#Género

Perdónanos Wladimir

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Aparte de nuestra intensa homofobia como país, nuestro clasismo es aún más fuerte, más incólume. Ya que, aunque creamos estar progresando, nuestra heterosexualidad clasista está aceptando solamente a los cabros que molestamos cuando éramos chicos en los colegios de curas.

Pasó de nuevo. Una vez más vemos a madres llorando casi como un susurro, pataleando contra el viento y mirando hacia arriba a un Dios que les parece inexistente en estos días. Ya no es Daniel, ahora es Wladimir, quien fue golpeado hasta la saciedad por un grupo de personas a las que les molestaba, sin él molestarlos.

Luego de las miles de emociones, golpes en el pecho y mea culpa que produjo el descarnado asesinato de Zamudio, hoy todo vuelve a cero. Nada de lo expresado, ni siquiera las palabras de tristeza de los sectores más conservadores, ni menos los ojos impávidos de los causantes de tanto dolor impidió que esto se repitiera.

Esto sucedió -a lo mejor, me imagino-  porque creímos que dictando leyes rápidamente al estilo comida rápida, podríamos solucionar todos nuestros males de una sola vez. Porque creemos que todo pasa por las leyes y no así por la cultura, por la relación que tenemos como individuos en una sociedad, la que debe ser a base del respeto y el entendimiento de las diferencias, sean las que sean.

Por lo mismo, es bueno no equivocarse, no cegarse, y menos dejar como casos particulares hechos que tienen que ver con la generalidad de quienes habitamos nuestro país. Y por lo mismo entender que, de una manera u otra, todos hemos sido parte de la golpiza a Wladimir. Esto lo digo, por mirar con distancia estos hechos como si fueran solamente en lugares de los que nunca seremos parte y por hacer -como heterosexuales- una sociedad a nuestra medida en donde no existe cabida para el diferente, a menos que éste trate de ser como nosotros, es decir: que no se muestre.

Nuestra tolerancia hacia la homosexualidad es mentirosa, muchas veces superficial y cercana a lo cool. Lo hacemos para no quedar como ignorantes y no estar fuera del mundo del nuevo progresismo liderado por Simonetti, Luis Larraín y compañía. Aplaudimos marchas ABC1, en donde los homosexuales tratan de no serlo escondiendo sus pintas y sus modos para que así nosotros podamos unirnos, incluirlos. Sin embargo, más abajo de Plaza Italia los jóvenes que no forman parte de esa élite -y que son igual de gays que los que sí forman parte-, siguen siendo pateados, golpeados, humillados y desangrados.

Esto sucede porque, aparte de nuestra intensa homofobia como país, nuestro clasismo es aún más fuerte, más incólume. Ya que, aunque creamos estar progresando, nuestra heterosexualidad clasista está aceptando solamente a los cabros que molestamos cuando éramos chicos en los colegios de curas. Todo porque tienen un apellido conocido y el acento -con la papa en la boca- es similar al nuestro.

Pero para abajo no miramos. Abajo si quieren pueden mutilarse entre ellos, ya que nuestro espesor cultural debe ser solamente compartido entre quienes pudimos pagar colegios y universidades, y no así entre quienes no tuvieron nuestra misma suerte.

Según veo, la aceptación de la diferencia -y no me refiero solamente a la homosexualidad- la creemos un hecho cuando hay sólo un grupo que se cree tolerante y apoya ciertas causas. Pero no hacemos ningún trabajo para que esto sea más amplio, y se arraigue, de una vez por todas, en nuestra conciencia colectiva.

Por lo mismo, como parte de esos heterosexuales que se creen cool y progre, es que solamente me queda pedir perdón a Daniel, Wladimir y sus familias. Perdón por ese pequeño grupo que cree ser toda una sociedad y que, en pro de una cierta inclusión a nivel de castas, excluye a quienes, como ustedes, no son parte de ello.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
FERNANDO VILLALOBOS

02 de Noviembre

CHILE PAIS MALO CON SU GENTE CON SUS ARTISTAS, CON SUS VIEJOS, CON SUS MINORIAS SEXUALES Y ETNICAS, CON SUS NIÑOS………….EN FIN HACE FALTA UN CAMBIO CULTURAL QUE HAGA REMECER CONCIENCIAS Y ELEVAR LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS. PERO PARA ESO SE REQUIERE CAMBIAR LA CONTITUCIÓN FACISTA DE PINOCHET Y MEJORAR LA EDUCACION ….NO SEGUIR CONSTRUYENDO MALL Y ENVENENANDOLE LA CABEZA A LA GENTE QUE CADA DIA QUE PASA ESTA MAS TONTA…………………

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir