#Internacional

El mensaje universal de Nelson Mandela

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Mandela comprendió que la igualdad no es doblarle la mano al que está por encima, sino tomársela y crecer junto a él como dos hermanos.

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Al decir de Brecht, Nelson Mandela fue uno de esos últimos.

Hoy no voy a hablar sobre la biografía de Nelson Mandela, ni de sus acciones específicas por dos razones: la primera es que no soy para nada experto en su biografía, ni en la Sudáfrica del siglo XX. La segunda razón es que quiero hablar precisamente desde fuera de la figura concreta, histórica de Mandela; quiero hacer una pequeña reflexión de lo que esta persona significó, y significará siempre, para la humanidad, de lo que hace a su persona un valor universal, de lo que, al decir de Brecht, lo hace imprescindible.

Los grandes acontecimientos, los grandes personajes llegan muchas veces como simples episodios de la historia a las personas comunes. Reducidos a anécdotas lejanas, y no sólo geográficamente, llegan a los oídos de millones de personas alrededor del mundo. Sin embargo hay ciertas cosas que resuenan de forma distinta y que llaman a leer dos veces el mensaje, a mirar un poco más allá. La historia de Mandela es una de esas historias.

En todo este proceso evidentemente la película de Clint Eastwood, Invictus, acercó la figura de Nelson Mandela al público general, al joven, al viejo, a la persona sencilla que sin tener mucha más información del contexto histórico en que transcurre la película, logra echar un vistazo a la historia de este particular hombre.

Probablemente el mensaje más poderoso que nos muestra la película, y también el mismo Mandela, sea el del hombre que estuvo 27 años en prisión y que salió sin rencor, sin odio, dispuesto a perdonar a los que lo habían encerrado y a construir junto a ellos una nueva Sudáfrica. Mandela nos recordó que no obstante en un pueblo puede haber opresores y oprimidos, todos son igualmente parte de éste. Nos mostró que luchar por la igualdad no implica revanchas ni rencores, sino todo lo contrario: implica entender al otro como un igual, respetarlo como un igual, ponerse en su lugar y superar el odio y la división, pues es eso mismo lo que produce injusticia. Mandela comprendió que la igualdad no es doblarle la mano al que está por encima, sino tomársela y crecer junto a él como dos hermanos. Esto es lo que hace universal a Nelson Mandela. Su lucha por una democracia plena, una democracia que no busca ni la marginación ni la opresión de ningún grupo, sino que entiende que la justicia es un valor para todos y que se basta a sí misma.

Mandela nos envía un mensaje muy complejo y poderoso: cualquier grupo, blancos, negros, ricos, pobres, si pretende luchar sólo para asegurar sus intereses sin importarle el de los demás, no está buscando la igualdad ni la justicia. La búsqueda de la igualdad no se hace sólo por el oprimido, sino que debe hacerse por todo el pueblo, incluyendo al opresor, debe hacerse en nombre de la justicia y no sobre la base de la venganza ni el sectarismo. Es una especie de recordatorio de lo que Jesús en su tiempo dijo, que nadie debe odiar a su enemigo, debe amarlo tal como se ama a un amigo.

Es por esto que la figura de Nelson Mandela resuena de forma diferente en los corazones de quienes oyen su historia, por eso cualquier persona puede leer su mensaje. Por esto la humanidad le está agradecida, por eso vivirá siempre en los corazones de todos quienes luchan por un mundo justo, donde reine la igualdad y el respeto, donde se logren unir los tres grandes ideales de nuestra Edad: La Libertad, la Igualdad y, por supuesto, la Fraternidad de todos los hombres sobre la tierra.

“Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero”. Nelson Mandela (1918-2013)

——————

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President