#Internacional

Apoyar a la CICIG. Llamar a cuidar el voto, señal de tibieza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Es muy común que las personas sigan modas. Apoyar a la CICIG se convirtió en eso en los últimos días, al parecer. Por otro lado, dice mucho de la integridad; pero qué bueno que se apoye a la CICIG, es lo mínimo que podemos hacer los guatemaltecos. Pero apoyar a la CICIG, y llamar a cuidar el voto deja de lado el tema integridad. Digamos que en otras palabras es tener tibieza en la acción que -para nada- es frontal. Es como andarse por las remas (típico de los guatemaltecos), ir midiendo el terreno por si las moscas, y a las primeras de cambio zampar la carrera de reculada. No vaya a ser que nos pidan consecuencia y carezcamos de ésta y con qué cara saldríamos. tibiesa


Llamar a pensar el voto solo lo hacen los aguacates, los enclenques. Quien ama realmente a Guatemala pedirá la Asamblea Nacional Constituyente y por supuesto, una Revolución. Pero claro, Revolución son palabras mayores, mencionarla está prohibido en Guatemala.

Nos quejamos del sistema de justicia, de la corrupción del gobierno, de los mismos partidos políticos. Sin embargo, llamamos hipócritamente a pensar el voto, cuando lo que debemos exigir es la Asamblea Nacional Constituyente. Acaso llamar a pensar el voto, ¿no es pasarnos por el arco del triunfo las maravillosas manifestaciones masivas del albor guatemalteco de estos últimos meses? ¿No es inconsecuencia? ¿A qué estamos jugando los guatemaltecos?

Llamar a votar es francamente mojigatería. ¿Cómo es posible que nosotros mismos como pueblo tengamos el descaro de llamar a votar, y para lavarnos las manos digamos que hay que pensar el voto? ¿Qué candidato político merece nuestro voto? ¿Cuál? ¿Quién de ellos es honesto? ¿Qué presidenciable no tiene las manos untadas de narcotráfico, genocidio, oligarquía e impunidad? Porque aceptar ser plataforma de gente que sí lo ha hecho convierte automáticamente a cualquier candidato político en cómplice.

Estamos peleando para que renuncie Otto Pérez Molina y no por genocida -porque negamos el genocidio-, y en la otra mano estamos llamando a votar para colocar en el poder a otro igual. Porque cualquier candidato que niegue el genocidio le falta a la honradez de su pueblo. De cualquier candidato que niegue el genocidio se puede y se debe esperar cualquiera cosa. Para ser candidato presidencial y pararse sobre una tarima y decir públicamente que sí hubo genocidio en Guatemala se necesita entereza y mucho amor a la patria. ¿Quién los tiene? Ellos los tienen tibios y nosotros peor, como pueblo estamos cagado.

Llamar a pensar el voto, es faltarle a todos esos niños que andan lustrando zapatos, vendiendo en las calles, a los que pican piedra, a los que viven en los basureros. A los niños de los orfanatos. De las aldeas. Es faltarle a nuestros adultos mayores que mueren en el olvido y la miseria. Es apuñalar y re victimizar a las niñas abusadas, a las mujeres asesinadas en feminicidios. Es escupir la cara de los niños y adolescentes que se lleva la limpieza social. Es faltarnos al respeto nosotros mismos. O sea que en Guatemala nos pueden pedir de todo menos la consecuencia, que es como que nos pidan la vida, ¿de qué nos sirve la vida si no la honramos? ¿De qué nos sirve la vida sin la consecuencia?

Llamar a pensar el voto solo lo hacen los aguacates, los enclenques. Quien ama realmente a Guatemala pedirá la Asamblea Nacional Constituyente y, por supuesto, una revolución. Pero claro, revolución es palabras mayores, mencionarla está prohibido en Guatemala. Si como pueblo no somos consecuentes ahora, nunca lo seremos; ya nos han hecho de todo, ¿qué más necesitamos para una revolución que nos dignifique?

La próxima vez que nos miremos al espejo preguntémonos, ¿soy de los que piden pensar el voto? ¿Soy de los que exigen una Asamblea Nacional Constituyente? ¿Soy de los que acuerdan una revolución? ¿Qué tipo de guatemalteco soy? ¿De los tibios o de los arrechos? Demostremos que no merecemos el gobierno ni el sistema que tenemos. Dignifiquémonos, ya es hora. Si no lo hacemos hoy, no tenemos derecho a quejarnos mañana.

TAGS: #Democracia #Guatemala Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

Los campamentos son una opción institucionalizada de carácter no formal que se configura como una opción y/o solución a uno de los hitos de mayor desigualdad que se producen en las ciudades desde antes ...
+VER MÁS
#Ciudad

Pobladores en pugna: La manipulación del Estado