#Género

Plurinacionalidad y género: dos luchas no tan distantes

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Sea la negación del aborto, el deber de las mujeres de ser madres antes que personas, los dogmas del sexo, la negación de derechos hacia gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y otra fauna sexual, la imposición del secreto sobre sus prácticas afectivo-sexuales (no poder besarse en público o exponerse al rechazo social, por ejemplo), y un sinfín de etcéteras. Negarse a estas imposiciones implica una serie de desventajas, descréditos y abusos de todo tipo.

En el colegio se nos enseña el sincretismo cultural como un valor de nuestra sociedad. La diversidad nos enriquece, pero muchas veces el proceso para llegar a esa homologación entre dos culturas es extremadamente violento. Latinoamérica, al igual que muchos otros territorios dominados, tuvo su invasión cultural a través de campañas militares y dispositivos de dominación colonial. El tejido cultural católico-español une nuestro continente en tanto el aporte indígena/geográfico lo hace más diverso.

No pocas culturas se resistieron a adoptar el cristianismo y las leyes de los reyes católicos de España. En parte esto fue la excusa que tuvieron los conquistadores para practicar la barbarie por toda la región. Defender la propia diferencia, por ejemplo, ha sido un móvil para el pueblo Mapuche, que está lejos de ser “nuestro” o “chileno”. A veces incluso no se trata de defender el orgullo y costumbres de un pueblo-nación, sino que sencillamente la supervivencia: hacer desaparecer ciertas formas de vida no sólo anula a los individuos, sino también sus medios de subsistencia. Algo como eso le pasa a los pueblos andinos en el norte: en su mayoría no pelean por tierras ancestrales, pero la intervención industrial les quita su derecho al agua y los alimentos, y amenaza con hacerlos desaparecer.

España coloniza América. El cristianismo coloniza las cosmovisiones americanas. Los estados-nación, vástagos de la España colonial, intentan suprimir o colonizar a las naciones que permanecían en el territorio. Eventualmente se produce la disputa entre el estilo de vida, costumbres y valores que un poder pretende imponer, y los que un pueblo tiene y desea preservar. Los pueblos que no quieren ser dominados, homogeneizados, son conscientes de su diferencia y por ello la defienden, reivindican su derecho a ser.

Ahora miremos una perspectiva mucho más individual: un sistema pretende imponer valores, costumbres y formas de vida a un grupo de la población.

Sea la negación del aborto, el deber de las mujeres de ser madres antes que personas, los dogmas del sexo, la negación de derechos hacia gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y otra fauna sexual, la imposición del secreto sobre sus prácticas afectivo-sexuales (no poder besarse en público o exponerse al rechazo social, por ejemplo), y un sinfín de etcéteras. Negarse a estas imposiciones implica una serie de desventajas, descréditos y abusos de todo tipo.

La relación entre mujeres y miembros no heterosexuales de la diversidad sexual, y la sociedad machista y heteronormada (es decir, que tiene como lo “normal” y como norma a la heterosexualidad) es la misma que la de los pueblos originarios y los estados-nación que en Latinoamérica los depredan. Por supuesto que hay cosas distintas en juego. No podemos comparar la libertad sexual con los medios de sustento de una población, pero la anulación de la identidad sigue ahí. El rasgo común es de dominación de un grupo sobre otro, de violencia de un grupo sobre otro, de diferencias que suscitan odios irracionales y de rechazos violentos, de la vulneración total del derecho a ser. El 50% de nuestra población en Chile pierde la soberanía sobre su propio cuerpo en pos de una maternidad impuesta, constante y esclavizante, en tanto Mapuche en el sur pierden su condición de sujetos de derecho en pos de los intereses políticos y económicos de algunos chilenos.

Anteriormente, en otra columna, hablé sobre la vinculación intrínseca del movimiento de diversidad sexual con el de género. Hoy quiero plantear que quienes estamos en la lucha de género no podemos sino empatizar, solidarizar y apoyar la causa de las reivindicaciones de naciones alternas que buscan dignidad, reconocimiento de sus derechos, y sobre todo, poder existir en paz. Por supuesto que quizás existan costumbres y valores que puedan no concordar (algunos pueblos indígenas tienen roles de género muy marcados, por ejemplo), pero ello no nos quita la condición de hermanos en la explotación, la violencia, y la lucha por una sociedad mucho más diversa y feliz.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de Enero

Buena columna, felicitaciones.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

Basta de gatopardismo, superemos la mediocridad, sacudamos el desdén, asumamos todos la responsabilidad de construir juntos una sociedad y mundo mejor.  Todos somos uno y uno somos todos.  Nunca podremos ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mensaje a la élite: el cambio que necesitamos

Si la Justicia más adelante emite una sentencia en derecho, lo que debiera suceder, quedaría firme que el permiso de edificación otorgado por un funcionario díscolo, se otorgó con infracción a la legi ...
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Quién miente?

El punto a destacar aquí es que la tiranía de ese adultocentrismo jamás se enteró, y quizás jamás se enterará, que hay un algo en las vísceras y los sentires infantiles y juveniles áulicos que hace ...
+VER MÁS
#Educación

Razón sintiente y adultocentrismo, retorno a clases y bienestar escolar en Chile

Nuevos

Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

Basta de gatopardismo, superemos la mediocridad, sacudamos el desdén, asumamos todos la responsabilidad de construir juntos una sociedad y mundo mejor.  Todos somos uno y uno somos todos.  Nunca podremos ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mensaje a la élite: el cambio que necesitamos

Si la Justicia más adelante emite una sentencia en derecho, lo que debiera suceder, quedaría firme que el permiso de edificación otorgado por un funcionario díscolo, se otorgó con infracción a la legi ...
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Quién miente?

El punto a destacar aquí es que la tiranía de ese adultocentrismo jamás se enteró, y quizás jamás se enterará, que hay un algo en las vísceras y los sentires infantiles y juveniles áulicos que hace ...
+VER MÁS
#Educación

Razón sintiente y adultocentrismo, retorno a clases y bienestar escolar en Chile

Popular

Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

No había oportunidades en Chile, sencillamente se quiso abusar de la situación más precaria de gente de otros países para traerlas como mano de obra barata, y usarlos como herramientas contra las manife ...
+VER MÁS
#Sociedad

La xenofobia que nos han creado

Nadie discute la importancia vital de la presencialidad y sus virtudes, todos sabemos que debemos volver a ella lo antes posible, pero no a cualquier costo y sin importar las condiciones para que ella sea s ...
+VER MÁS
#Educación

1 de Marzo: clases presenciales e industria educacional

La economía China está totalmente imbricada con las grandes economías occidentales (además del resto de las economías del mundo) y que no es posible intentar bloquearla, aislarla o castigarla, sin reci ...
+VER MÁS
#Internacional

Los dolores de cabeza que Trump le hereda a Biden: la total derrota