#Internacional

El amor color de un arcoíris

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Un día yendo de compras en un centro comercial, con mi hermana, me detuve en un anaquel lleno de revistas de moda y la llamé, señalé una revista y le dije: “esa mujer me vuelve loca”. Era Julianne Moore. Y ella me dijo, “¿no es que Queen Latifah?” Y comenzó a reír. Bueno, le dije, es que me gustan todas. Y es cierto, las mujeres me gustan todas. Con algunas excepciones que tienen que ver con la arrogancia, la apatía y la discriminación. Mi hermana cuando está cambiando canal en la televisión y aparece Meryl Streep me dice, “¡Negra encontré una película de tu amor! ¿La querés ver?”. Como ser humano y actriz me fascina Audrey Hepburn. Aunque mi amor de amores siempre será la Violeta Parra.


Soñado es que todos tengamos los mismos derechos sin que nuestra identidad sexual sea un referente o contratiempo. Soñado es acabar con ese odio. Con la discriminación. Con la homofobia. Soñado es que abramos los brazos y aprendamos que las diferencias nos engrandecen.

Me sucede que cuando voy a un teatro, a un restaurante, a un museo o esté dentro de cualquier recinto, aparece una mujer que se convierte en la musa, en el aire que respiro, me sucede también con hombres, a veces son ambos un hombre y una mujer, completamente extraños, a quienes nunca he visto en mi vida pero que en ese instante lo son todo. Despiertan mis infiernos y también contradictoriamente calman mis ansiedades. Y no les hablo, ni siquiera tienen que estar cerca, pero son esas almas diáfanas que se convierten en niebla. Un alma así es la de Angelina Jolie que traspasa las pantallas, su esencia humana va más allá. Alejandra Pizarnik y Maya Angelou. Susan Sontag y Federico García Lorca.

Con mis amantes hombres, cuando vamos caminando por la calle y me detengo a admirar la belleza de las mujeres, de pronto me paro en seco y los jalo del brazo y les digo: “¡Mirá esa hermosura de mujer!” Y ellos bien tranquilos contestan: “sí, está simpática”. “¿Simpática? Es un mujerón, no jodás, mirá esas piernas bien trabajadas, esa mirada que lo dice todo”. Y ellos comienzan a reír a carcajadas. Saben mi mal. También me sucede con los hombres, que les digo: “qué mango de hombre”. Y ellos contestan: “sí, está galán”. “¿Galán? Mirá qué barba tan espesa, qué altura”. Y se doblan de la risa. Mi fascinación siempre han sido los hombres atléticos, altos, con barba espesa y cabello cano. Y las mujeres me enloquecen femeninas a morir. Esas que destilan sensualidad con un solo gesto, con una mirada. Me fascinan mayores, mínimo que me lleven 20 años de edad. Con las mujeres también, vamos por la calle y veo otras Venus recién apeadas de saber qué Olimpo y siento taquicardia en el corazón, una especie de batucada que bien o me enciende en llamas de pasión o hace aflorar la sutileza y me quedo embelesada conteniendo el aire.

Desde siempre he sido así, me da exactamente igual lo de los géneros y sus patrones patriarcales. Me encantan los hombres finos, esos que son más sensuales que las mujeres. Me encanta que se atrevan a ser. Me encantan las mujeres que por dentro de sienten hombres, que se atrevan a vivir lo que sienten. Me fascinan las personas transexuales, ellas van más allá de lo que significa ser rechazada, barren con todo, son todo o nada. Esa actitud me colma. Una admiración profunda profeso por las que rompen el molde. Por aquellas que no se sienten de ningún género. Me fascinan las que aman en lugar de odiar.

De pronto ver a dos hombres tomados de la mano en plena vía pública, o besándose en un restaurante, como cualquier pareja heterosexual. Ver a dos mujeres que son pareja y mamás. A dos hombres que son padres. Eso colma. Colma que las personas vivan lo que son y lo que sienten. Que nadie los señale y los discrimine.

Soñado es que todos tengamos los mismos derechos sin que nuestra identidad sexual sea un referente o contratiempo. Soñado es acabar con ese odio. Con la discriminación. Con la homofobia. Soñado es que abramos los brazos y aprendamos que las diferencias nos engrandecen.

Aprendamos que los géneros no nos deben limitar, que el amor humano no entiende de razas, colores, idiomas, fronteras. Ojalá que la palabra justicia también nos llegue al cerebro y reaprendamos y terminemos con los estereotipos y los prejuicios. El amor no tiene color, pero si insistimos es del color del arcoíris.

En el Día Internacional Contra la Homofobia. Seamos todos parte del cambio.

TAGS: Familia Homoparental Transgénero

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

La presión social no ha mermado, y no tiene sentido esperar el cambio de gobierno para buscar soluciones ahora.
+VER MÁS
#Política

Estar preparados

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo