#Género

¿´Un violador en tu camino`es poesía?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Dado el impacto internacional que ha tenido la performance “Un violador en tu camino”, creada por la colectiva Lastesis de Valparaíso, me parece oportuno plantear esta interrogante.

¿El texto o el enunciado de la performance puede ser considerado como un texto de poesía? Si tal fuera el caso, ¿sería solo poesía o debería tener el apellido de militante o feminista? Así las cosas, ¿estaríamos frente a un texto de propaganda política, como un panfleto y no frente a uno de poesía? ¿Un panfleto puede ser poesía?


Tal como en la antigua Grecia se tocaba la lira -de allí el concepto lírico- y se recitaban poemas para reunir a las personas en el centro de la polis, hoy nos juntamos niñas y mujeres de todo el mundo para cantar la poética de la denuncia: “Y la culpa no era mía”.

Estas inquietudes nos conducen hacia el viejo debate sobre qué es la poesía o el arte y quién dictamina eso y bajo qué cánones. En el año 2016, el cantante estadounidense Bob Dylan recibió el Premio Nobel de Literatura, con este acto se reabrió la discusión. Uno de los argumentos que esgrimió la academia sueca para darle el galardón era la identidad y universalidad que se desprendía de sus canciones. Que el máximo galardón de las letras fuera entregado a un músico, sin duda, podía ser interpretado como una forma de ampliar los límites acerca de qué es el arte (o las bellas artes y lo poroso que pueden ser sus bordes).

Como es sabido, la performance “Un violador en tu camino” ha sido replicada en diferentes países y el texto ha sido traducido a varias lenguas e incluso adaptado a distintas realidades. El impacto global demuestra que el tema de la violación y la violencia contra las niñas y las mujeres, tristemente, también traspasa las fronteras. Si bien el discurso está situado en el contexto del estallido social chileno, su alcance global manifiesta una lírica que las niñas y las mujeres utilizan para denunciar experiencias de violencia, que también parecen universales, donde la expresión más brutal es la violación o la muerte, por el hecho de ser mujer.

Los textos, los discursos y el arte son un reflejo de los imaginarios simbólicos de cada civilización. A través del lenguaje los seres humanos construimos y deconstruimos nuestra realidad y los mitos, las fantasías y los miedos que conforman nuestra cultura. De hecho, el tema de la violación ya aparecía en antiguas leyendas griegas y también está presente en libros religiosos, como la biblia. En el ámbito de la escritura, tanto la violencia contra las niñas y las mujeres como la violación se pueden hallar en textos de los considerados “grandes” de la poesía chilena.

Por ejemplo, el poeta Pablo de Rokha en su poema “Canto de la fórmula estética” hace una metáfora con el asesinato de los vientres de las niñas: “Daba ganas de asesinarlo,/como a las manzanas,/o a guatita de mujeres adolescentes”. Y en “Matemática del espíritu” se refiere a la mujer como un objeto que debe ser controlado: “Al poema, como al candado, es menester echarle llave;/ al poema, como a la flor, o a la mujer, o a la actitud”. Su poesía fue reconocida con el Premio Nacional de Literatura en el año 1965. Por su parte, el poeta Pablo Neruda, que recibió el Premio Nobel de Literatura en el año 1971, describe una escena de violación en clave autobiográfica en su libro “Confieso que he vivido”:“El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme”. Desde el punto de vista simbólico poco importa si este suceso fue real o ficticio, lo relevante es el imaginario que inspira al autor y que subyace en su escritura.

¿Estos textos o esta poesía deberían tener el apellido de misóginos? ¿Podrían ser considerados como panfletos patriarcales? ¿Cuando se premia o se lee en las escuelas a estos escritores podríamos decir, tal como sugiere Rita Segato -una de las teóricas que inspiraron a Lastesis-, que vivimos en “la cultura de la violación”?. Me atrevo a decir que sí, por eso no es casual la resonancia global de la performance “Un violador en tu camino”, nos comprueba que a pesar de ciertos avances en algunos países, todavía vivimos en una civilización que nos violenta desde el nacimiento y, para colmo, niega o minimiza ese maltrato. El texto de la performance es una lírica feminista. Tal como en la antigua Grecia se tocaba la lira -de allí el concepto lírico- y se recitaban poemas para reunir a las personas en el centro de la polis, hoy nos juntamos niñas y mujeres de todo el mundo para cantar la poética de la denuncia: “Y la culpa no era mía”.

TAGS: #Artes #ElVioladorEresTu #LasTesis poesía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho