#Género

El relato (gay)

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Harta agua ha corrido y hartos años han pasado, desde que comenzamos a discutir sobre el matrimonio que hoy llaman igualitario. Eran otros los titulares, por lo general, hetero-impuestos. Hasta llegar a la noche de Tolerancia Cero, al debate aquel, que de manera literaria Pablo Simonetti le contó al país, el “relato gay”.

Relato que por cierto, se agradece, porque él sí puede representar a una comunidad aspiracional; que reniega de la marica y la camiona; y que no esconde su agenda PPD tras una ONG gay.

Siendo una persona absolutamente agradecida y respetuosa del gesto, las palabras y la entereza de Simonetti, ante tanta homofobia y heteronormatividad, (para seguir con sus palabras) quisiera, sin embargo, manifestar algunas inquietudes respecto de este relato gay.

Hoy, en apariencia, podemos imponer una agenda pública, aunque sea de manera dificultosa y fugaz. Y al parecer así se ha hecho con Punta de Choros, los comuneros mapuche, la virgen de la JUNJI, Hidroaysén, el matrimonio igualitario y Monsanto. Todos lamentablemente por separado.

Y respecto a su fugacidad, o nivel de dificultad o falta de convergencia en un relato común, se podrán dedicar muchos análisis, que espero sean, como lo muestran algunos importantes ensayistas, antesala de grandes cambios de ejes.

Pero, me permito dudar del actual relato gay. Porque en estos años de estar presenciando y participando de varias de estas protestas ciudadanas, me pregunto ¿qué consecuencias directas o indirectas han tenido? Me refiero a varios ámbitos; consecuencias en los manifestantes, en los espectadores, en la agenda política y en la política pública de nuestro país. Y si algunas de esas consecuencias han reportado beneficios, reconocimientos o reformas, para los derechos de cada una de las personas afectadas por estos conflictos.

Y no encuentro una respuesta positiva, a la hora de buscar la protección y respeto, solo veo el gran abismo entre querer hacer tanto y lograr tan poco, entre tener ideales y tener un cargo, en esa dicotomía que enfrenta a cada instante, no solo a personas sino que también a nuestros propios constructos sociales.

Y mi respuesta está  en este sistema patriarcal que nos hace trampa a cada instante, que se mofa de nuestros enojos, que incluso tiene el descaro de encauzarlos. Finalmente, esa es la molestia, que protestemos según el menú, que por cierto viene horneado desde las altas cúpulas de un sistema piramidal basado en la dicotomización de las ideas, datos y experiencias. Y que se niega, y se negará férreamente, a valorar y respetar la igualdad plena, la dignidad de las personas y su libertad y madurez, como el ingrediente básico de cualquier plato que se quiera servir. Simplemente porque así sobrevive el sistema.

Sin cuestionamientos de ese sistema, y petitorios integrales, este relato, sigue siendo definitivamente gay. Ni lésbico ni trans, ni menos, feminista, por ello no me identifica. Pese a ello, me convoca la exigencia de igualdad y me sumo a declamar: ¡matrimonio igualitario ya!

*Artículo publicado en www.rompiendoelsilencio.cl

————–

Foto: Soap Folks II Jason EscapistLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación