#Educación

Tras el estándar del profesional en Chile

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los establecimientos de educación superior a la fecha se han multiplicado exponencialmente, entonces la idea de velar por la calidad de la enseñanza en ellos ha sido el tema recurrente, si se prefiere, una estandarización para ver que todos manejen un lenguaje idóneo de cara al mundo profesional.

“Conocer es poder”.

(Francis Bacon)

Los dos problemas de los productos de la educación en Chile: el medir y el no medir, entran en la disyuntiva shakespeareana clásica y sobre el medir. Se pregunta qué se mide, si la cantidad, si la calidad o los resultados. Si se asume que en las últimas décadas el entendimiento de universidad ha mutado a ser un templo de silencio en el cual el conocimiento es “aprendido”, la crítica es dejada bajo la cama y lo que importa es solamente la legitimación a partir de un título (como cual era el mayorazgo y el reconocimiento nobiliario en el Chile colonial y del período de emancipación). Entre mallas enchuladas, cursos sobre “liderazgo”, técnicas de marketing y el ofrecer lo que la gente quiere comprar, es que el rol público de las universidades en tanto al servicio de la sociedad se difumina, lo mismo que su incidencia en el debate público. Esa causa de la idea de enriquecimiento material y empobrecimiento espiritual que devino con la “reforma” educacional de los ’80 es que las universidades son fábricas de profesionales, lo que asestó una puñalada a la academia y a que “debe estar al servicio del país y sus necesidades”, el cliché tras el discurso de Bello en la re-re-fundación de la colonial Universidad de Chile. Los establecimientos de educación superior a la fecha se han multiplicado exponencialmente, entonces la idea de velar por la calidad de la enseñanza en ellos ha sido el tema recurrente, si se prefiere, una estandarización para ver que todos manejen un lenguaje idóneo de cara al mundo profesional.

El gremio de los médicos parece ser el único que no está sometido a la pregunta por la medición o no de sus pericias y los titulados que se desempeñan/desempeñarán para el servicio público o privado, sino que está en el punto de re-definir sus criterios de evaluación, puesto que ya existe un examen que intenta establecer estándares de conocimientos idóneos que debe manejar un médico. Algo que es esencial en cualquier sociedad por el rol clave que poseen los dotados con la técnica hipocrática, luego de un arduo periplo de estudios. Sin embargo, en el último tiempo ha habido problemas con esta forma de examen, tanto por la filtración de preguntas del EUNACOM 2012, que condicionó una serie de irregularidades en la evaluación como también con su estructura y uso indiscriminado por escuelas de medicina como instrumento de marketing. Sobre este último punto, el hecho de crear rankings entre universidades no toca el tema de la calidad, puesto que ese índice no depende tan solo del resultado de una prueba. Sobre su estructura, el proceso que sigue la selección de preguntas es totalmente arbitrario, desde una discriminación de los asesores que son especialistas hasta la afinación final del director del EUNACOM, que es quien tiene la última palabra. Insólito, parece jugar el mercado aquí en una u otra forma, sin embargo, sobre este tema, habrá más que escribir.

Los médicos pueden discutir sobre un instrumento de preguntas-respuestas que ha sido aplicado de manera sostenida en el tiempo y que es imprescindible para lo que implica la salud en un país. No obstante, hay carreras como la abogacía, la enfermería, la fonoaudiología, la kinesiología, la terapia ocupacional, la psicología, la ingeniería, la arquitectura e incluso, la docencia, que requieren de la panacea de la medición para reconocer dónde está Chile en materia profesional y cuán idóneos son los centros de formación de los titulados del mañana. A ello también se suma la importancia por la vocación pública que muchos de ellos tengan al momento de ejercer sus conocimientos. Sobre los abogados, la necesidad de constatar si los egresados de derecho poseen los conocimientos y destrezas básicas para enfrentarse y resolver adecuadamente un asunto de relevancia jurídica. La práctica profesional no significa que ellos están siendo examinados, es más, ese es un paso más para adquirir el título, que tenga una relevancia material es irrisorio. La cantidad de abogados existente, considerando el centenar de escuelas de derecho a lo largo del país es una locura, es algo que también decrece la calidad de la administración de justicia.

Los otros gremios de la salud, al igual que lo que se ha llevado a cabo en el de los médicos, claman por índices que permitan hacer una revisión de los profesionales que van llegando al campo laboral. Entre ellos, el de los enfermeros el que tiene un trabajo de bases más avanzado, llegando incluso a dialogar con el ministro de salud, aunque, todavía no es suficiente. Muchos de los profesionales de la salud se desempeñan en el servicio público, y es el manejo de conocimientos idóneos el que puede mejorar –incluso en una mínima proporción- el sistema.

Especial ímpetu dirigiría en el plano docente, que al final del día, es el corazón de las controversias en el plano de la educación. Una evaluación profesional, psicológica, vocacional y de contenidos, resulta necesaria a la hora de sentarse a discutir sobre temas de reformas más profundas.

Sin perjuicio de lo anterior, existe un vicio, y es el constante reforzamiento, que se vería como otra herramienta de marketing, como ya lo hicieron los preuniversitarios con la PAA/PSU hace ya más de unas décadas, algo que no es malo, pero tampoco bueno. Otro ápice del lucro en la educación, que es posible de subsanar en el caso de pensar en este instrumento que haga avanzar al país.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ariel Rementeria

12 de Febrero

Como colega tuyo puedo afirmar que la gran cantidad de abogados en país, ha influido en la decadencia del sistema judicial. Dudosa capacidad e inteligencia para ejercer la profesión de muchas Ues (privadas y tradicionales). Y sólo por mencionar, las universidades que ofrecen nuestra carrera en su gran mayoría no se dedican a una nivelación cultural de los novatos eb primer año.

Ver todos
Ocultar

Popular

Es notable constatar la alevosía, desidia y contumacia histórica de los gobiernos de nuestro país, desde la dictadura cívico-militar hasta el día de hoy, sobre el tema del agua en sus más variadas y v ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si no has de beber, déjala correr

Ante las profundas desigualdades sociales que enfrentan las personas con discapacidad en el acceso a recursos materiales y simbólicos, el respaldo a su capacidad jurídica constituye un piso mínimo de gar ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Capacidad jurídica y enfoque de derechos en discapacidad

El futuro del hombre está en el cerebro de los niños. Si cuidamos el cerebro de los recién nacidos y niños, estaremos cuidando a la humanidad
+VER MÁS
#Salud

Lactancia materna para iniciar el camino

Cuando la oposición sepa encarnar con claridad una alternativa creíble a estos problemas que agobian a la población, volverá a ser gobierno
+VER MÁS
#Política

Mínimos comunes

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

Es de culto el manejo o manipulación emocional de los medios, pero nunca se preguntan por las causas que indujeron a esa persona a tomar esa dramática decisión, su contexto sico-económico-social
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile, sociedad del desdén: Estrés, depresión y suicidio

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Las editoriales fijan precios en promedio 29 veces más, llegando a más de 40 veces en algunos casos, en el mercado privado que en el estatal, donde normalmente se cancela el texto unidad en $800 a $1,600. ...
+VER MÁS
#Educación

El Texto Escolar será digital y abierto