#Género

Hey, soy transexual y también existo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Uno de los temas candentes del debate público actual es el de la regulación legal (unión civil o matrimonio) de las parejas homosexuales. Y, si bien esta causa es del todo justa, necesario es poner sobre la mesa que la diversidad sexual no se reduce sólo a homosexuales. También existen las personas transexuales que sufren una discriminación mayor aún y que tienen demandas legislativas y de políticas públicas específicas.

Lo que caracteriza a un homosexual es que, siendo de un determinado sexo biológico, siente una atracción afectiva por personas de su mismo sexo. En cambio, lo que distingue a una persona transexual es que, habiendo nacido con un determinado sexo biológico, se autopercibe como parte del género contrario.

El problema social que enfrentan en Chile las personas transexuales puede resumirse en el llamado círculo trans, círculo vicioso que consiste en que para trabajar, el documento nacional de identidad debe concordar con la apariencia externa; para modificar este documento, hay que someterse a una cirugía de reasignación sexual; para acceder a esta cirugía, hay que disponer de recursos; y para tener recursos, hay que trabajar. Demás está decir que dicha cirugía no se encuentra cubierta por el sistema público de salud.

¿Cómo se sale de este círculo? Difícil. La realidad de la mayoría es que debe vivir en una “tercera dimensión”, en un mundo paralelo a las leyes e instituciones. ¿Por qué? Porque las leyes e instituciones poco o nada consideran a esta comunidad. Pero ¿cómo romper este círculo vicioso? ¿Qué propone la comunidad trans para resolver los problemas que enfrenta? Básicamente, tres cosas:

a)  Incluir la categoría de identidad de género en el proyecto de ley antidiscriminación: Hasta ahora, este proyecto incluye sólo la categoría de orientación sexual, aplicable a homosexuales (gays y lesbianas) y bisexuales, mientras que el estándar internacional (materializado en resoluciones de la ONU y OEA, suscritas por Chile) establece que debe también incluirse la categoría de identidad de género, aplicable a la comunidad trans: transexuales stricto sensu, transgéneros e intersex. Irónico resulta dictar una ley antidiscriminación y dejar fuera a una de las comunidades más discriminadas de la sociedad.  

b) Agregar como causal de cambio de nombre y sexo legal  la identidad de género o transexualidad sin necesidad de cirugías previas: Nuestra sociedad, tal como ya lo han hecho otros países (España y Uruguay, por ejemplo), debe dejar de reducir el sexo a lo meramente genital y considerar que la sexualidad humana tiene también una dimensión psicosocial. En otras palabras, debe reconocerse el derecho a la identidad de género, independiente del sexo biológico de nacimiento y de las cirugías reconstructivas posteriores. Actualmente, en nuestro Congreso duermen dos proyectos de ley en este sentido. Pero, mientras los medios de comunicación no ayuden a relevar este tema, lejos estará de ser una prioridad para nuestros legisladores.

c) Formalizar el derecho a la salud de las personas transexuales: Se sabe, aunque con poca transparencia y participación de las organizaciones trans, que el Ministerio de Salud está elaborando un protocolo de atención sanitaria para esta comunidad. Hasta ahora estas personas ni siquiera son tratadas según su nombre de género en los servicios de salud del Estado. Menos aún, como regla general, existe acceso a terapias hormonales y psicológicas, y a cirugías de reasignación sexual. Importante es aclarar que estas últimas no son cirugías plásticas de embellecimiento. Constituyen algo mucho más profundo: se trata de adecuar el cuerpo de una persona a su psiquis y a su vivencia social permanente.

Ojalá esta líneas sirvan para poner en el tapete una realidad que, en el debate actual, se está dejando de lado. Si digo esto es porque he sido parte de este círculo: soy una persona transexual que ha debido saltar muchas vallas. Y, aunque no he me visto forzada a ejercer la prostitución, porque he tenido mayores oportunidades en la vida, por mis compañeras de la calle hablo. Sé, porque a muchas de ellas las conozco, que no ejercen el comercio sexual por puro gusto: lo hacen porque no les dan trabajo en casi ninguna parte. Curiosamente, algunos de los que nos les dan trabajo de día, son los mismos que de noche las van a buscar. ¿Qué es esto? Otro ejemplo más de nuestra hipocresía chilensis. Ya es hora de que avancemos hacia una sociedad inclusiva para todos y todas.

* Entrada publicada originalmente en The Clinic (versión impresa, 28 de julio de 2011) 

———————-

Foto: Kena Lorenzini

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

Juana se da cuenta que ahora las personas consumistas son mal vistas, que tener vehículos gigantes e ineficientes es terrorismo, que el minimalismo y el respeto al medio ambiente son religión
+VER MÁS
#Sociedad

Los siete pasos para lograr el éxito