#Género

Plurinacionalidad y género: dos luchas no tan distantes

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Sea la negación del aborto, el deber de las mujeres de ser madres antes que personas, los dogmas del sexo, la negación de derechos hacia gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y otra fauna sexual, la imposición del secreto sobre sus prácticas afectivo-sexuales (no poder besarse en público o exponerse al rechazo social, por ejemplo), y un sinfín de etcéteras. Negarse a estas imposiciones implica una serie de desventajas, descréditos y abusos de todo tipo.

En el colegio se nos enseña el sincretismo cultural como un valor de nuestra sociedad. La diversidad nos enriquece, pero muchas veces el proceso para llegar a esa homologación entre dos culturas es extremadamente violento. Latinoamérica, al igual que muchos otros territorios dominados, tuvo su invasión cultural a través de campañas militares y dispositivos de dominación colonial. El tejido cultural católico-español une nuestro continente en tanto el aporte indígena/geográfico lo hace más diverso.

No pocas culturas se resistieron a adoptar el cristianismo y las leyes de los reyes católicos de España. En parte esto fue la excusa que tuvieron los conquistadores para practicar la barbarie por toda la región. Defender la propia diferencia, por ejemplo, ha sido un móvil para el pueblo Mapuche, que está lejos de ser “nuestro” o “chileno”. A veces incluso no se trata de defender el orgullo y costumbres de un pueblo-nación, sino que sencillamente la supervivencia: hacer desaparecer ciertas formas de vida no sólo anula a los individuos, sino también sus medios de subsistencia. Algo como eso le pasa a los pueblos andinos en el norte: en su mayoría no pelean por tierras ancestrales, pero la intervención industrial les quita su derecho al agua y los alimentos, y amenaza con hacerlos desaparecer.

España coloniza América. El cristianismo coloniza las cosmovisiones americanas. Los estados-nación, vástagos de la España colonial, intentan suprimir o colonizar a las naciones que permanecían en el territorio. Eventualmente se produce la disputa entre el estilo de vida, costumbres y valores que un poder pretende imponer, y los que un pueblo tiene y desea preservar. Los pueblos que no quieren ser dominados, homogeneizados, son conscientes de su diferencia y por ello la defienden, reivindican su derecho a ser.

Ahora miremos una perspectiva mucho más individual: un sistema pretende imponer valores, costumbres y formas de vida a un grupo de la población.

Sea la negación del aborto, el deber de las mujeres de ser madres antes que personas, los dogmas del sexo, la negación de derechos hacia gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y otra fauna sexual, la imposición del secreto sobre sus prácticas afectivo-sexuales (no poder besarse en público o exponerse al rechazo social, por ejemplo), y un sinfín de etcéteras. Negarse a estas imposiciones implica una serie de desventajas, descréditos y abusos de todo tipo.

La relación entre mujeres y miembros no heterosexuales de la diversidad sexual, y la sociedad machista y heteronormada (es decir, que tiene como lo “normal” y como norma a la heterosexualidad) es la misma que la de los pueblos originarios y los estados-nación que en Latinoamérica los depredan. Por supuesto que hay cosas distintas en juego. No podemos comparar la libertad sexual con los medios de sustento de una población, pero la anulación de la identidad sigue ahí. El rasgo común es de dominación de un grupo sobre otro, de violencia de un grupo sobre otro, de diferencias que suscitan odios irracionales y de rechazos violentos, de la vulneración total del derecho a ser. El 50% de nuestra población en Chile pierde la soberanía sobre su propio cuerpo en pos de una maternidad impuesta, constante y esclavizante, en tanto Mapuche en el sur pierden su condición de sujetos de derecho en pos de los intereses políticos y económicos de algunos chilenos.

Anteriormente, en otra columna, hablé sobre la vinculación intrínseca del movimiento de diversidad sexual con el de género. Hoy quiero plantear que quienes estamos en la lucha de género no podemos sino empatizar, solidarizar y apoyar la causa de las reivindicaciones de naciones alternas que buscan dignidad, reconocimiento de sus derechos, y sobre todo, poder existir en paz. Por supuesto que quizás existan costumbres y valores que puedan no concordar (algunos pueblos indígenas tienen roles de género muy marcados, por ejemplo), pero ello no nos quita la condición de hermanos en la explotación, la violencia, y la lucha por una sociedad mucho más diversa y feliz.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de enero

Buena columna, felicitaciones.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President