¿Por qué pensar en género? - El Quinto Poder
#Género

¿Por qué pensar en género?

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Sin duda esta discusión ha atravesado históricamente nuestra sociedad y la construcción de ella, pero ¿Por qué debemos hablar de género? ¿Cuál es la importancia de ello? ¿Qué o cuál es el aporte principal?, la verdad que mucho más de lo que podemos imaginar. La discusión entre lo femenino y masculino ha atravesado toda estructura en nuestra sociedad, instituciones y Estado, omitiendo que somos parte de la misma esfera y construcción y del mismo invento.

Existe algo que no hemos sido capaces de entender y nos hemos quedado en la facilidad que nos otorga nuestra posición de hombres, siempre y cuando cumplamos todas aquellas condiciones que el patriarcado nos imponga como hombres – prestigio, proveer, proteger, procrear, en el momento que una de ellas no se cumpla, la verdad que nuestra condición de hombre de masculino e hijo hecho a imagen y semejanza de Dios se derrumba y somos cuestionados, expulsados de una sociedad machista y cuestionados en nuestra perpetuidad del patrón.

Aquella libertad e igualdad entre hombres y mujeres, hoy está fuertemente cuestionada por una sociedad, que observa como nuestro sistema educacional es sexista, también nuestros medios de comunicación, la publicidad, las instituciones y la política pública las ahoga, las forma y las subyuga a un rol determinado y en un espacio indicado el cual es la familia, el cuidar a otros en un espacio privado o vincularse a un insipiente mercado laboral, lo que finalmente se traduce en una doble jornada laboral, nada cercano a una naciente equidad de género.


Es preciso entonces, qué nos comencemos a hacer cargo con mayor profundidad de estas desigualdades, a intervenir en lo que nuestros infantes están aprendiendo en sus establecimientos y como se les encasilla bajo ciertos patrones que cada uno de ellos debe cumplir.

¿Dónde está la equidad de género en todo esto?, la verdad que, en toda nuestra estructura social, seguimos mayoritariamente pensando que cuando hablamos de género lo hacemos diferenciando entre hombres y mujeres, como un modelo estándar y binario de mujer y hombre, cuyos patrones de comportamientos, sistemas, instituciones, conceptos y normas nos hacen identificar una sola forma de ser hombre cuyo espacio o esfera es lo público y una mujer cuyo espacio es el privado.

Esta desigualdad sin fronteras ni techos ha logrado construir movimientos que han ido derribando dichos privilegios, pretendiendo una igualdad, un equilibrio real de poder y participación de la sociedad, que sea lo más real en todos los ámbitos, puesto que lo único que determina sus diferencias, son sus opciones individuales sobré qué y cómo desarrollarse.

Más allá de los movimientos, existe una realidad cultural y estructural que no hemos podido permear, esa indolencia sobre la cual se tratan los temas que tienen que ver con las dificultades que las mujeres tienen para insertarse al mundo laboral, previsión social, la maternidad, la generación de competencias, ingresos autónomos, educación y profesionalización por nombrar algunas.

Es importante analizar cómo estos patrones han sido y hecho de nuestra sociedad, un escenario perfecto para la imposición, el ejercicio de roles, atribuciones y una distribución desigual de oportunidades, derechos y responsabilidades. La familia es un caso perfecto para poder analizar cómo estos patrones se ejercen, pero a la vez en su doble ejercicio se crean, mutan y traspasan.

  • ¿Por qué pensar en género sobre todo en nuestra política social?

Las mujeres son la cara visible de la pobreza en Chile, por cuanto acumulan una gran cantidad de desventajas comparativas respecto de los hombres, principalmente en lo relacionado con el acceso al trabajo, atención de salud, el cuidado de los hijos, y el uso del tiempo. Respecto de esto último, Arriagada (2005) señala que es un factor clave para entender la pobreza y su relación con el género, y esto se debe principalmente porque parte importante de ese tiempo, las mujeres lo dedican al trabajo doméstico (que no es valorizado monetariamente ni compartido), pero que, en términos de tiempo, resulta ser que la jornada de las mujeres es más larga que la de los hombres.

A partir de lo expresado anteriormente, y desde el retorno a la democracia, vemos un Estado un poco más comprometido, primero en entender cómo eran estas diferencias y cómo establecer mecanismos que permitan reducirlas, donde la prioridad era abordar principalmente temas asociados a la violencia, ingreso al mercado laboral. Al pasar de los años dichas demandas fueron complejizándose aún más y evidenciando un realidad que era mucho más cruda y profunda, ya no se trataba de una inserción al mercado laboral sino las condiciones en las que se integraban y en ello hemos puesto nuestra atención, de manera que las mujeres puedan incorporarse y participar también en espacios de deliberación o presentación a cargos públicos, que abracen sus habilidades de manera que se reconozca que pueden realizar la misma labor y participar de los mismo espacios sean laborales, poder u otros, dado que no es un tema de competencias sino de roles heredados, estructuras masculino-complacientes que necesitamos derribar.

Sin embargo, curiosamente resulta ser un juego de niños caprichoso por parte del Estado, te doy y te quito a la vez, vemos un Estado envejecido que no es capaz de tratar las desigualdades en su fondo, dado que en ningún caso estos instrumentos significan una posible equidad. Si analizamos la incorporación al mercado laboral de la mayoría de las mujeres en nuestro país, termina significando una jornada adicional, dado que el cumplimiento de labores de cuidado y/o domésticas culturalmente heredadas siguen siendo su responsabilidad.

Programas de cuidado, a propósito del sistema nacional de cuidados (en discusión), donde la principal población beneficiaria son las mujeres, siendo ellas las encargadas del cuidado de niños, adultos mayores, dependientes o enfermos ¿Dónde está equidad de género en ello?, pareciera que finalmente sólo contribuye a ratificar con mayor fuerza que el cuidado, la protección y bienestar de otros dependen intrínsecamente de la mujer. Confirmando que las mujeres son estratégicamente importantes y necesarias para ese sistema capitalista imperante.

Es preciso entonces, qué nos comencemos a hacer cargo con mayor profundidad de estas desigualdades, a intervenir en lo que nuestros infantes están aprendiendo en sus establecimientos y como se les encasilla bajo ciertos patrones que cada uno de ellos debe cumplir. Nuestro país tiene la obligación de formar a los formuladores de políticas sociales con el fin de derribar todo forma y efecto de dominación que se ejerzan sobre los sexos, terminar con los roles, entender que hay muchas más formas de ser mujer y ser hombre y que no cumplir alguna de ellas no implica que se es menos hombre o menos mujer parte de nuestra sociedad.

TAGS: #Desigualdad #EquidadDeGénero #Pobreza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de julio

“estructuras masculino-complacientes que necesitamos derribar”

Esa debe haber sido sólo una de las estrategias de las farmaceúticas para enriquecerse vendiéndole condones a los estudiantes y medicinas a jovencitas y mujeres que abortarán producto de una cantidad mayor de embarazos.
——————–
“derribar toda forma y efecto de dominación que se ejerzan sobre los sexos, terminar con los roles”…

¿Por qué, Roberto?… ¿Porque a ti se te ocurrió?… ¿O se le ocurrió a las farmaceúticas?…

Es muy lamentable hasta los límites que está llegando nuestra sociedad. Si mal no recuerdo, venimos de las cavernas, de la cacería, de la recolección, con una estructura familiar que le ha dado sentido a la vida de los seres humanos, y de pronto aparece un aparecido, o los representantes de las farmaceúticas y ¿todo debe cambiar?

Lo que más me preocupa de esto, es que el autor es sólo una persona más de tantas que están promoviendo una serie de cosas inaplicables y que ni las mujeres las quieren realmente, y si acaso hay un porcentaje que lo desea, también existe otro porcentaje que no le interesa. Que prefiere la familia. Que prefiere que su king-kong cazador le traiga el venado despresado…

Yo creo que la imbecilidad se está apoderando de la sociedad.
Me quiero cambiar de planeta y dejarle éste a toda la clase lunática que está emergiendo…
Si no puedo, pienso que voy a tener que estar en contra de sus postulados ridículos e inaplicables..

30 de julio

se agradece la diferencia de opiniones que sin duda amplía el debate. Sin embargo, me perturba que el tema de género no sea observado o como las consecuencias de esto no nos impactan. por lo demás el tema de los roles asociado a los sexos, facilitaría la convivencia, y sin duda seriamos una sociedad mas humana. Pero bueno es una forma mas de ver el mundo y aportar a construir un modelo de sociedad distinto.

30 de julio

Yo encuentro que el tema de género si se ha “observado” y, a mi gusto, demasiado en algunos aspectos. Luego de trabajarle a la ONU, que a su vez le trabaja a las farmaceúticas, la Sra. Bachelet trajo a Chile diversas modificaciones que afectaron formas tradicionales de vivir la sexualidad y la familia. Hoy apenas podemos avizorar qué efectos tendrán esas “inclusiones”, pero, seguramente en el futuro, lo veremos como un instante de cambio profundo que no pensamos lo suficiente, o bien que sólo pensaron algunos. Los líderes de los movimientos que promueven planteamientos como el que expones, Roberto, se han capacitado en diversos países, y detrás de ellos están las farmaceúticas, creando una “necesidad de apertura” que a ellos les beneficia financieramente.

Respecto a los roles, pienso que somos una sociedad humana en evolución, lamentablemente, en muchas ocasiones por el cambio cultural de abandono del matrimonio y la familia. Hoy es muy frecuente encontrar a muchos niños en los colegios que sus padres están separados. Cuando no existe la figura paterna en la familia, los niños pierden cierta estabilidad emocional y no tienen el mismo interés por aprender y crecer que los niños que viven con ambos padres. Todo esto nos ha llevado a que la familia deba sobrevivir en un ambiente cada vez más adverso. Sobre los niños hay presiones sexuales que nunca habían tenido otras generaciones.

Yo pienso que se puede promover cualquier cosa, pero, no todos los cambios son buenos…

30 de julio

Tiendo a pensar que tenemos un problema cultural detrás de todo esto, el bruto es una construcción cultural que estimo que se agrava cuando no hay una educación formal, aunque algunos hechos demuestran lo contrario. Desde mi enfoque, no hay diferencias del momento en que ya la fuerza bruta, la fortaleza física deja de ser un factor incidente en la sobrevivencia, en materia intelectual, a menos que se demuestre lo contrario, ciertamente no hay diferencias. Dicho eso, no veo cómo se inyecta en esta controversia, otras materias de género o supuestos géneros, que sabemos son intereses de grupos que no les gusta o no aceptan esta realidad natural de millones de años que dice que materia de prolongar la vida, hombres y mujeres somos los mejores socios.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Qué tipo de liberalismo es aquel que para ampliar las libertades individuales se ve en la necesidad de aumentar el tamaño del Estado y, por ende, su influencia en la vida social, económica y cultural d ...
+VER MÁS
#Política

Libertad con cargo al Estado

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Los Estados deben comenzar por visibilizar y comprender mejor la situación y problemáticas de los jóvenes rurales, para generar estrategias e instrumentos pertinentes que contribuyan a su adecuada inclus ...
+VER MÁS
#Cultura

¡Ya es hora de la juventud rural!

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Popular

El Museo de la Memoria está creado con el objetivo de hacer reflexionar sobre aquello, sobre nuestro poder ciudadano actual, tan simple que se ve, y de como fue aquella época en que lo perdimos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un museo ciudadano

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Recién el año 2022 la educación municipal de Calama será traspasada al Mineduc, en tanto debemos avanzar en la construcción de una Educación Pública Municipal para Calama.
+VER MÁS
#Educación

Construyamos una educación pública municipal de calidad para Calama

El capitalismo conduce a un traspaso acelerado y no controlado de poderes de la naturaleza a la humanidad
+VER MÁS
#Sociedad

Los peligros de la paz