#Género

“En este país no existe la justicia”

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No hablamos de una violencia implícita; se trata de un femicidio, es decir, el asesinato de una mujer, que tiene las características de un crimen de odio, porque se basa en el convencimiento de la inferioridad de la víctima, en el absoluto desprecio hacia ella y en la negación de su condición humana. Y los tribunales no hacen nada.

En este país no existe la justicia. Eso gritaba una mujer llena de rabia e impotencia al ver a su familiar esposado de pies y manos en el Juzgado de Policía Local en Valparaíso. ¿Su delito? Ser un vendedor de sopaipillas que no podía pagar la multa que le habían cursado. Tiene razón esa mujer. En Chile sólo van a la cárcel lxs pobres, lxs migrantes, lxs indígenas. El sistema de justicia reproduce la discriminación y exclusión que es la norma tácita con que funciona nuestra sociedad. Hace pocos días el Tribunal Penal de Temuco dio otra prueba de esto. Aldo Cortesi, de 21años, “solicitó los servicios” de una mujer que se dedicaba a la prostitución. Cuando ella llegó a su casa mantuvo relaciones sexuales con ella. Posteriormente la golpeó brutalmente y estranguló. El femicida fue condenado a 5 años de presidio menor en su grado máximo y se le concedió el beneficio de libertad vigilada, es decir, no pasará un solo día en la cárcel. Vergonzoso e indignante.  Un crimen con marcadas connotaciones de violencia de género en la más absoluta impunidad.

Para muchas feministas, la prostitución en sí misma es una expresión de la violencia contra las mujeres. No es un trabajo más producto de la libre elección. La mayoría de quienes se prostituyen son mujeres, y entre ellas la vulnerabilidad económica y social es la regla. En estos tiempos de globalización que corren muchas son migrantes que se van de sus países en busca de mejores ingresos y que son un importante aporte económico para las familias que dejan atrás. La prostitución tiene poco de “elección” en una sociedad que determina un acceso desigual a los recursos económicos como se demuestra en el fenómeno de la “feminización de la pobreza”, es decir, en que más del 70% de las personas que viven bajo la línea de la pobreza en el mundo son mujeres.

No es casualidad que las mujeres tengan menos acceso a recursos, tampoco es casualidad que la opción más rentable para las mujeres sea explotar su cuerpo y cambiar sexo por dinero.  No es casualidad que el cuerpo de las mujeres sea una mercancía que se transa en la publicidad como imagen, o en las calles y prostíbulos como un pedazo de carne.  No es casualidad que el cuerpo de las mujeres sea un objeto comprable,usable, violable y descartable.

Forma parte de un continuo de violencia simbólica, que es sutil y opera a nivel inconsciente, que sustenta la violencia física y sexual que es más evidente. Pero en este caso no hablamos de una violencia implícita; se trata de un femicidio, es decir, el asesinato de una mujer, que tiene las características de un crimen de odio, porque se basa en el convencimiento de la inferioridad de la víctima, en el absoluto desprecio hacia ella y en la negación de su condición humana. Y los tribunales no hacen nada. Los femicidios quedan impunes, ya sean perpetrados por una pareja o un extraño, porque no se reconoce el carácter sistemático y generalizado de la violencia ni su raigambre cultural que los invisibiliza y justifica.

¿La negligencia de los tribunales tuvo que ver con que la víctima haya sido de nacionalidad colombiana y raza negra? No sería la primera vez que le dan un trato diferenciado a las personas según su origen. Basta recordar el caso de Gabriela Blas, pastora aymara sentenciada a 12 años por perder accidentalmente a su hijo en el altiplano. Nunca hemos visto que se aplique semejante descriterio cuando madres y padres no indígenas pierden a sus hijxs o estxs se ahogan en una piscina.  El trato preferente que se le da al asesino, con el otorgamiento de la libertad vigilada, también se debe a su condición privilegiada. Haciendo gala de un garantismo inusitado, el tribunal señala que la sanción alternativa sería más efectiva para la reinserción social del imputado pues es una persona joven que cursa estudios superiores; cuenta con una sólida red de apoyo familiar,quienes le proporcionarán los medios materiales para su adecuada subsistencia y le darán el apoyo  emocional necesario para convertirlo en un ciudadano de bien; además, se argumenta que dio muestras en el  juicio de un genuino arrepentimiento por el daño cometido. Sin embargo, para quienes no tienen la suerte de tener dos abogadxs, de estudiar y que sus familias lxs mantengan no existe arrepentimiento que valga ni oportunidades de reinserción.

Lamentablemente la justicia no es igual para todxs, falla de manera diferente según sexo, clase social y origen étnico. La desigualdad social y la discriminación que cruza nuestra sociedad queda tristemente reflejada y perpetuada por instituciones que en lugar de resguardar la igualdad entre lxs ciudadanxs aumenta las brechas. Preocupante en tanto el acceso a la justicia es garantía básica para ejercer otros derechos, y es además, la base de confianza de una democracia sólida.

*Columna escrita por Mariela Infante, socióloga de Corporación Humanas. Publicada originalmente en LaMansaGuman 

——-

Foto: Cosmopolita / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de Septiembre

Cuando una mujer mata a un hombre ¿cómo se le llama?

Estoy de acuerdo con algunos puntos de este articulo, pero detesto la palabra “femicidio”, porque me parece totalmente errada. Ante la ley no puede hablarse de “femicidio”, sino de homicidio o asesinato. Una persona ha matado a otra persona. ¿Que el hombre que asesino a una mujer lo hizo por odio? ¿Y la mujer por qué mata, por flores, por perfumes? ¿Y no son todas las victimas de un crimen consideradas inferiores por el hechor? Un hombre no mata a una mujer porque la considere inferior, la mata porque puede… igual que lo hace una mujer. Cierto que un hombre ejerce mayor violencia física cuando mata a una mujer, en eso estoy de acuerdo. Pero las mujeres ejercen otro tipo de violencia cuando asesinan. La violencia es violencia, y el asesinato siempre es violento.

Cuando una mujer mata a un hombre provoca el mismo daño que cuando un hombre mata a una mujer: una persona ha sido asesinada, una que tiene familia, amigos, etc. Los motivos pueden ser atenuantes o agravantes (defensa propia en el primer caso, odio en el segundo) pero no nos puede hacer olvidar que un asesinato es un asesinato, sin importar el sexo de quien lo comete, y sin importar el sexo de quien es la victima. La obligación de respetar la vida y no inflingir daño es igual para hombres y para mujeres sin importar su orientación sexual, edad, condicion socioeconomica, etc, asi que la violación de dicha norma debe ser igual para todo/a el que incurre en ella.

Creo que, además, hablar de que la mayoría de los que se dedican a la prostitución son mujeres, y la mayoría están en situación vulnerable es más bien una victimización de la mujer que otra cosa. Recuerdo que en un congreso sobre género sólo se hablaba de las “prostitutas”, que las “prostitutas” necesitan protección, ayuda, etc, y no es así, los prostitutos merecen el mismo trato y la misma preocupación. Los hombres también tienen que ejercer la prostitución cuando se sienten en situación vulnerable, cuando economicamente estan sin salida, cuando no encuentran trabajo. Centrarnos sólo o preferentemente en la prostitución femenina es ignorar que el problema no es de qué sexo u orientación sexual es el ejerce la prostitución, sino por qué y cómo lo evitamos. Niños, niñas, hombres, mujeres… sin importar su orientación sexual, hay PERSONAS que ejercen la prostitución por necesidad o por haber sido víctimas de tráfico humano. Y eso es lo que tenemos que combatir. No podemos permitir que nadie ejerza la prostitución porque esté obligado a ello.

Otro cantar es el que lo quiera hacer voluntariamente. http://blogs.elpais.com/aqui-paris/2012/09/mejor-puta-que-trabajar-en-una-f%C3%A1brica.html . Preocupa mucho el alarmante aumento de la prostitución entre los universitarios, que no lo hacen ni por necesidad ni por vulnerabilidad sino porque obtienen mayores ingresos que en trabajos normales. Ahí entonces el problema es el tipo de sociedad que tenemos, en que fomentamos el consumismo al grado que haya gente que prefiera vender su cuerpo con tal de conseguir ropa, Smartphones, joyas, etc.

El enfoque de la prostitución, como que los hombres provocan y las mujeres tienen que aceptarlo, no es del todo correcto. Porque si hay prostitución no es porque los hombres sean unos cerdos hijos de su santa madre iglesia que no pueden vivir sin masturbarse, sino porque hay mujeres que lo fomentan ya que prefieren que otras mujeres hagan realidad las “fantasias” de sus hombres antes de “degradarse” ellas a complacerlas. O sea, no les importa el daño que sufran otras, mientras ellas no lo sufran. Y ello es porque estamos erotizando demasiado a nuestras personas, no estamos enseñando la importancia que tiene nuestro cuerpo, simplemente hablamos de el en terminos de “aqui esta el esofago”, pero no del respeto que debemos tenernos. Y no le estamos enseñando el respeto hacia los demas.

Creo que en el afán de defender derechos humanos, en el asunto de género priman mucho las cifras (son mas mujeres que… etc) y se está olvidando el que los derechos humanos no son cifras. Que una persona, sea hombre o mujer, tiene derechos, y, sin importar si es hombre o mujer (sea de la edad que sea, sin importar su orientacion sexual o su posicion economica o religiosa) esos derechos deben ser respetados. Llamar “asesinato” y no “femicidio” cuando un hombre mata a una mujer para mí tiene esa connotacion: una persona ha asesinado a otra violando sus derechos humanos y los nuestros, los de todos los seres humanos.

En lo demas, totalmente de acuerdo: la justicia no es igual para todos. Pero la haremos mas desigual si vamos separando entre “crimenes de hombres” y “crimenes de mujeres”.

Escribe tu nombre

05 de Septiembre

¡ Que razón tiene este artículo! y nosotras creimos, en alguna oportunidad, que en nuestro país las cosas estaban cambiando! Bastó un cambio de gobierno para darnos cuenta que era solo maquillaje de mala calidad, el que hizo parecer otra cosa.

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica