#Género

Los desafíos de la educación superior en los territorios mapuche

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
En el contexto de las movilizaciones estudiantiles, la irrupción de la Federación Mapuche de Estudiantes (FEMAE) –agrupando a universitarios y secundarios-, exigiendo al mundo político el reconocimiento de sus derechos educativos, cuyos pilares son la interculturalidad en todos los niveles del sistema, financiamiento de los Hogares Mapuche, aumento de la cobertura de la beca indígena, y  el establecimiento de una Universidad Mapuche intercultural, reabre las puertas a un debate desplazado de la agenda pública en Chile: el desafío del sistema de Educación Superior (ES) para incorporar a los jóvenes mapuche- y a los indígenas, en general-, junto con sus demandas y acervos culturales; estos últimos enclavados en dos pilares fundamentales, territorio y lengua.
 
Dar cuenta de este desafío implica desarrollar políticas en al menos tres ámbitos: acceso (que promueva equidad entre mapuches y no mapuches); reconocimiento de la diversidad (lengua y cultura en los contenidos y sistemas de enseñanza); y vinculación entre los proyectos educativos y los contextos de origen de los estudiantes. Acceso, diversidad y vínculo con el territorio son pilares interconectados que no pueden dejar de ser considerados a la hora de evaluar a las instituciones educativas.
 
Pero, ¿cuánto hemos avanzado en estos ámbitos durante los últimos 20 años? Mi percepción es que se han tomado medidas importantes tendientes a favorecer el acceso al nivel terciario, pero poco se ha avanzado en transformar a las aulas universitarias en espacios de real acogida de la diversidad cultural mapuche, y en instancias efectivas para el tratamiento de las necesidades de los contextos interculturales rurales, especialmente de las comunidades situadas entre la Región del Bío Bío y  Los Lagos.
 
En materia de acceso al nivel superior, la cobertura neta [1] en el tramo 1996-2009 para jóvenes mapuche pasó de un 7,1% a 17%, incremento relacionado con la apertura y expansión de las ayudas estudiantiles (créditos y becas) durante la última década, pero especialmente con la creación en 1991 de la “beca indígena”. Sin embargo, el aumento en la cobertura entre los jóvenes mapuche no ha implicado una reducción proporcional en las brechas de acceso respecto de sus pares no indígenas: en 1996 la brecha era de 14,3 puntos porcentuales, y en 2009 de 12,9. Para contribuir a cerrar esta brecha se requiere perfeccionar la política de becas indígenas, aumentando el monto y cantidad de becas en el nivel terciario, mejorando los canales de difusión y estableciendo programas de apoyo a la permanencia de los estudiantes.
 
Por otro lado, Chile no cuenta con políticas estatales de promoción de la inclusión de la diversidad étnica en la ES, y los esfuerzos existentes –generalmente poco notorios-, corren por cuenta de algunas universidades. Programas tales como “Rüpü” de la Universidad de la Frontera y el de “Formación de profesores de educación básica en contexto mapuche” de la Universidad Católica de Temuco, son esfuerzos importantes pero aislados, y lo que necesitamos es modificar la arquitectura del sistema de ES para un efectivo diálogo intercultural.
 
Finalmente, es necesario vincular los saberes y haceres de la Universidad y de los territorios mapuche, y viceversa. Ello requiere de esfuerzos concatenados entre comunidades, estudiantes y profesional mapuche, y también de las oportunidades que brinden las universidades, el gobierno, la sociedad civil y el sector privado, para el establecimiento de puentes de interaprendizaje. Esto, sin dejar de considerar el complejo escenario de relaciones entre algunos territorios mapuche y el Estado.
 
El proyecto “Jóvenes y Educación Superior para Territorios Mapuche” de Rimisp busca ser  un importante aporte al debate y generación de propuestas, con el potencial de crear puentes interculturales entre territorios mapuche, las instituciones y la sociedad civil.
 
Frente a los retos enunciados, diversos actores mapuches ya han dado el primer paso. Desde hace más de una década han ido enarbolando propuestas para  que el sistema educativo responda a las necesidades de sus territorios y su gente, especialmente de sus niños y jóvenes. La incorporación de la interculturalidad como principio orientador del sistema educativo en la LGE, y actualmente, la propuesta por una “Ley de Derechos Educativos y Lingüísticos” de la Red EIB, junto con las reivindicaciones de la FEMAE en el nivel superior son, seguramente, algunos ejemplos de este importante esfuerzo, dentro de muchos otros.
 
[1] Cantidad o porcentaje de estudiantes matriculados en el sistema educativo, sin contar los que están por encima de la edad correspondiente para el respectivo nivel. En ES corresponde a la población entre 18-24 años que cursa estudios superiores, respecto del total de población entre 18-24 del país.
 
* Fabián Flores es sociólogo y editor general de ISEES
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de Noviembre

Existen otras etnias en el país. El mapuchecentrismo no me hace mucha gracia.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los globos tienen que terminar en algún lado y habitualmente es en alguno de esos grandes vertederos de basura que llamamos mares y océanos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sobre los inocentes globos

En la capital guatemalteca cuando se camina por las calles, es común encontraste con empapelados en las paredes, con fotografías de los desaparecidos, la gente pasa sin mosquearse, total que no eran famil ...
+VER MÁS
#Sociedad

Guatemala: la amnesia de un país vencido

El fracaso de un país se mide por el trato dado a la niñez y, por lo tanto, debemos declararnos fracasados a nivel planetario
+VER MÁS
#Sociedad

Era un niño llamado Tomás

Dar el poder al estado sobre matar personas por que mataron personas, es una confirmación del poderío estatal sobre el precio de la dignidad humana
+VER MÁS
#Justicia

No confundas justicia con venganza

Nuevos

Los globos tienen que terminar en algún lado y habitualmente es en alguno de esos grandes vertederos de basura que llamamos mares y océanos.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sobre los inocentes globos

En la capital guatemalteca cuando se camina por las calles, es común encontraste con empapelados en las paredes, con fotografías de los desaparecidos, la gente pasa sin mosquearse, total que no eran famil ...
+VER MÁS
#Sociedad

Guatemala: la amnesia de un país vencido

El fracaso de un país se mide por el trato dado a la niñez y, por lo tanto, debemos declararnos fracasados a nivel planetario
+VER MÁS
#Sociedad

Era un niño llamado Tomás

Dar el poder al estado sobre matar personas por que mataron personas, es una confirmación del poderío estatal sobre el precio de la dignidad humana
+VER MÁS
#Justicia

No confundas justicia con venganza

Popular

Resulta francamente incomprensible que la Corte Suprema niegue la viabilidad del recurso de protección para valorar la actuación de Carabineros sin siquiera explicar por qué alcanzó esta conclusión
+VER MÁS
#Justicia

El desentendimiento de la Corte Suprema ante los abusos de Carabineros

No había oportunidades en Chile, sencillamente se quiso abusar de la situación más precaria de gente de otros países para traerlas como mano de obra barata, y usarlos como herramientas contra las manife ...
+VER MÁS
#Sociedad

La xenofobia que nos han creado

Nadie discute la importancia vital de la presencialidad y sus virtudes, todos sabemos que debemos volver a ella lo antes posible, pero no a cualquier costo y sin importar las condiciones para que ella sea s ...
+VER MÁS
#Educación

1 de Marzo: clases presenciales e industria educacional

La economía China está totalmente imbricada con las grandes economías occidentales (además del resto de las economías del mundo) y que no es posible intentar bloquearla, aislarla o castigarla, sin reci ...
+VER MÁS
#Internacional

Los dolores de cabeza que Trump le hereda a Biden: la total derrota