#Educación

Una PSU diferenciada entre colegios públicos y privados

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Crié a mis dos hijos al sur de Aysén, en la cuenca del lago General Carrera, en la localidad de Puerto Guadal, a 290 kilómetros al sur de Coyhaique. Una localidad de 700 habitantes y la gran mayoría descendientes de los primeros colonos que entraron a la región a principios del siglo pasado desde Argentina, donde se habían refugiado del terror del latifundio.

En Puerto Guadal existe la escuela Pública Bernardo O’higgins numero 11, dependiente del Municipio de Chile Chico, a 84 kilómetros de distancia costeando el gran lago General Carrera. Es una escuela mixta que educa a estudiantes desde kinder a octavo básico, para que posteriormente pasen al liceo de Chile Chico o en algunos casos seguir con la educación media en la capital de Aysén, Coyhaique. Por mis labores en el campo, en una primera instancia, desde mediados de los años ochenta y posteriormente como empresario turístico, mis hijos estudiaron en esta escuela hasta octavo básico.


La diferencia esta en que al estudiante del colegio público no le pasan toda la materia como sucede en el colegio particular y compite con esa desventaja en la PSU.

Como primer apunte puedo comentar que el colegio, al ser más pequeño, es más que nada una gran familia, compuesta por alumnos, apoderados y estudiantes, que permite una forma de educación más intima y provechosa en todo lo que tiene que ver con el traspaso de valores de vida, ética y sentido común, al darse cierta paridad entre lo que se dice y se hace, que en si mismo es un magnífico ejemplo y una gran fuente de sustento para los muchachos y muchachas.

Los profesores que se desempeñan en el mundo rural y puede ser aplicable a los de todo Chile, no están exentos de tener sus genios, manías y complicaciones propias del mundo urbano, pero al trabajar en cursos más pequeños, la forma de enseñar es más cercana, tiende a ser más didáctica, personal y se traspasa positivamente en la forma en que se desenvuelven y realizan sus actividades con respeto en la forma y en el fondo.

Los estudiantes adquieren hábitos y disciplina de estudio, supliendo las deficiencias que muchas veces no les alcancen a pasar toda la materia como en los colegios privados, entendiéndose que por mucho que se deje de aprender, cuando se sabe estudiar, por lógica adquieres más capacidad de adaptación y si tienes la disciplina de sentarte a estudiar dos horas todos los días, te da la posibilidad cierta de adaptarte y superarte a ti mismo estés donde estés.

Si a eso le sumamos que la gran mayoría de las escuelas rurales de Chile en la actualidad cuentan con conexión a internet, que les abre todo un mundo y democratiza la información a límites insospechados, me ha hecho sostener que las escuelas rurales del mundo regional, dada sus ventajas comparativas en cuanto a ambiente social y familiar, lo tienen todo para que los alumnos marquen una diferencia sustancial y estén capacitados para enfrentar la educación media para, posteriormente, elegir lo que quieren ser, no lo que pudieron ser, que muchas veces puede ser incluso no optar por una carrera profesional y elegir una de corte técnico y ser feliz aportando a la región donde vives.

Por temas familiares y financieros, para no hablar de supuestos y si de realidades, mis dos hijos en su momento postularon al Instituto Nacional. Por medio de una audiencia con el rector donde le expliqué la situación, el mayor fue aceptado en el año 2003 y posteriormente en el 2008 el menor. El rector, a pesar de tener cierta reticencia, nos concedió la oportunidad y le estoy muy agradecido por siempre. Lo primero que me dijo el encargado en la dirección el primer día de clases al ver la ficha de mi hijo para el reconocimiento de sala y constatar de donde venía: que me asegurara de ir viendo otro colegio alternativo, porque seguro  en mayo lo desvincularían dado su origen y la exigencia del Instituto Nacional a sus estudiantes.

El primer mes en el Instituto Nacional, lógicamente mi hijo sacó rojos, en ese entonces sin internet tratábamos con su madre de darle ánimo a través del teléfono. Mi hijo nos decía, no se preocupen estoy en ello, estudio todos los días como siempre, me estoy poniendo al día en la materia que no me pasaron en séptimo y octavo, pero tengo la disciplina que aprendí en la escuela de Puerto Guadal. Contraté un profesor particular de matemáticas que lo pusiera al día durante el primer semestre. En mayo no lo desvincularon; su profesor jefe comprendió el esfuerzo. Pasó a segundo medio y se transformó en un excelente estudiante, amante de las matemáticas y en un economista titulado de la Universidad de Chile, con un magíster en econometría. Mi segundo hijo sacó su titulo de piloto comercial en la Universidad Federico Santa María de Santiago y aprobó el curso correspondiente de piloto y instrumentos en una academia particular en el aeródromo de Tobalaba.

Lo que trato de decir, es que en los colegios rurales existe la posibilidad cierta de transformar a los estudiantes en personas plenas y satisfechas con valores éticos y morales y en buenos profesionales, dado el ambiente educacional que se gesta y donde se puede trabajar con tiempo y dedicación y diría, en la gran oportunidad de enseñar a los estudiantes formas de aprender y de estudiar con disciplina, con hábitos que terminan transformándose en herramientas de trabajo muy aplicables a la vida misma, que les permitirá adaptarse a los diferentes ritmos en cualquier ambiente donde estudien o cumplan labores.

Entendiendo la dificultad actual de nivelar la enseñanza entre colegios públicos y privados y que será un proceso complicado que demorara un par de generaciones; no dudaría en las actuales condiciones en hacer una PSU diferenciada entre colegios particulares y públicos y nivelaría la cancha de esa manera hasta mejorar la calidad de la educación pública. Un muchacho que obtiene buenas calificaciones en un colegio público, se esfuerza tanto o más que un estudiante de colegio privado. La diferencia esta en que al estudiante del colegio público no le pasan toda la materia como sucede en el colegio particular y compite con esa desventaja en la PSU.

Un estudiante con buenas calificaciones de un colegio público o rural, que logra entrar en una buena universidad, la experiencia me dice que posee la capacidad de adaptarse al medio sin problema. Si a eso le sumamos que la Universidad puede nivelarlo en el primer semestre y posteriormente con cursos paralelos de acuerdo con la carrera que estudia, ese estudiante tendrá la capacidad de salir adelante, transformándose en un aporte y no en un lastre.

TAGS: #CalidadDeLaEducación #PSU

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de febrero

Comprendo la situación descrita, y desde la empatía es posible valorar lo sucedido, porque sin duda el esfuerzo es un elemento importante en el desarrollo personal. No obstante, no comparto el hecho de extrapolar una experiencia individual para plantear una política pública en este caso, cuando se plantea el realizar una PSU diferenciada de acuerdo al tipo de establecimiento. Me atrevería a señalar que los casos descritos son parte de la excepción a la regla, considerando las opciones que tienen los estudiantes de la educación rural (y en general) de entrar al Instituto Nacional, baluarte del sistema público, pero que en su interior se desarrollan valores ligados al exitismo e individualismo, alejados de la misión que debería tener la educación pública, la cual no tendría que tener elementos asociados a la competencia. Hace tiempo que la PSU está cuestionada como instrumento de ingreso a la universidad, porque su resultado no se asocia a un buen desempeño en la educación superior, ni al área de estudio a desarrollar. Es un simple filtro de clase, y el señalar que la educación pública no cumple con la cobertura curricular es otra generalización absurda. En todos los análisis sobre la PSU, jamás he visto incorporar el factor “preuniversitario” en la discusión, por ejemplo. Creo que la propuesta carece de fundamentos, y no toma en consideración experiencias alternativas de ingreso a la educación superior, que podrían llegar a ser en el futuro la vía para terminar con la PSU.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

El logro para que Chile se ubique en ligas avanzadas de producción de patentes y propiedad industrial, es de urgencia, ya que el desarrollo depende de este contexto, considerando que es por todos sabido qu ...
+VER MÁS
#Tecnología

Día internacional de la propiedad industrial. La importancia estratégica que tienen las patentes para Chile

Debe pues acordarse un nuevo contrato social donde cada región administrará los recursos que genera y aquellas ciudades o regiones que no les alcance para su subsistencia, pues negocien con aquellos prés ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Chile debe impulsar una ley de regionalización pareja

Son más de 70 permisos viciados, con inversiones privadas del orden de unos cuantos miles de millones de dólares, con utilidades conjuntas aproximadas de 500 millones de dólares, teniéndose presente que ...
+VER MÁS
#Ciudad

Otros guetos verticales ilegales en Santiago

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado