#Género

Noticias sobre la compasión en Chile

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Desde hace ya largo rato que el clima político y social en Chile y también en el resto del globo, se ve agitado y crea la sensación ambiente entre las personas que las cosas, contrario a los deseos de la mayoría, pueden empeorar y claro, como siempre, ese empeoramiento de la situación tendría efectos más crueles y duraderos en aquellas personas que se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad.
 
Las teorías políticas parten del supuesto que la actividad humana por excelencia, esta es, la capacidad de vivir juntos, es una especie de competencia en la que necesariamente deben haber ganadores (siempre los menos) y perdedores (siempre los más). También existen algunos esfuerzos de la más diversa índole (religiosos, políticos, filosóficos, etc.) que buscan un modelo de acción en las relaciones humanas que suponga el caso contrario, esto es, que en la competencia por los recursos en una sociedad termine siendo que los más sean quienes se beneficien y los menos, los que sufran. De esta idea inicial correctiva de la vida en común humana es que nacen instituciones modernas y no tan modernas, como el Estado, la participación social e incluso la idea de los partidos políticos, las ONGs y las organizaciones internacionales.
 
Tengo la convicción racional y espiritual que a través de la revitalización de acciones basadas en la Compasión, aplicada a todos los campos de acción humana, podría existir un puente entre la idea de la competencia (juegos de suma cero) y la situación de bienestar general progresivo y sostenible (juegos de suma positiva o win-win). Sobre esto quisiera dedicar algunos párrafos.
 
Existe una buena noticia respecto de la Compasión y la Regla de Oro: "No hagas a otro lo que no quieras que a ti te hagan". Esto no es sólo un asunto religioso o meramente especulativo, sino que la propia naturaleza (incluida la naturaleza humana) recoge este principio en su composición desde siempre. La ciencia afirma que es probable que en la evolución humana, incluso antes de la existencia del homo sapiens, sentimientos como la compasión, el amor y la simpatía ya estuvieran presentes en la memoria genética a través de lo que se ha llamado selección por parentesco. La idea básica de la selección por parentesco es que si un animal siente compasión por un familiar cercano, y esta compasión hace que el animal ayude al familiar, al final la compasión termina ayudando a los genes que “memorizan” a la compasión misma. Por tanto, visto desde una perspectiva evolutiva, la compasión es en realidad una manera en que los genes se ayudan a sí mismos. Claro, esta explicación darwiniana de la compasión puede sonar algo egoísta. Esa es la mala noticia. La buena noticia es que la compasión es natural. La mala noticia es que esta compasión seleccionada por parentesco está restringida de manera natural a la familia o los grupos más cercanos y afines.
 
Pero existe una segunda buena noticia. Un elemento importante respecto a la Compasión Natural del ser humano es el “altruismo recíproco”. Aquí la idea básica es que la compasión nos lleva a hacer el bien por personas que luego harán lo mismo por nosotros. La mayoría de nosotros nos sentimos muy tristes si algo malo le ocurre a un familiar o a un amigo pero nuestro grado de empatía, esto es, de la capacidad de condolernos o ponernos en los zapatos de otros, baja si se trata de las noticias sobre la hambruna en el Cuerno de África o las víctimas diarias de los conflictos en Irak, Pakistán o incluso más cercanamente de las víctimas del conflicto mapuche. Esta es otra historia de buenas y malas noticias, sería bueno que la compasión se extendiera más allá de la familia y amigos gracias a este tipo de lógica evolutiva. Lo malo es que de esto no se deriva por sí misma una compasión universal. Así que queda mucho trabajo por hacer.
 
Parafraseando a los rabinos y los primeros padres de la Iglesia cuando decían que cualquier interpretación de las escrituras que provocara odio y discriminación era ilegítima. Necesitamos revitalizar ese espíritu. Y esto no sucederá simplemente porque una ráfaga del espíritu del amor pase junto a nosotros. Por el contrario, necesitamos incorporar una lectura compasiva a la legislación, a la aplicación de ésta a los planes y programas de Gobierno, a la forma de constituir la política actual. Qué diferente sería una relación entre el Estado y el pueblo mapuche basado en la compasión no por las tierras o los bienes sino en el respeto hacia las personas, de todas partes. O cuánta diferencia habría si el diálogo entre estudiantes y gobierno tuviera cuotas de compasión y empatía de cada uno hacia el otro; si las órdenes hacia las fuerzas de seguridad fueran basadas en comprender y a los que se manifiestan por un mejor futuro incluso para su propios hijos e hijas o bien cuál; sería el grado de progreso y desarrollo y si la legislación buscara proteger y condolerse con las personas que no poseen tantos bienes y capital como para influir en el voto o elección de una autoridad.
 
La participación social y ciudadana se basa en corregir aquellas formas de hacer de la vida pública de los asuntos públicos un lugar más amable y más justo para compartir, para derribar el interés de uno por el interés y bienestar comunitario. Esta es la mala noticia. Si han puesto atención, nuestro país y en general el globo, dista mucho de acercarse a esta certeza científica, la de la compasión estructural genética humana y, por el contrario, a pesar de que una apreciación de la regla de oro es natural, también es natural imaginar excepciones para la regla de oro.
 
Hay todavía una buena noticia más. Esta es que la historia ha ampliado de manera natural las redes de afectividad (juegos de suma positiva, win-win), estas redes que pueden actuar como canales para la compasión. La historia de la globalización es en buena medida una historia de suma positiva, desde el descubrimiento del fuego hasta el gobierno 2.0. La interdependencia cultural, económica, de información actual, que lleva a cambiar las percepciones e interpretaciones del otro es una buena esperanza para la compasión.
 
Pero si hay tantos juegos de suma positiva debido a la interdependencia provocada por la globalización,  ¿por qué el mundo no está aún imbuido de amor, paz y comprensión? La respuesta es complicada, pero ocurre que  muchas veces las personas no reconocen la dinámica de suma positiva que hay en el mundo.  Creo que en esto los políticos pueden desempeñar un papel fundamental. Pero me temo que, aquí, tenemos de nuevo una historia con buenas y malas noticias, y es que la imaginación moral es parte de la naturaleza humana. Eso es bueno, pero, de nuevo, tendemos a manifestarlo selectivamente en nuestra red más íntima. Una vez que declaramos a alguien como adversario, contrario o enemigo (suma cero), será un ejercicio vano el tratar de ponernos en sus zapatos, y esto es algo natural. 
 
Pues bien, quisiera sintetizar lo que he dicho en lo que concierne a la compasión y la regla de oro, diciendo que es una buena noticia que la compasión y la regla de oro estén en cierto sentido incorporadas en la naturaleza humana. Pero que es desafortunado que se manifiesten inicialmente de forma selectiva en la red más cercana de las personas solamente. La buena noticia es que la interdependencia que generan los procesos de interacción e intercambio de información, económica, política, cultural, social, etc., permiten abrir espacios a la empatía y expandir las posibilidades de que la compasión habite en la mayor cantidad de relaciones humanas fundamentalmente en las políticas que es donde se juega buena parte del partido llamado “¿podemos vivir juntos?” Transformar esta situación de base nos tomará un gran trabajo. Pero nunca nadie dijo que hacer el trabajo de los dioses sería sencillo. Confucio decía: aplica el principio de no hacer a otro lo que no quieras que a ti te hagan todos los días y todo el día. Actuar con compasión, hace muy difícil volver de nuevo, sin pensárnoslo dos veces, a una actitud egoísta hacia el otro. Expandir esto sería una noticia revolucionaria.
————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de octubre

La compasión es la única forma de vinculación real que se da entre humanos.
La historia nos ha demostrado que millones se pueden reunir y asociar en contra de otros,
pero eso no es verdadera vinculación.

Gracias por tu artículo.

Un saludo!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes