#Educación

Siete elementos a considerar para una mejora en la educación chilena

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Valores como el respeto, la valorización del otro, y/o simplemente el saber escuchar son fundamentales para los procesos de enseñanza/aprendizaje y conforman una línea base de casi cualquier estrategia efectiva en educación.

Mucho se ha tematizado respecto de la educación chilena en los últimos años. Del Simce, de los colegios pobres con buenos resultados, de los colegios pobres con malos resultados, de los por qué de una educación gratuita, de que si hay o no hay recursos, de que si hay que subir o no hay que subir las subvenciones, etc. A pesar de lo anterior, son pocos los espacios en los que se traten de forma responsable y sistematizada los problemas de trasfondo, que no están vinculados –al menos directamente-  a los recursos monetarios, sino que más que nada a “la forma de hacer las cosas”, tanto desde el estado, como desde las propias instituciones educacionales y desde nosotros mismos.

1. Valores como elemento fundamental en los procesos de enseñanza/aprendizaje:

¿De qué sirve generar insumos para el aprendizaje, usar tecnologías, o generar estrategias pedagógicas fantásticas si no existe un respeto mínimo por el otro?  Valores como el respeto, la valorización del otro, y/o simplemente el saber escuchar son fundamentales para los procesos de enseñanza/aprendizaje y conforman una línea base de casi cualquier estrategia efectiva en educación.
En ese sentido es necesario crear políticas públicas claras, y no solamente dirigidas a la escuela, sino a las familias, que es donde debiesen formarse dichas construcciones valóricas.

2. Falta de una planificación de Estado a largo plazo en educación:

Una planificación de Estado clara, conocida y con metas verificables a corto mediano y largo plazo. Eso es lo que le pide el Estado a las instituciones de educación superior. Sin embargo: ¿Existe ello a nivel ministerial? La verdad es que ni siquiera entre los más peritos en educación existe una idea clara respecto hacia donde apunta la educación en Chile. ¿A dónde queremos llegar? ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Cuáles son las metas? ¿Se conocen esas metas a nivel país? Demás está decir que una planificación a largo plazo requiere que los señores políticos se hagan asesorar bien y se sienten a trabajar de manera cohesionada para que los cambios de gobierno no sean “borrón y cuenta nueva”. Ahí es cuando volvemos al tema de los valores, pero ya a otro nivel.

3. Sobrevaloración de pruebas estandarizadas:

El Simce no es una panacea, así como la PSU no es el principio ni el final para nada. Lamentablemente, la sobrevaloración de estas pruebas nace de la falta de una política de Estado que busque generar mecanismos de evaluación integral en educación.  Si bien el SIMCE podría ser una genial herramienta de planificación y/o de mejora de procesos, en la praxis pareciera ser más empleada para generar rankigs, así como la PSU mecanismos de exclusión.

4. Evaluación como elemento punitivo y no formativo:

Lo peor, es que lo anterior reproduce una lógica nefasta para el sistema educacional: la lógica que la evaluación es un elemento punitivo y no formativo. Se evalúa para rankear, para cuestionar, para discriminar, no para educar. ¿Cómo el Estado les puede enseñar a sus profesores que deben de hacer pruebas formativas, si el mismo Estado ocupa sus instrumentos para hacer rankings y poner a un colegio sobre otro, a un docente sobre otro?

Si me preguntan, el énfasis debe estar en la retroalimentación, en la planificación derivada de la evaluación. El énfasis debe estar en la mejora, no en el indicador.

5. Falta de mecanismos de aseguramiento de la calidad:

¿Quién se asegura que los docentes generen instrumentos evaluativos de calidad? ¿Cuáles son los lineamientos metodológicos de una buena planificación de gestión en una universidad o en un colegio? ¿Tiene el Estado algún software libre de gestión universitaria o escolar?

Se gastan millones de dólares en proyectos que se reiteran: “Software para gestión”, “software para indicadores y aseguramiento de la calidad”, etc. ¿Costará mucho hacer un software de buena calidad y liberarlo para su uso en los establecimientos? ¿Costará mucho generar manuales metodológicos para una adecuada gestión universitaria o escolar? No creo que cueste más de lo que ya se gasta.
Por supuesto, el aseguramiento de la calidad tiene muchas aristas que difícilmente se podrían tocar en éste resumido espacio, a pesar de ello creo que la generación de líneas base es una idea basada en el sentido común más básico.

6. Aspectos culturales:

Aquí se pueden escribir 100 libros así que haré síntesis en algunas pequeñas frases que es conveniente interiorizar:

– La escuela no es una guardería.

– Estudiar pedagogía no vale menos que estudiar medicina.

– Educar no es llenar a un estudiante de contenidos.

– Educar no es deber de un colegio, o universidad, sino que es un deber de sociedad.

– Los medios de comunicación tienen un rol. Que no lo asuman es otra cosa.

– La evaluación no es el fin de un proceso sino un punto intermedio para lograr aprendizajes significativos.

– Los recursos son importantes pero no lo son todo.

– Más importante que enseñar contenidos un docente debe de preocuparse de enseñar a aprender.

7. Desvinculación entre la investigación y la generación de políticas públicas.

En Chile se investiga, pero la investigación difícilmente llega a ser política pública. Las políticas se hacen considerando criterios políticos, monetarios, de conveniencias, de factibilidad, pero no hay un vínculo estrecho y sistemático entre la ciencia y la política en educación. Todos saben que la gran mayoría de las tesis doctorales terminan en estanterías, pero nadie lo dice en público, parece que nos da vergüenza.

Podríamos seguir con ésta lista sin embargo, partir por hacernos conscientes de esto ya es un paso.

————

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión