#Género

Trabajo y crianza: ¿quién se adapta?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Se debe apuntar a un cambio de paradigma, en el que ya no se considere que las mujeres deben adaptarse a un modelo laboral que no está pensando en los ciclos de la crianza- escasamente está pensado en beneficio de los seres humanos- , sino un modelo laboral que sea capaz de responder a las necesidades de los seres humanos. 

Hace una semana la top model mundial Giselle Bundchen subió a su Instagram una foto en la que se le veía siendo maquillada, peinada y en general acicalada para su trabajo en un desfile, mientras amamantaba a su hija. La imagen dio la vuelta al mundo y tuvo opiniones a favor y en contra, de quienes saludaban su fomento al amamantamiento, mientras otros decían que estaba exponiendo a su hija a mucho estrés.

Más allá de la anécdota, la señora Bundchen me hizo pensar en otro tema, que es la maternidad y el trabajo, o más bien, la crianza en corresponsabilidad y el mundo laboral.

Hace unos meses escuché una historia: a una mujer su jefe la felicitaba por su buen trabajo y dentro de las felicitaciones, lo principal era que estaba embarazada, “pero ni se nota, sigue trabajando igual”.

Tomando estas dos experiencias, me pregunto: ¿Debe no notarse un embarazo en el trabajo de una mujer, cuando evidentemente no es la misma esos meses? ¿Debe llevarse a los hijos a trabajar? ¿Cómo criar de manera presente y seguir trabajando?

El estudio de la iniciativa de género de la OCDE “Cerrando las brechas de género: es hora de actuar” (Paris, 2013) nos muestra la realidad de los países de este selecto grupo, sobre las brechas de género y algo de la situación de la maternidad y el trabajo.

La tendencia al trabajo parcial en las mujeres parece ser la forma en la que los países desarrollados enfrentan esta situación, donde el empleo parcial es utilizado mayoritariamente por mujeres. “Las madres son generalmente más propensas que las mujeres sin hijos a trabajar a tiempo parcial, ya que ayuda a conciliar el trabajo, las responsabilidades familiares y las horas escolares”(OCDE, 2013)

A esto se suma que “la falta de acceso a servicios de cuidado de niños asequibles y de buena calidad, junto a horarios escolares cortos y/o irregulares, también obligan a muchas madres a trabajar a tiempo parcial”(OCDE 2013)

“El fuerte aumento en la brecha salarial de género que las mujeres experimentan durante la maternidad y la crianza de los hijos indica la presencia de una llamada penalización por maternidad. Entre las mujeres en edad de procrear que trabajan a tiempo completo, las madres ganan mucho menos que los hombres comparadas con las mujeres sin hijos”(OCDE, 2013)

Según todo lo leído anteriormente, nos queda claro que: la responsabilidad de la crianza se sigue dejando en manos sólo de la mujer, hay escasas o caras condiciones para el cuidado de los hijos mientras las madres están trabajando y además, las mujeres ganan mucho menos cuando están en edad de procrear o tienen hijos.

Entonces, en un Chile que comienza un camino hacia un nuevo ciclo político, ¿Cuál es la forma de avanzar en la erradicación de las diferencias de género, que parecen consolidarse a través de la maternidad?

Un sistema en el que las mujeres embarazadas no sean tratadas ni como parias que deben ser evitadas porque no son rentables, ni el otro extremo, que las considera extraterrestres que casi dejan de pensar racionalmente.

Un modelo en el que realmente se considere la corresponsabilidad de la crianza, partiendo por ejemplo por una ley de salas cunas que sea derecho, no beneficio como plantea el gobierno saliente, de hombres y mujeres.

Precisamente sobre esto, la CUT ha planteado que “la exclusión del derecho a padres trabajadores con hijos es para la Central inconsistente con los compromisos del Estado chileno en materia de igualdad de género”(CUT, 2013)

“Todas las agencias internacionales, al promover el cumplimiento de los tratados internacionales sobre la materia, en particular, las más importantes, el Convenio 156 de la OIT sobre Responsabilidades Compartidas y la Convención con la discriminación de la Mujer CEDAW, promueven que no se hagan distinciones entre hombre y mujeres en materia de cuidados infantiles” (CUT, 2013)  ha resaltado la multisindical.

La crisis del modelo imperante a nivel mundial -que parte por una crisis de sentido y luego una económica- nos enfrenta a la definición de avanzar hacia un modelo en el que el mundo del trabajo siga los ciclos del ser humano y no al revés.

Si bien es cierto ese cambio de paradigma es muy a largo plazo, hoy Chile se enfrenta a la real posibilidad de avanzar en ese camino, muy en pañales aún, pero hacia allá se avanza y ¿Por qué no partir por nuestros niños y niñas?

Se debe apuntar a un cambio de paradigma, en el que ya no se considere que las mujeres deben adaptarse a un modelo laboral que no está pensando en los ciclos de la crianza -escasamente está pensado en beneficio de los seres humanos- , sino un modelo laboral que sea capaz de responder a las necesidades de los seres humanos.

Por estas necesidades de los seres humanos me refiero -además de dignidad en las condiciones laborales y equidad en lo salarial- a que si queremos avanzar en una sociedad más desarrollada y cuando se ha comprobado que el apego con madres y padres es fundamental para generar niños y niñas felices y adultos y adultas más seguros, resueltos y responsables, este no puede ser un componente que se siga dejando al arbitrio de las posibilidades económicas que tenga o no una familia, sino una política pública que fomente estas relaciones.

Yo soy una defensora de la crianza comprometida, con alta participación, fomentar el apego y muchas otras formas que a veces parecen puro hipismo, pero que a mi juicio es simplemente centrarse en la crianza de seres humanos y en pensar principalmente en la felicidad y estabilidad emocional de los niños.

Pero cuando vivimos en una sociedad tan desigual, entre hombres y mujeres, pero más aún entre ricos y pobres (sin el eufemismo de la clase media), esto no puede dejarse solo a si los padres tienen el interés o los medios económicos para hacerlo.

Sin lugar a dudas es un camino para conversar, debatir y finalmente, legislar, pensando en el país y en su desarrollo integral. Ese sólo cambio de paradigma hará el cambio y todos y todas debemos ser parte de él. Incluso la señora Bundchen.

Foto: El ciudadano.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President