#Género

Plurinacionalidad y género: dos luchas no tan distantes

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Sea la negación del aborto, el deber de las mujeres de ser madres antes que personas, los dogmas del sexo, la negación de derechos hacia gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y otra fauna sexual, la imposición del secreto sobre sus prácticas afectivo-sexuales (no poder besarse en público o exponerse al rechazo social, por ejemplo), y un sinfín de etcéteras. Negarse a estas imposiciones implica una serie de desventajas, descréditos y abusos de todo tipo.

En el colegio se nos enseña el sincretismo cultural como un valor de nuestra sociedad. La diversidad nos enriquece, pero muchas veces el proceso para llegar a esa homologación entre dos culturas es extremadamente violento. Latinoamérica, al igual que muchos otros territorios dominados, tuvo su invasión cultural a través de campañas militares y dispositivos de dominación colonial. El tejido cultural católico-español une nuestro continente en tanto el aporte indígena/geográfico lo hace más diverso.

No pocas culturas se resistieron a adoptar el cristianismo y las leyes de los reyes católicos de España. En parte esto fue la excusa que tuvieron los conquistadores para practicar la barbarie por toda la región. Defender la propia diferencia, por ejemplo, ha sido un móvil para el pueblo Mapuche, que está lejos de ser “nuestro” o “chileno”. A veces incluso no se trata de defender el orgullo y costumbres de un pueblo-nación, sino que sencillamente la supervivencia: hacer desaparecer ciertas formas de vida no sólo anula a los individuos, sino también sus medios de subsistencia. Algo como eso le pasa a los pueblos andinos en el norte: en su mayoría no pelean por tierras ancestrales, pero la intervención industrial les quita su derecho al agua y los alimentos, y amenaza con hacerlos desaparecer.

España coloniza América. El cristianismo coloniza las cosmovisiones americanas. Los estados-nación, vástagos de la España colonial, intentan suprimir o colonizar a las naciones que permanecían en el territorio. Eventualmente se produce la disputa entre el estilo de vida, costumbres y valores que un poder pretende imponer, y los que un pueblo tiene y desea preservar. Los pueblos que no quieren ser dominados, homogeneizados, son conscientes de su diferencia y por ello la defienden, reivindican su derecho a ser.

Ahora miremos una perspectiva mucho más individual: un sistema pretende imponer valores, costumbres y formas de vida a un grupo de la población.

Sea la negación del aborto, el deber de las mujeres de ser madres antes que personas, los dogmas del sexo, la negación de derechos hacia gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y otra fauna sexual, la imposición del secreto sobre sus prácticas afectivo-sexuales (no poder besarse en público o exponerse al rechazo social, por ejemplo), y un sinfín de etcéteras. Negarse a estas imposiciones implica una serie de desventajas, descréditos y abusos de todo tipo.

La relación entre mujeres y miembros no heterosexuales de la diversidad sexual, y la sociedad machista y heteronormada (es decir, que tiene como lo “normal” y como norma a la heterosexualidad) es la misma que la de los pueblos originarios y los estados-nación que en Latinoamérica los depredan. Por supuesto que hay cosas distintas en juego. No podemos comparar la libertad sexual con los medios de sustento de una población, pero la anulación de la identidad sigue ahí. El rasgo común es de dominación de un grupo sobre otro, de violencia de un grupo sobre otro, de diferencias que suscitan odios irracionales y de rechazos violentos, de la vulneración total del derecho a ser. El 50% de nuestra población en Chile pierde la soberanía sobre su propio cuerpo en pos de una maternidad impuesta, constante y esclavizante, en tanto Mapuche en el sur pierden su condición de sujetos de derecho en pos de los intereses políticos y económicos de algunos chilenos.

Anteriormente, en otra columna, hablé sobre la vinculación intrínseca del movimiento de diversidad sexual con el de género. Hoy quiero plantear que quienes estamos en la lucha de género no podemos sino empatizar, solidarizar y apoyar la causa de las reivindicaciones de naciones alternas que buscan dignidad, reconocimiento de sus derechos, y sobre todo, poder existir en paz. Por supuesto que quizás existan costumbres y valores que puedan no concordar (algunos pueblos indígenas tienen roles de género muy marcados, por ejemplo), pero ello no nos quita la condición de hermanos en la explotación, la violencia, y la lucha por una sociedad mucho más diversa y feliz.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de Enero

Buena columna, felicitaciones.

Ver todos
Ocultar

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader