#Género

Violencia: Descargarse y nada más

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Al concentrar todo nuestro odio, rabia y desprecio en un depositario común, unánime, obvio, nos descargamos de toda esa violencia que llevamos nosotros mismos. Por contraste a este ser despreciable, nosotros somos buenos. “Jamás” seríamos capaces de algo siquiera similar. Y, bueno, esto puede ser efectivamente así, pero al enfocarnos de tal manera frente a los hechos, realmente no cambiamos nada.

Cada tanto nos aparece otra noticia horrorosa. Y a falta de conversaciones de pasillo, las redes sociales se han convertido hoy en el medio para expresar nuestro rechazo a tal o cual hecho, en las formas más enérgicas que se nos ocurre traspasar al texto. Desde opiniones al aire, hasta comentarios en portales de noticias, artículos compartidos, llamados a organizar “funas”, etc.

La noticia toma fuerza, y los medios de comunicación –especialmente los locales- dedican numerosas líneas, durante varios días, a relatar la crónica policial, agregando los detalles más rebuscados, formulando las más diversas líneas de simplista causalidad.
Obviamente, el rechazo a lo sucedido es unánime. ¿Quién no repudia, acaso, un femicidio? La palabra misma es horrible, y leerla o escribirla me produce una sensación incómoda.

Como cada año, en el presente hemos tenido que lamentar horribles crímenes cometidos en contra de mujeres en Magallanes. Se trata de hechos indescriptibles, despreciables, horribles. Sin embargo, ¿qué hacemos? Pues, medios de comunicación, individuos, comentaristas, todos, descargamos nuestro impulso de rabia, manifestándonos en contra del perpetrador. Sin embargo, tengo la responsabilidad de preguntarme: ¿por qué hacemos esto? ¿Por qué hablamos, sin parar, de cuánto despreciamos a aquel individuo?
Tristemente, creo que lo utilizamos de chivo expiatorio. Al concentrar todo nuestro odio, rabia y desprecio en un depositario común, unánime, obvio, nos descargamos de toda esa violencia que llevamos nosotros mismos. Por contraste a este ser despreciable, nosotros somos buenos. “Jamás” seríamos capaces de algo siquiera similar. Y, bueno, esto puede ser efectivamente así, pero al enfocarnos de tal manera frente a los hechos, realmente no cambiamos nada.

Creamos un monstruo, construyendo una historia donde todos los detalles son organizados de tal modo de llevar a que ese individuo pasa a ser esencialmente distinto a nosotros, separándonos completamente de la posibilidad de parecernos a él. Individualizamos, una vez más, un problema de violencia que es complejo, difícil, pero sobre todas las cosas, extremadamente social y compartido. Depositamos todo lo asqueroso en un solo individuo, y nos libramos de tener una conversación honesta con nosotros mismos, respecto a cómo replicamos día a día –aunque sea de formas quizá infinitamente más suaves o sutiles- la violencia que ese individuo condensó en un hecho horroroso.

¿Qué se logra con esto? Descargarse y nada más. No hay cambio social, no hay reflexión; solo hay un monstruo y sus circunstancias –si es que. Y realmente, con un crimen de “alta connotación”  simplemente se nos hace más sencillo este trabajo. Pero lo hacemos a diario, individualizando la delincuencia, la corrupción, la violencia. Gritamos por “justicia”, para que se castigue al monstruo, y el mundo vuelva a estar tan bien como estaba.

Es que es más fácil. Pero el mundo no estaba bien; eso no cambia. Y luego de descargar nuestro arranque de rabia, ya no sentimos la necesidad de cambiar nada.

———-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de noviembre

Don Nicolás
Conforme se ha llevado este y otros temas dentro del campo de la delincuencia, no creo que acojan la fórmula precisa, pues todos saben como resolver el entrevero solo que el “modelo” no se los permite.
Mientras el flagelo avanza, la discusión es continua y siempre girando en torno a las mismas propuestas.
Pequeña muestra de cómo se dan vuelta en lo mismo:

*Hay que endurecer las penas – No porque hay estudios comparativos que no demuestran su efectividad.
*Meterlos a la cárcel – No porque están rellenitas.
*Licitar cárceles a privados (construcción y mantención) – Huele a negocio.
*Aumentar las penas para robos en cajeros automáticos – Muy determinado.
*Volver a estudiar la pena de muerte – Delicado, hay compromisos internacionales.
*Que la puerta giratoria – Lo dicho, cárceles saturadas.
*Educación – Hoy es un bien de mercado, financiamiento aporte familiar Chile 80%, EE.UU. 41%, Japón 50%. Es chutar el problema para 20 años más.
*Desocupación juvenil – Autoexplicativo.
*Modificar la ley de control de armas – Controlar y requisar las buenas armas que están en manos de gente honesta, misma gente que queda expuesta al delincuente con armas hechizas y peligrosamente efectivas.
*Responsabilizar a padres por hijos que porten armas – Uno delinque eventualmente van dos a la cárcel, que ya están saturadas.
*Segregación social – Falta hacer de Chile un país más igualitario.
*La culpa es de los carabineros.- Han demostrado ser eficiente.
*Que son los tribunales – En parte si, en parte no porque son las leyes.
*Es el Congreso – Es más de lo mismo de la enumeración expuesta.
*Son los Fiscales – No porque no. Alegan tener demasiada carga de trabajo.
*Que es la TV – Esto es echarle la culpa al empedrado.
*Que las medidas de prevención son insuficientes – Solo pensarlo es algo inocente
Debemos hacernos de infinita paciencia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)