#Género

La gota, el balde y el océano

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Somos 3 billones y medio de niñas, jóvenes y mujeres en el mundo. Pertenecemos a culturas diferentes, tenemos religiones o creencias distintas. No hemos estudiado la misma cantidad de años. Nuestras posesiones no se parecen ni en volumen ni en valor. Pertenecemos a todos los grupos sociales. Nuestros cuerpos se parecen poco, casi nada. Tenemos en común, podríamos decir cromosomas. Y eso, porque hay personas de sexo femenino XX, XXX -1 cada 1500 niñas son “47, (XXX)”-.


El hecho es que una vez que socialmente somos reconocidas niñas o mujeres, designadas niñas o mujeres, cada una de nosotras va a descubrir el sexismo

Podríamos decir que tenemos en común la vulva, el clítoris, la vagina, el útero, las trompas de Falopio, los ovarios. Eso al menos al nacimiento. Después entre les MGF mutilaciones genitales-sexuales femeninas (escisión) y otras operaciones, eso no nos define tampoco. Finalmente, eso importa poco. El hecho es que una vez que socialmente somos reconocidas niñas o mujeres, designadas niñas o mujeres, cada una de nosotras va a descubrir el sexismo.

Primero vamos a descubrirlo como una gota: no hagas esto o lo otro porque las niñas no lo hacen.

Después vamos a escucharlo como varias gotas: haz esto o lo otro porque las niñas deben hacer eso y lo otro.

Durante la adolescencia no van a hacer gotas sino un balde el que nos va a llegar sobre la cabeza: obligaciones, restricciones y prohibiciones van a organizar nuestra ropa, nuestros rituales para estar “presentables”, nuestro comportamiento y gestos.

En el comienzo de la vida activa el segundo balde va a ser de agua fría porque vamos a quedar plasmadas viendo que con el mismo diploma y con el mismo trabajo vamos a ganar menos. El mito del diploma y la independencia económica se nos va a hacer sal y agua.

La inmersión en la vida de pareja o en la maternidad no va a hacer un balde de agua fría por la simple y sencilla razón que tendremos la cabeza bajo el agua observando un pozo de desigualdades y de un número aún más grande de obligaciones, restricciones y prohibiciones.

Ustedes dirán, que eso no dura toda la vida. Es cierto. Después viene lo peor. Cuando una empieza a investigar el tema, leer la historia de los derechos de las mujeres, leer los libros especializados en sexología (publicados en el 2014 y que son terriblemente machistas), leer los análisis mundiales de desigualdad económica… Ya no sientes una gota de sexismo (como poner la mesa mientras tu hermano ve televisión).

Ya no sientes gotas discriminación (como cuando tu profesor de historia se pasa un semestre sin mencionar una sola mujer porque no le dió la gana y tu profesora de castellano habla usando sólo el masculino al singular y al plural como si tú y tus compañeras no existieran).

Ya no sientes sólo el balde de agua fría de la desigualdad salarial o del machismo permanente de tu media naranja que cuenta contigo para que después de tu jornada de trabajo te ocupes de los hijos que hicieron los dos.

Un día te despiertas, abres los ojos, te despabilas, te informas. Llámalo como quieras. Un día simplemente te das cuenta que es un océano el que separa los derechos de los hombres de los derechos de las mujeres; un océano el que separa las posibilidades profesionales y sociales de un grupo de hombres en un país y las posibilidades profesionales y sociales de un grupo de mujeres en ese mismo país.

Ese día, por favor no te ahogues en la impotencia, la amargura o la tristeza. Ese día anda a mirar las centenas de asociaciones del mundo en que millones de mujeres se esfuerzan por pensar y construir estrategias de igualdad para todas nosotras, las 3 billones y medio.

 

TAGS: #EquidadDeGénero Sexismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incompa ...
+VER MÁS
#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

Es tremendo generalizar y siempre colocar a les jóvenes como los criminales, los indolentes, los irresponsables, los que no están “ni ahí” como bien dijo alguna vez el ex Subsecretario de Redes Asist ...
+VER MÁS
#Política

Juventud en pandemia: Fiestas clandestinas, fases, toque de queda

La derecha tiene más claridad respecto de la sociedad en que aspira vivir, pero eso no significa que en su seno no existan diferencias sustantivas
+VER MÁS
#Política

Partió la bolita

Me fascina hablar con personas desconocidas porque son un ramillete de colores, esperanza, vivencias, aprendizaje, no importa en torno a qué gire la conversación, siempre se aprende algo nuevo con ellas y ...
+VER MÁS
#Cultura

La mujer de ternura en los ojos

Nuevos

La dignidad que hemos recorrido funda una antropología filosófica. Una donde es posible señalar la posición de cada cosa existente respecto de ella. El ser humano queda dotado de una centralidad incompa ...
+VER MÁS
#Cultura

Antropocentrismo desde una doctrina feliz de la dignidad humana

Es tremendo generalizar y siempre colocar a les jóvenes como los criminales, los indolentes, los irresponsables, los que no están “ni ahí” como bien dijo alguna vez el ex Subsecretario de Redes Asist ...
+VER MÁS
#Política

Juventud en pandemia: Fiestas clandestinas, fases, toque de queda

La derecha tiene más claridad respecto de la sociedad en que aspira vivir, pero eso no significa que en su seno no existan diferencias sustantivas
+VER MÁS
#Política

Partió la bolita

Me fascina hablar con personas desconocidas porque son un ramillete de colores, esperanza, vivencias, aprendizaje, no importa en torno a qué gire la conversación, siempre se aprende algo nuevo con ellas y ...
+VER MÁS
#Cultura

La mujer de ternura en los ojos

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

No necesitamos superhéroes convencionales, necesitamos ciudadanos, informados y conscientes, necesitamos proyectos colectivos, necesitamos esperanzas en la sociedad
+VER MÁS
#Política

Super héroes convencionales

La vida nos enseña que tanto las enfermedades, como el tratamiento y la muerte al fin, están dotadas de clase social, por una condicionante social que es el cuidado, el reposo, el tratamiento oportuno, la ...
+VER MÁS
#Política

La metáfora de la Muerte Roja

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos