#Género

Discriminación y violencia de Estado con las mujeres en situación de discapacidad severa

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La maternidad y sus matices de exclusión y discriminación, en manos de un sistema de Gobierno con un discurso de inclusión y derechos (como lo plantea Chile ante la ONU y diversos organismos encargados de la temática tanto a nivel nacional como en el exterior).


Es de real urgencia llevar al Parlamento una Ley de Maternidad Asistida, consistente en brindar los apoyos necesarios, para que mujeres con mi nivel de dependencia puedan criar a sus hijos.


Un discurso adornado de propuestas y lineamientos de intervención desde las necesidades humanas de cada persona en situación de discapacidad, en pro de la erradicación de la vulneración. Un discurso esperanzador para quienes crean las políticas públicas, en base a lo que “suponen” de nuestro diario vivir. Un discurso lleno de patéticas ideas de lo que ellos creen que es dignificar y mejorar nuestra calidad de vida.

En este escenario, fui madre de una hermosa bebé prematura de 30 semanas de gestación, siendo mujer con discapacidad severa. Una grata y desafiante travesía, en primer lugar por tener que lidiar con el constructo social que se desprende del hecho de vivir la discapacidad, hasta ser considerada un factor de riesgo para ella por mi condición. Quizás resulta contradictorio y muchos se preguntarán lo que llevo cuestionándome yo misma estos once meses desde su nacimiento: ¿Dónde está la inclusión de la que tanto se habla? ¿Dónde queda mi derecho de ejercer mi sexualidad y la maternidad? ¿Dónde está el derecho de mi hija de crecer junto a sus padres?

Soy dependiente severa de un ventilador mecánico desde hace diez años y una tetraplejia limita mi movimiento pero no mi vida. Logré sacar un título profesional de Trabajadora Social y formar una familia, donde la mayor bendición fue la llegada de mi beba. Pero aún así, persiste este flagelo de parte de las autoridades con respecto a la entrega de las herramientas indispensables para ejercer el derecho a la maternidad en madres con mi condición.
La mayor problemática que enfrento es mi movilidad reducida y la dependencia severa, que me impiden cuidar a mi hija por mí misma, además de la frialdad gubernamental y el vacío legal que existe en torno a casos como este, fuera de lo común para ellos, pero una realidad palpable para mí.

Después de innumerables gestiones de la mano de amistades y profesionales del mundo de la discapacidad, se logró sensibilizar al Gobierno y contar con cuidadoras para asistirme en la cuidados de la maternidad (cuidados de mi pequeña) y personales (cuidados míos). Esta contratación de personal se realizó mediante una licitación en manos del Servicio de Salud Maule, desde un enfoque netamente médico, siendo considerados solo temas de salud, pero ni mi beba ni yo estamos enfermas ni requerimos cuidados médicos, sino que tenemos una condición diversa (ella nació con discapacidad).

Hemos intentado visibilizar esto en múltiples instancias, desde el Servicio Nacional de la Discapacidad hasta el Instituto Nacional de los Derechos Humanos. Solicitamos apoyo del Servicio Nacional de la Mujer, ya que consideramos que esta actitud arbitraria de discriminación es violencia contra el género, pero la respuesta en todos lados ha sido la misma: tirarse la pelota unos con otros argumentando que no hay leyes que contemplen mi situación, dejando en olvido que en Chile contamos con una ley de Inclusión 20.422 y antidiscriminación -con la ley Zamudio-, sin contar con los innumerables tratados y convenciones sobre los Derechos Humanos sobre personas en situación de discapacidad, con el timón fundamental de asegurar la igualdad de oportunidades.

Ahora la permanencia de mi hija a mi lado está asegurada hasta el mes de diciembre bajo las condiciones que nos impone salud, de ahí parte nuevamente la incertidumbre y angustia de no saber cuál será su destino y el mío. Verdaderamente irracional y macabro jugar de esta forma con mi familia, repugnante y reprochable lo que ha tenido que vivir mi niña en su corta edad.

No todos los menores que son institucionalizados en entidades como SENAME y otros centros de resguardo y protección infantil están ahí precisamente por voluntad de sus padres, hay vivencias como la mía en que el Gobierno les arrebata sus hijos y, con ellos, toda proyección y esperanza de un futuro mejor. Por este motivo me he decidido a publicar mi historia y exigir al Gobierno un mínimo de respeto por los Derechos Humanos: mi maternidad no se transa ni el futuro de mi beba tampoco.

Es de real urgencia llevar al Parlamento una Ley de Maternidad Asistida, consistente en brindar los apoyos necesarios, para que las mujeres con mi nivel de dependencia puedan criar a sus hijos.

Amigos/as, la unión hace la fuerza, por lo que les pido que difundamos por todos los medios esta grave invisibilización de una realidad de vulneración y discriminación, ante la cual el Gobierno ha bajado el perfil e ignorado.

Les saluda atentamente, Valeria Riveros Agurto.

TAGS: #Maternidad #MaternidadAsistida #PcD Discriminación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Camila

08 de abril

Es lamentable que una madre que por tener una discapacidad no pueda criar a su hija…Si ella tiene las redes de apoyo fabuloso ….Espero que te salga todo bien bendiciones para ti y tu hija

Daniela contreras

08 de abril

Hola Vale,te conocì antes y luego de ser madre,en muchas cosas pensamos distinto,pero en el amor de madre nuestros corazones se unen,espero que esta gran batalla sea ganada,lo mereces y tambièn tu niña,la discapacidad,las capacidades diferentes son tratadas por quienes no las viven,ni las entienden,por eso quedamos en el aire! …solo sirven para que el papel contenga algo ,pero en la realidad son implacables con nuestro sentir,vida y tiempo,si hay que luchar por que tu niña este a tu lado,sere la primera en poner el pecho a las balas a tu lado,no estas sola!Cariños y fuerza para ti!

12 de abril

Excelente articulo!!! espero que llegue a buen puerto, te lo mereces, es un derecho primordial , el derecho a la vida , y no porque se tenga algún grado de discapacidad te va evitar el poder ser madre y disfrutar de tu bella hija. Que todo vaya viento en popa ¡abrazos!

Erica Henriquez

01 de junio

No deberíamos tener que proclamar a los cuatro vientos que vivimos en una situación de desmedro o, que nuestra vida pende de un hilo por causa de una enfermedad ¿La nobleza obliga a dar un salto al agua si vemos a una persona ahogarse o es una cualidad innata del se humano? Si la nobleza obliga o si es una cualidad innata; el problema está sanjado con la creación de un sistema que cuenta con organismo que disponen de recursos para realizar la labor necesaria. No hay sistema perfecto pero, no podemos esperar que estos organismo den con la puerta en la cara a quienes están destinados a servir ¿Cómo es posible que exista un sistema que recurre a las escusas para no brindar la ayuda que se requiere con urgencia? ¿Acaso hay un protocolo de espera cuando sus casas están en peligro de ser devoradas por el fuego? Los bomberos pueden decir. “no hay leyes que contemplen mi situación” Considerando que bomberos no está en la obligación legal de socorrer a nadie y la nobleza vuelve su rápida reacción un acto de heroísmo, considerando que a las entidades como: Servicio Nacional de la Mujer cuenta con una serie de profesionales que dependen de nuestros impuestos y contribuciones, que no hacen su trabajo por bolitas de dulce. ^Por lo tanto, querida Valeria Riveros, además que tu nombre significa VALENTÏA, debes demandar a este organismo y exigir a este gobierno que cumpla su labor. Hay personas que pueden hacer lo necesario, desde ya toda mi admiración y respaldo. Un fuerte abrazo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Esas piñericosas que protege la vocera, no son ni más ni menos que la ayuda para encubrir al machista que el gobierno posee y lleva en sí, y que buscan sea amable. La vocera trata de ocultar esos rasgos ...
+VER MÁS
#Política

El chiste machista de Piñera y la defensa de su discurso

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada
+VER MÁS
#Sociedad

El dedo en la yaga, la supremacía del yo o la extinción de la empatía

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)