#Internacional

Chile y la embajada estadounidense en Jerusalén

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A pocas horas de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, vuelva a incendiar Oriente Próximo con la concreción del traslado de la embajada estadounidense en Israel, desde Tel Aviv hacia Jerusalén; vale destacar la posición política oficial y permanente de la diplomacia de la República de Chile en relación a este tema, ratificada durante la última visita oficial del presidente palestino, Mahmoud Abbas, a nuestro país:


Un avance muy significativo de nuestra diplomacia sería, como han hecho ya otros países, reconocer a Palestina en los límites previos a 1967

a) Reconocimiento de Palestina como un Estado soberano y el normal establecimiento y mantención de relaciones diplomáticas y consulares con el Estado de Palestina, implementando la embajada de Chile en Ramala y la embajada palestina en Santiago.

b) No reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, en línea con el carácter de nulidad de derecho internacional público que afecta a la “Ley de Jerusalén” (1980), según la cual el Estado sionista “unifica” la ciudad sagrada, cuya parte oriental (que incluye a la Ciudad Vieja) es considerada por Chile territorio ocupado de modo ilegítimo desde 1967. En consecuencia, la embajada chilena en Israel se mantiene en Tel Aviv.

c) Condena de la política judaizante de colonización progresiva y establecimiento de asentamientos ilegales, cuestión tipificada como crimen de lesa humanidad por el derecho internacional humanitario, que Israel desarrolla en los territorios palestinos ocupados: Jerusalén Oriental, Cisjordania y la Franja de Gaza.

d) Respaldo a la llamada “solución de dos Estados”, la cual rescata el espíritu de los “Acuerdos de Oslo” (suscritos en la residencia presidencial estadounidense de Campo David, Maryland) que alcanzaron palestinos e israelíes en el proceso de negociaciones iniciado en Madrid y desarrollado en su mayor parte en la capital noruega, y que establecen, entre otros asuntos, que el estatus político-jurídico de Jerusalén sería resuelto por un consenso entre ambas partes.

Un avance muy significativo de nuestra diplomacia sería, como han hecho ya otros países, reconocer a Palestina en los límites previos a 1967 (como reclama el Estado árabe), año en que se produjo la Segunda Guerra Árabe-Israelí (más conocida como “Guerra de los Seis Días”, iniciada por agresión militar israelí), durante la cual el Estado sionista hizo ocupación de Jerusalén Oriental y Cisjordania (Palestina, administrada por Jordania), la Franja de Gaza (Palestina, administrada por Egipto), los Altos del Golán (Siria), las Granjas de Shebaa (Líbano) y la Península del Sinaí (Egipto, único territorio restituido hasta ahora por Israel). Y reconocer a Jerusalén Oriental, incluida la Ciudad Vieja, como capital de Palestina.

Dicha guerra rompió el estado de cosas existente tras el armisticio de 1949, que en los hechos puso término a la Primera Guerra Árabe-Israelí (iniciada en 1948), causada, primero, por la colonización judaizante de Palestina, auspiciada por el Reino Unido durante el período del Mandato Británico, en virtud del cual la Sociedad de las Naciones le entregó la administración temporal del territorio palestino tras la Primera Guerra Mundial, conflicto armado que provocó que el Imperio Otomano (que de paso se transformó en la República de Turquía) perdiera la soberanía sobre Palestina; y segundo, por la arbitraria e ilegítima resolución de la ONU que, en 1947, definió un “Plan de Partición de Palestina” entre un Estado árabe y otro judío.

Este traslado sólo ahondará la tragedia humanitaria que desangra al pueblo palestino, iniciada con la Nakba (“catástrofe”) de 1948, agravada desde 1967, y que hasta hoy mantiene a cientos de miles de palestinos en precarios campos de refugiados en naciones vecinas, víctimas de un éxodo cuyo fin sólo lo constituiría el retorno de los desplazados a sus hogares, cosa impedida por Israel.

Todo ello, sin mencionar las demás múltiples violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad perpetradas por el Estado de Israel contra el pueblo palestino, que son ya de conocimiento público desde hace muchos años.

TAGS: Conflicto palestino-israelí Israel Palestina

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
No toda la violencia a las disidencias sexo-genéricas es causada por falta políticas públicas; una parte de la violencia es promovida por discursos de odio provenientes de grupos radicalizados de derecha.
+VER MÁS
#Política

Neofascismos y la violencia a las disidencias sexuales

A un mes de las elecciones de gobernador regional, no parece razonable que la última intendenta regional designada, pretenda alterar la marcha de proyectos que vienen en desarrollo, hace 7 años.
+VER MÁS
#Ciencia

El Centro Antártico Internacional en Magallanes

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

Nuevos

No toda la violencia a las disidencias sexo-genéricas es causada por falta políticas públicas; una parte de la violencia es promovida por discursos de odio provenientes de grupos radicalizados de derecha.
+VER MÁS
#Política

Neofascismos y la violencia a las disidencias sexuales

A un mes de las elecciones de gobernador regional, no parece razonable que la última intendenta regional designada, pretenda alterar la marcha de proyectos que vienen en desarrollo, hace 7 años.
+VER MÁS
#Ciencia

El Centro Antártico Internacional en Magallanes

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz

Popular

Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Se equivocan quienes piensan que lo decisivo ahora es ganar de cualquier forma la próxima elección, poniendo atajo a otro gobierno de derecha.
+VER MÁS
#Sociedad

Construir un nuevo país no es solo ganar una elección

La ciudad no es independiente de los sujetos que la habitan, por el contrario, es como geografía humana, vestida de miedos y colores. Es nuestro Santiago, y no son los soldados precisamente quienes homenaj ...
+VER MÁS
#Política

Adiós Baquedano