#Género

Paridad de género: verdad a medias

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Desde este punto de vista la políticas de género y de integración de las mujeres aun están en deuda, si bien ha existido una gestión para realizar cambios a nivel institucional, esto no es suficiente si las políticas públicas no logran llegar a toda la población por igual, mucho menos si los sectores más vulnerables no se sienten, ni están representados.

Hoy luego de tanto nombramiento y la seguramente cansadora búsqueda de la paridad en los cargos designados por la Presidenta, surge  la interrogante, ¿será suficiente con que el equipo de la Presidenta esté conformado en 50% por mujeres? Da la impresión que para el  gobierno y su entorno, estas designaciones son un  gran paso pues se  está retomado el rumbo perdido hace cuatro años, pero hay que recordar que en el anterior gobierno de Bachelet  la paridad en los cargos fue una de las premisas impuesta por la presidenta.

Pero el simple acto de poner mujeres en algunos ministerios y servicios  fue el primer paso para abrirse a las políticas de género más profundas en las instituciones públicas, en aquel periodo  hubo toda una estructura de trabajo intersectorial desde los ministerios, los cuales debían bajar hacia los distintos estamentos  tratando de inyectar en el ADN del aparato estatal una visión de género en las nuevas políticas públicas y servicios regionales a través de todo el país.

Conocer  estas políticas de integración, por medio del trabajo realizado desde el área de la salud,  me permitió estar en contacto con las personas y sus familias y presenciar como ellas percibieron esta nueva forma de intervención desde una marginación social que hasta el día de hoy les ha  impedido hacerse parte del sistema. Constatar  in situ como la mujer es parte fundamental en el desarrollo de la familia, en el de sus hijos y por ende en el crecimiento de la sociedad,  pero a la vez, comprobar lo poco consciente que son ellas mismas  de su rol a nivel familiar y social, pues se mueven más bien por inercia, por instinto y por la necesidad de mantener a cualquier costo a su familia, en definitiva las mueve la supervivencia.

Esto no es una realidad aislada o marginal, si realizáramos una caracterización de la mujer promedio de una región rural, como por ejemplo el Maule, podemos encontrar en ellas características similares: baja escolaridad, mayor número de hijos, relaciones inestables, precariedad habitacional, escasa participación social y por supuesto  malas condiciones laborales. Es decir, mujeres sub empleadas desarrollando faenas agrícolas y de temporada o emprendimientos de subsistencia, lo que tiene como resultado bajos ingresos, ubicándolas  en los quintiles más bajos (I y II) y a pesar de que para muchas entidades esta situación es extrema, por lo que les corresponde que sean parte de la población más vulnerable y por lo tanto, objetivo de la mayoría de las ayudas sociales y foco de las políticas públicas, estas mujeres no calzan en ningún programa, por lo que no son integradas.

Así como nos encontramos con mujeres con características socioeconómicas que nos develan una  falta de pertinencia y/o cobertura de las políticas de integración, por  lo cual hacemos la siguiente aseveración: cuando se  habla de políticas de paridad, sólo estamos refiriéndonos a la integración de mujeres a puestos políticos, es decir, repartir el poder, sin que vaya  de la mano con la incorporación de la visión de género en sus funciones, sino más bien se busca que las mujeres nos sintamos representadas en altos cargos públicos y de confianza, sin que esta acción englobe a la población femenina, sólo a un grupo privilegiado ligado al mundo intelectual y de una nueva política emergente. ¿Es esto realmente integración?

Qué ocurre con las otras mujeres, aquéllas que copan los primeros quintiles según nuestro modelo, el mismo que las excluye y las deja relegadas del mercado, como parte de la mano de obra no calificada  de los subsectores económicos.

Desde este punto de vista la políticas de género y de integración de las mujeres aun están en deuda, si bien ha existido una gestión para realizar cambios a nivel institucional, esto no es suficiente si las políticas públicas no logran llegar a toda la población por igual,  mucho menos si los sectores más vulnerables no se sienten, ni están representados.

Es tarea de nuestra sociedad sumarse a todas aquellas campañas que van orientadas a la integración de las mujeres, pero no sólo pensando en que adquieran más cargos públicos o mejores puestos y remuneraciones en las empresas o mayores cuotas de poder, sino para tener políticas públicas efectivas e instituciones comprometidas en torno a la integración de todos  los sectores de nuestra sociedad.

Mucho se ha repetido que Chile cambió, que nuestra  sociedad cambió y si creemos que esto es verdad  es momento que las políticas de género también se modifiquen, maduren y alcancen finalmente  a todos y todas los chilenos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Andres Rios

21 de marzo

Y no solo es una cuestión de genero creo que también hay que considerar en este nuevo trato a las minorías étnicas, sexuales, discapacitados y niños.
basta de fomentar la discriminación desde el estado. hay que buscar la Igualdad sin apellido.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?