Chile y la embajada estadounidense en Jerusalén - El Quinto Poder
#Internacional

Chile y la embajada estadounidense en Jerusalén

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A pocas horas de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, vuelva a incendiar Oriente Próximo con la concreción del traslado de la embajada estadounidense en Israel, desde Tel Aviv hacia Jerusalén; vale destacar la posición política oficial y permanente de la diplomacia de la República de Chile en relación a este tema, ratificada durante la última visita oficial del presidente palestino, Mahmoud Abbas, a nuestro país:


Un avance muy significativo de nuestra diplomacia sería, como han hecho ya otros países, reconocer a Palestina en los límites previos a 1967

a) Reconocimiento de Palestina como un Estado soberano y el normal establecimiento y mantención de relaciones diplomáticas y consulares con el Estado de Palestina, implementando la embajada de Chile en Ramala y la embajada palestina en Santiago.

b) No reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, en línea con el carácter de nulidad de derecho internacional público que afecta a la “Ley de Jerusalén” (1980), según la cual el Estado sionista “unifica” la ciudad sagrada, cuya parte oriental (que incluye a la Ciudad Vieja) es considerada por Chile territorio ocupado de modo ilegítimo desde 1967. En consecuencia, la embajada chilena en Israel se mantiene en Tel Aviv.

c) Condena de la política judaizante de colonización progresiva y establecimiento de asentamientos ilegales, cuestión tipificada como crimen de lesa humanidad por el derecho internacional humanitario, que Israel desarrolla en los territorios palestinos ocupados: Jerusalén Oriental, Cisjordania y la Franja de Gaza.

d) Respaldo a la llamada “solución de dos Estados”, la cual rescata el espíritu de los “Acuerdos de Oslo” (suscritos en la residencia presidencial estadounidense de Campo David, Maryland) que alcanzaron palestinos e israelíes en el proceso de negociaciones iniciado en Madrid y desarrollado en su mayor parte en la capital noruega, y que establecen, entre otros asuntos, que el estatus político-jurídico de Jerusalén sería resuelto por un consenso entre ambas partes.

Un avance muy significativo de nuestra diplomacia sería, como han hecho ya otros países, reconocer a Palestina en los límites previos a 1967 (como reclama el Estado árabe), año en que se produjo la Segunda Guerra Árabe-Israelí (más conocida como “Guerra de los Seis Días”, iniciada por agresión militar israelí), durante la cual el Estado sionista hizo ocupación de Jerusalén Oriental y Cisjordania (Palestina, administrada por Jordania), la Franja de Gaza (Palestina, administrada por Egipto), los Altos del Golán (Siria), las Granjas de Shebaa (Líbano) y la Península del Sinaí (Egipto, único territorio restituido hasta ahora por Israel). Y reconocer a Jerusalén Oriental, incluida la Ciudad Vieja, como capital de Palestina.

Dicha guerra rompió el estado de cosas existente tras el armisticio de 1949, que en los hechos puso término a la Primera Guerra Árabe-Israelí (iniciada en 1948), causada, primero, por la colonización judaizante de Palestina, auspiciada por el Reino Unido durante el período del Mandato Británico, en virtud del cual la Sociedad de las Naciones le entregó la administración temporal del territorio palestino tras la Primera Guerra Mundial, conflicto armado que provocó que el Imperio Otomano (que de paso se transformó en la República de Turquía) perdiera la soberanía sobre Palestina; y segundo, por la arbitraria e ilegítima resolución de la ONU que, en 1947, definió un “Plan de Partición de Palestina” entre un Estado árabe y otro judío.

Este traslado sólo ahondará la tragedia humanitaria que desangra al pueblo palestino, iniciada con la Nakba (“catástrofe”) de 1948, agravada desde 1967, y que hasta hoy mantiene a cientos de miles de palestinos en precarios campos de refugiados en naciones vecinas, víctimas de un éxodo cuyo fin sólo lo constituiría el retorno de los desplazados a sus hogares, cosa impedida por Israel.

Todo ello, sin mencionar las demás múltiples violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad perpetradas por el Estado de Israel contra el pueblo palestino, que son ya de conocimiento público desde hace muchos años.

TAGS: Conflicto palestino-israelí Israel Palestina

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El trabajo no es solo una ocupación que permite controlar y modificar la propia realidad. El trabajo es un Derecho Humano
+VER MÁS
#Trabajo

Ley 21.015 desde una perspectiva de derechos humanos

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?

La mediación es esencialmente un proceso conversacional, pero no cualquier tipo de conversación, esta se hace en un contexto de conflicto y habitualmente con un deterioro de las relaciones.
+VER MÁS
#Economía

Acuerdo en Minera Escondida: Lecciones de una mediación

En todo el mundo, grupos de personas y organizaciones denunciaron la prisión política de Lula y exigieron que la justicia electoral permita su candidatura
+VER MÁS
#Internacional

¿Es Brasil una democracia, si no respeta la decisión de la ONU?

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje