobo son muy cercanas al ideario de Trump. De hecho, una milicia armada partidaria de Trump comenzó a entrenarse militarmente para reaccionar en caso de una victoria de Hillary Clinton. No puede ignorarse la posibilidad de una vinculación aún más estrecha entre el presidente Trump y estas milicias en un futuro.


Un atentado o una guerra podría devenir en la aprobación de algún tipo de ley habilitante que concentre más poder en la figura del presidente, lo que pondría en peligro el sistema de check and balance.


En segundo lugar, en Estados Unidos no existe la crisis política que existía en la Alemania de Weimar. El bipartidismo estadounidense cuenta con profundas raíces históricas, que se ha traducido en la alternancia en el poder entre demócratas y republicanos. El momento de mayor conflicto entre ambos partidos se suscitó a raíz de la Guerra Civil, hace más de un siglo. Sin embargo, la Alemania de Weimar no contaba con la tradición democrática de Estados Unidos. Por ello, en los años de entreguerras se vio sumida en violentas disputas entre los partidos más importantes del periodo (nazi, socialdemócrata, comunista, zentrum y otras agrupaciones de extrema derecha). Estos no se caracterizaron tampoco por una concepción democrática del sistema político, y por el contrario, pronto desarrollaron aparatos paramilitares propios o intentaron hacer uso del ejército con fines políticos (Neumann, 1966).
Con posterioridad al ascenso al poder de Hitler (30 de enero de 1933) los partidos políticos tradicionales, debido a las luchas por el poder y sus privilegios, no pudieron articularse como un bloque opositor homogéneo frente al Partido Nazi. En el caso estadounidense, esta circunstancia está lejos de ocurrir, lo cual posibilitó que Hillary Clinton superase a Trump en el voto popular. También los demócratas han sido capaces de oponerse efectivamente a las políticas de Trump, siendo uno de sus mejores ejemplos su negativa a las políticas migratorias.

¿Existe alguna posibilidad que Estados Unidos devenga en un régimen político similar al de la Alemania Nazi?

Ésta es una pregunta que podrá ser respondida de acuerdo al curso que sigan los acontecimiento políticos, en términos nacionales e internacionales. Si la oposición al gobierno de Trump logra mantenerse cohesionada, esto es que demócratas y sectores moderados del partido republicano actúen concertadamente para oponerse a las políticas más controvertidas de Trump, éste contará con muy poco margen para actuar, y se verá sometido a la estructura política tradicional de check and balance presente en el sistema estadounidense.

Sin embargo, esta situación podría cambiar en la medida en que algún hecho excepcional altere gravemente la situación política, económica y social de Estados Unidos. Un ejemplo podría ser un atentado yihadista o una guerra. El reciente ataque de Estados Unidos al régimen sirio como represalia por el supuesto ataque con gas venenoso en contra de la población civil parece avalar esta opción. Además coincide con la salida de su ideólogo Steve Bannon de la Situation Rooom del Consejo de Seguridad Nacional. Si bien Bashar al Assad es musulmán, defiende un Estado laico y ha combatido a los terroristas islámicos, protegiendo de esta manera a las minorías cristianas y a los musulmanes moderados.  El ataque supone una ruptura con la idea de Bannon de luchar en contra del islamismo fascista, considerado por él como uno de los principales enemigos del capitalismo ilustrado.

Este hecho implica para Trump la posibilidad de obtener ventajas políticas. Un atentado o una guerra podría devenir en la aprobación de algún tipo de ley habilitante que concentre más poder en la figura del presidente, lo que pondría en peligro el sistema de check and balance. El hecho podría ser similar a lo que ocurrió con la Patriot Act aprobada durante el gobierno de Bush, pero con tintes más autoritarios. No podría excluirse la posibilidad de un mayor control estatal sobre los medios de comunicación, o incluso la conculcación de los derechos civiles y políticos, bajo el supuesto de asegurar la supervivencia de la comunidad políticamente organizada. No por nada Trump ha atacado sistemáticamente a los medios de prensa ligados al establishment, acusándolos de difundir noticias falsas (El País, 2017).

Adolf Hitler asumió el poder democráticamente en Alemania el año 1933. Se apoyó en un gabinete de carácter conservador, en el cual los nazis tuvieron muy poca figuración –solamente los ministerios del Interior y Trabajo estuvieron en manos de dirigentes nazis-. Sin embargo, el incendio del Reichstag – el parlamento alemán – en  febrero de 1933, y del que se culpó a los comunistas, le permitió a Hitler contar con el atentado que necesitaba para lograr que el Reichstag aprobara una ley habilitante, mediante la cual se concentraban todos los poderes en la figura de führer, se eliminaba la oposición, y se restringían los derechos civiles transformando a Alemania en un Estado policial. Esperemos que Donald Trump no esté esperando su propio incendio del Reichstag para intentar hacer algo similar.  

TAGS: #Discurso #DonaldTrump #EEUU #ReichTrump

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)