#Género

Maternidad versus política pública

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las mujeres con discapacidad que, por una u otra razón, la vida les da la posibilidad de ser madres, deben sortear algunas batallas cotidianas para lograr ser validadas como tal. En ocasiones cosas que las demás madres hacen casi por inercia, para nosotras es un desafío.

Realmente son momentos difíciles, cuando se contrapone tu derecho a la maternidad, y el deseo de criar por ti misma a tu hija/o, pero tu cuerpo no ayuda mucho. Estás en un cuerpo inmóvil, en mi caso la tetraplejia, con una mente en constante movimiento, en busca de estrategias para que ese ser pequeñito esté bien y se sienta orgullosa/o de ti.


Mi nombre es Valeria Riveros Agurto, Trabajadora Social y madre en situación de discapacidad severa. Llevó 2 años y 9 meses visualizando mi historia, en diferentes redes sociales, foros e instancias presenciales con autoridades.

Inevitablemente, hacer un balance de la vida, en este momento, es una reconstrucción de lo bueno y lo malo. No puedo obviar lo imprescindible de contar en Chile con una política pública, donde el Estado reconozca nuestro rol de madre, brindando las herramientas necesarias para permanecer junto a nuestros retoños. No cabe duda que las voluntades están, pero simplemente hay temas que no pueden depender de éstas o de cual o tal gobierno está de turno, o de cómo la autoridad a “cargo” de tu caso empatiza con tu situación.

Chile, como un Estado de bienestar, ha firmado y ratificado innumerables Tratados y Convenciones internacionales en pro de la igualdad de condiciones y oportunidades para las personas en situación de discapacidad.  Sin embargo, a las madres con diversidad funcional, en muchos casos, se nos visualiza como un objeto que vino a descuadrar lo socialmente impuesto. Se nos encasilla en tipificaciones tales como: Confrontacional y hasta agresivas si no aceptas la intervención del gobierno de turno, experimentando con diversas medidas y  ver cuál se acomoda a lo que estás viviendo. Con personas que deciden sobre tu futuro, sin siquiera conocer a fondo tu realidad concreta.

Mi nombre es Valeria Riveros Agurto, Trabajadora Social y madre en situación de discapacidad severa. Llevó 2 años y 9 meses visualizando mi historia, en diferentes redes sociales, foros e instancias presenciales con autoridades. Un camino arduo, a veces doloroso, a veces no entendiendo por qué se hace tan complejo llegar al otro o solo que comprendan que tu único objetivo en la vida es estar con tu hija, criarla y que la discapacidad no sea una barrera o un motivo para separarnos. No siempre es sencillo mantener la calma, cuando cada cierta cantidad de meses, te dicen que no hay presupuesto para apoyarte, o se hicieron modificaciones.

Mi hija no es una mascota a la que yo pueda dejar encargada en cualquier lugar o dejarla sola en casa con agua y alimento, mientras se resuelve que harán con nosotras. Tampoco mi condición, me permite decidir en qué instantes soy autovalente o dependiente severa. A juicio personal, esto me parece tremendamente inhumano. Más aún, cuando organismos como el Servicio Nacional de la Mujer, o la Defensoría de la Niñez, no se hacen parte.

Claramente, estamos avanzando en “inclusión”, pero en lo que respecta a mi maternidad, y la de otras madres en situación de discapacidad severa, hay cuestiones que no podemos transar, ni esperar de brazos cruzados, que en algún momento se den cuenta, que existimos, estamos acá, y más firmes que nunca decimos, la discapacidad no es factor de riesgo para mi hijo/a, quiero estar con ella.

La verdad, la vida fue y es muy generosa conmigo, tengo amigos que me ayudan a que el camino sea menos sinuoso. Algunos/as comparten mi lucha, a otros/as les cuento algunas cosas y en silencio también la acompañan, algunos estuvieron por un ratito y otros/as perduran en el tiempo, con esto me he ido transformando, levantando cuando he caído, y llorado de felicidad y tristeza, pero, lo importante, es que sigo junto a mi Fernanda (mi hija).

Quizás, hay quienes no entienden esta lucha, otros la cuestionan y critican, lo cierto, es que no podría dejar a mi beba, ni quedarme callada, y aceptar lo que se supone es así, y mi condición lo perpetua, como si no hubiese nada más que hacer, más que aceptar resignada. Francamente, siempre he sabido que el ser humano, es un animal de costumbre, que se adecua a cualquier contexto, pero, no a perder un hijo, y menos por solo haber nacido con discapacidad.

No me pidan eso, porque no sucederá.

Agradezco a quienes han detenido unos minutos parte de su día, para leer estas líneas.

Valeria Riveros Agurto.

TAGS: #Maternidad Discapacidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad