#Género

Amor, el único requisito para ser familia

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Nicolás tiene dos papás. Anita, probablemente, sólo tenga mamá. Juanito, definitivamente, sólo tiene a su abuela. e

Esa es la realidad de un Chile que se busca esconder. Se dice que muchas veces la realidad supera a la ficción. Leyendo un comentario de opinión del escritor Jorge Baradit, tomo la siguiente frase:  “Ser lo que se es …puede ser una buena denominación para la felicidad”


Y el Estado tiene la obligación de tomar parte en esta misión. Porque los grandes temas, son temas de Estado. La sociedad que queremos construir es una decisión de Estado, no de un círculo de poder o de una ideología en particular.

¿Por qué nuestro país tiene altos índices de depresión? ¿Por qué  en las calles de nuestro país las personas se insultan, se agreden tanto y casi siempre todo el mundo está enojado? Probablemente porque estamos ahogados de  esconder la realidad y actuar cotidianamente bajo un manto de hipocresía tremendamente dolorosa. Nuestra realidad nos pesa.

Qué tan escandaloso puede ser un libro que da cuenta de una realidad cada vez más presente en nuestro entorno. Considero más escandalosa la forma en que viven muchos niños en situación de vulnerabilidad en los barrios de nuestras ciudades; más escandalosa la tristeza e impotencia del padre cuyo sueldo mínimo no alcanza a cubrir las necesidades básicas de sus hijos; más escandalosa la situación de salud, privación social y cultural en que viven muchos niños en este país. La mayoría accede a una realidad distorsionada de lo que es la sociedad y la diversidad cada día, a través de la televisión y ante eso no he escuchado las grandes demandas de protección a la infancia de algunas delicadas autoridades.  Los programas de farándula cuyo modelo es la intromisión, enfrentamiento y  burla constante ante la vida del otro, la telenovela de la tarde -que felizmente comparten nuestros niños con sus padres- promueve abiertamente una visión de sociedad que no es real, incorporando en ellos mayor sensación de frustración. Todo lo que ahí observan, jamás pertenecerá a su vida cotidiana: el programa nocturno que lidera la audiencia y que muchos niños comentan cada mañana en la escuela -donde se promueve una imagen machista exacerbada sobre el ideal de mujer para un hombre bien macho- y la homofóbica imagen de la diversidad, convirtiéndola en motivo de burla y circo cada noche. Entonces, ¿será tan terrible un texto que muestra a “Nicolás” de la mano de sus padres, que a través del afecto conforman una familia, no tradicional, pero familia real, al fin y al cabo?

El mundo llama inmorales a los libros que le explican su propia vergüenza, nos dice Oscar Wilde. Probablemente nos avergüence la posición como uno de los  países con  mayor índice  de segregación. Justo cuando la discusión es la inclusión social, nos enfrentamos a un conflicto que desnuda nuestra inevitable posición desde el poder, la inconfundible costumbre de excluir a aquel que es diferente, que no se ajusta a nuestro perfecto orden arcaico. Nos asusta la intromisión de la minoría, porque el excluido siempre es minoría o está en desventaja, de lo contrario su realidad sería diferente.

En el texto infantil de los holandeses Linda Hann y Stern Nijland , titulado Rey y Rey, cuyo argumento dice que:  un buen día la reina decide que está muy cansada para gobernar, y que su hijo, el Príncipe, tiene que casarse para asumir su lugar. A pesar de la reticencia de éste a seguir los designios reales, termina aceptando, y así da comienzo un colorido desfile de princesas de todos los rincones del mundo. El príncipe, con cara de aburrido, va descartando una tras otra, y cuando ya las esperanzas reales tocaban fondo, aparece una última princesa junto con su hermano. El flechazo es fulminante y el príncipe queda prendado del otro príncipe. El cuento no finaliza con una boda, pero sí como cualquier otro  con la frase: “y fueron felices y comieron perdices”.

Respeto, amor y aceptación son valores que conviene transmitir desde pequeños. Y el Estado tiene la obligación de tomar parte en esta misión. Porque los grandes temas, son temas de Estado. La sociedad que queremos construir es una decisión de Estado, no de un círculo de poder o de una ideología en particular.

La protección de la infancia tiene que ver con otros temas no resueltos. Aquellos temas de mayor complejidad, cuyos errores y desidia están enraizados en la historia social, cultural y política no resuelta de este país, y que nos persigue y aflora en los temas contingentes, los temas de este siglo, que nos demandan reflexión, que nos exigen, y que no sabemos ni estamos preparados para abordar de acuerdo al tiempo y época que vivimos.

TAGS: Familia Homoparental Homofobia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Felipe

11 de Noviembre

Que buena columna, la comparto. 🙂

13 de Noviembre

Gracias, Felipe. Saludos

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Eliana Ojeda planteó que ya no se debía recordar solamente la muerte y el dolor de la dictadura, la memoria de los dirigentes debía construirse en base a las conquistas sociales que estos habían alcanza ...
+VER MÁS
#Sociedad

Villa Italia: recordar la muerte, resignificar la vida

Las leyes jamás deberían ser condicionadas por instituciones ajenas a los intereses de las mayorías
+VER MÁS
#Sociedad

Salud pública y religión

Educar para el nunca más desde la educación en derechos humanos, es educar para la democratización política, colectiva y ciudadana. Es educar para la paz, para el desarrollo sostenible de las sociedades ...
+VER MÁS
#Educación

Reflexiones sobre la educación en derechos humanos y el nunca más

Que la llegada de la primavera abra espacios de luz en todos, despertando -como con la naturaleza- las consciencias más elevadas. Más luz implica más sabiduría, plenitud y amor
+VER MÁS
#Ciudadanía

Equinoccio: ¡Que la primavera traiga nueva vida y sabiduría!

Nuevos

Eliana Ojeda planteó que ya no se debía recordar solamente la muerte y el dolor de la dictadura, la memoria de los dirigentes debía construirse en base a las conquistas sociales que estos habían alcanza ...
+VER MÁS
#Sociedad

Villa Italia: recordar la muerte, resignificar la vida

Las leyes jamás deberían ser condicionadas por instituciones ajenas a los intereses de las mayorías
+VER MÁS
#Sociedad

Salud pública y religión

Educar para el nunca más desde la educación en derechos humanos, es educar para la democratización política, colectiva y ciudadana. Es educar para la paz, para el desarrollo sostenible de las sociedades ...
+VER MÁS
#Educación

Reflexiones sobre la educación en derechos humanos y el nunca más

Que la llegada de la primavera abra espacios de luz en todos, despertando -como con la naturaleza- las consciencias más elevadas. Más luz implica más sabiduría, plenitud y amor
+VER MÁS
#Ciudadanía

Equinoccio: ¡Que la primavera traiga nueva vida y sabiduría!

Popular

Es momento oportuno para reflexionar sobre ¿Cómo deberá ser el aprendizaje post-pandemia? En particular de cara a las generaciones de Centennials. Se confronta el pasado y futuro
+VER MÁS
#Educación

El futuro de la Educación

Nadie sabe dónde estás ahora, nadie registró donde marcó tu última coordenada la ensangrentada rosa de tus vientos. Solo tenemos estas fotos
+VER MÁS
#Política

Antonio Aguirre, ´Gonzalo'

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

El camino es largo y escarpado, pero ya se divisa a lo lejos la nueva patria posible, largamente buscada, emergiendo lentamente, atenta a nuestros cuidados
+VER MÁS
#Sociedad

Chile. La nueva Patria posible