#Género

Enid Soledad: Prefiero que me odien por lo que soy a que me amen por lo que pretendía ser

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

www.amnistia.cl

Una mujer trans defensora de los derechos de las mujeres

 

Un día después de que “Una mujer fantástica” ganara un Óscar como mejor película extranjera, me reuní en un café con Enid Soledad, otra mujer fantástica que hace tres años empezó a escribir su propia película: transitar de Adolfh a Enid, nombre femenino que significa “la que tiene vida”.

Cuando nos saludamos lo primero que me comentó es que aún estaba muy feliz por el gran reconocimiento que había recibido el film chileno, pues había permitido visibilizar la discriminación y las vulneraciones que viven a diario las personas trans.

Enid Soledad tuvo que lidiar con los primeros maltratos al interior de su familia, como suele ocurrir en muchos casos. Su padre- quien lo bautizó como Adolfh en honor a Adolfh Hilter- era un hombre homofóbico, violento y autoritario. Su madre era una mujer sumisa, oprimida y anulada por su marido.  Tanto la madre como el padre trabajaban mucho porque los recursos económicos eran escasos.  Enid encontró refugio por un tiempo en su abuela, quien le ofrecía cariño y complicidad cuando las muñecas y los vestidos apaciguaban sus días de infancia.


Enid mantiene su sonrisa leve a lo largo de toda nuestra conversación, incluso cuando recuerda las vejaciones y el bullying que ha tenido que enfrentar en cada etapa de su vida. “Tomé un problema y lo convertí en acción”, menciona cuando se refiere a la lucha que está dando a favor de los derechos de las personas de la diversidad sexual y de las mujeres. “Soy feminista, pues estoy consciente de que todos ganan cuando se da a la mujer el espacio que debe tener, cuando se le reconoce su dignidad y derechos”.

Al cumplir los 18 años huyó de inmediato de su casa, pues su padre la quería enviar al servicio militar con el objetivo de “corregirla”. Fue allí cuando dieron frutos aquellas largas tardes de lectura y de cuadernos que acompañaron su solitaria adolescencia. Enid obtuvo buenos resultados académicos y pudo ingresar a la universidad. Así, compatibilizando trabajo y estudios se convirtió en ingeniera de sistemas. Actualmente se desempeña en una importante empresa, donde- por supuesto- es llamada “Adolfh”. “Vivo una doble vida, para ir a trabajar me visto de hombre”, me cuenta.

La vida de Enid Soledad ha tenido muchas vueltas. A los 30 años cuando aún “no salía del clóset” contrajo matrimonio con una mujer, de quien estuvo enamorada por mucho tiempo; pero tras 7 años de casados vivieron una crisis matrimonial que les significó asistir a terapias de parejas. Esto desencadenó en la separación y en que Enid se encontrara cara-cara con su verdadera identidad.

Ella siempre supo que era mujer, pero no sabía qué nombre darle a lo que sentía.  Sin embargo, cuando empezó a conocer más sobre identidad de género -gracias al apoyo que recibió en la OTD (Organizando Trans Diversidades) – decidió darse la oportunidad de reconocerse quién era no importando el costo que implicaría.  “Prefiero que me odien por lo que soy a que me amen por lo que pretendía ser”, menciona con seguridad.

Esta mujer trans lesbiana cuenta que nunca pensó que su vivencia tan íntima le instaría a convertirse en una defensora de los derechos humanos. “No siempre fui valiente y el primer paso que tuve que dar fue dominar el miedo”, menciona con una voz suave y baja que no se condice con la fuerza que tiene para seguir transitando. Actualmente participa como voluntaria en Amnistía Internacional y también hace activismo virtual. Si bien, a través de las redes sociales recibe insultos y ofensas, también recibe mensajes de jóvenes trans que buscan compañía en su transitar. Esto indudablemente la honra y la inspira a seguir batallando contra la discriminación.

Enid mantiene su sonrisa leve a lo largo de toda nuestra conversación, incluso cuando recuerda las vejaciones y el bullying que ha tenido que enfrentar en cada etapa de su vida. “Tomé un problema y lo convertí en acción”, menciona cuando se refiere a la lucha que está dando a favor de los derechos de las personas de la diversidad sexual y de las mujeres. “Soy feminista, pues estoy consciente de que todos ganan cuando se da a la mujer el espacio que debe tener, cuando se le reconoce su dignidad y derechos”.

Actualmente lleva 1 año y 7 meses con tratamiento hormonal y está tramitando el cambio de su nombre e indicador de género en sus documentos oficiales, pero como Chile aún no cuenta con una Ley de Identidad de Género, este proceso ha sido largo, engorroso, caro y denigrante. Pero nada detiene a Enid, a sus 40 años sabe de obstáculos y sabe cómo enfrentarlos. “Soy una persona resiliente y en este tránsito a mujer me siento más fuerte, libre y sobre todo más humana”.

Por Ilsen Jara, directora de comunicaciones de Amnistía Internacional Chile.  @IlsenJaraQ 

TAGS: #AmnistíaChile #DDHH #Trans Género

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Yo soy asirio, me cuenta inmediatamente, y yo escucho sirio y le digo que he leído de su país, no no, me dice, ahora ya no es país. ¿No?, le pregunto. ¿Siria no es país? Bien, Siria sí, pero yo soy a ...
+VER MÁS
#Sociedad

El hombre asirio y mis varitas de bambú

Los cinco candidatos de oposición que hoy suenan son extraordinarios, pero gobernar implica un proyecto que debe sumar no solo para ser elegido presidente/a, sino que también tener un parlamento mayoritar ...
+VER MÁS
#Política

La dispersión

El Estado, el gobierno, la convergencia público-privada serán determinantes para el éxito del proceso de adaptabilidad al ethos digital, a los cambios tecnológicos, económicos, relacionales y geopolít ...
+VER MÁS
#Sociedad

Institucionalidad: adaptabilidad a la sociedad digital (S-5.0)

Los tres sabían que ir al medio del burro resultaba la peor ubicación para tres varoniles y educados mozos.
+VER MÁS
#Cultura

En un burro, tres baturros

Nuevos

Yo soy asirio, me cuenta inmediatamente, y yo escucho sirio y le digo que he leído de su país, no no, me dice, ahora ya no es país. ¿No?, le pregunto. ¿Siria no es país? Bien, Siria sí, pero yo soy a ...
+VER MÁS
#Sociedad

El hombre asirio y mis varitas de bambú

Los cinco candidatos de oposición que hoy suenan son extraordinarios, pero gobernar implica un proyecto que debe sumar no solo para ser elegido presidente/a, sino que también tener un parlamento mayoritar ...
+VER MÁS
#Política

La dispersión

El Estado, el gobierno, la convergencia público-privada serán determinantes para el éxito del proceso de adaptabilidad al ethos digital, a los cambios tecnológicos, económicos, relacionales y geopolít ...
+VER MÁS
#Sociedad

Institucionalidad: adaptabilidad a la sociedad digital (S-5.0)

Los tres sabían que ir al medio del burro resultaba la peor ubicación para tres varoniles y educados mozos.
+VER MÁS
#Cultura

En un burro, tres baturros

Popular

Para Carlos Ruiz una de las características más sobresalientes de la modalidad extrema de capitalismo asumida en Chile es el “capitalismo de servicio público” cuyo crecimiento es atribuible a su depe ...
+VER MÁS
#Economía

Tres críticas radicales al capitalismo

Prácticamente todo lo que hacemos a través de internet es espiado y controlado por compañías que pueden llegar conocernos mejor que nosotros mismos.
+VER MÁS
#Tecnología

Para preservar la democracia la privacidad debe ser un derecho

Los cinco candidatos de oposición que hoy suenan son extraordinarios, pero gobernar implica un proyecto que debe sumar no solo para ser elegido presidente/a, sino que también tener un parlamento mayoritar ...
+VER MÁS
#Política

La dispersión

Esta etapa de nuestra civilización, en un mundo cada vez más caótico, también nos plantea grandes desafíos, a saber, los efectos que la industrialización o el productivismo extremo ha tenido sobre el ...
+VER MÁS
#Política

Nietzsche