#Educación

Sacar a la educación cívica del librero

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No se trata de instrumentalizar a los jóvenes para movilizarlos a una posición política determinada. Todo lo contrario. Se trata de que nosotros nos hagamos cargo de la responsabilidad de enseñar a los jóvenes la posibilidad de construir libre, pacífica y democráticamente un mejor país en el futuro.

Hoy más que nunca necesitamos, en cuanto sociedad democrática, discutir sobre los mecanismos de formación ciudadana y educación cívica de que disponemos en función de tres situaciones —entre muchas otras— que nos obligan con urgencia a rescatar este tema del olvido: 1) la voluntariedad del voto y sus funestos resultados en la participación, lo cual da cuenta, al menos en un análisis somero, de la incapacidad de la oferta política de cautivar al electorado; 2) la existencia de un nuevo dispositivo para la configuración del panorama de una campaña determinada: las primarias, las cuales implican un esfuerzo para los candidatos en convocar desde tempranoa sus potenciales votantes; y 3) la elección de los consejeros regionales, cuya función está, como dice su nombre, en íntima relación con los asuntos territoriales.

Si bien la formación ciudadana, encarnada teóricamente en la educación cívica en los contenidos curriculares, comprende un conjunto amplio deconocimientos y aptitudes que pueden abarcar desde la protección y cultura de los derechos humanos, hasta la importancia de la nacionalidad (dependiendo, claro, del gobierno de turno y el pacto social que se viva en el país), quisiera concentrar esta opinión en la importancia que tiene para la valoración de la democracia electoral, considerando el punto expuesto en el párrafo anterior.

El momento por el que está pasando la sociedad chilena, especialmente sus estudiantes, es un caldo de cultivo perfecto para laconstrucción de un pensamiento crítico que permita desarrollar, conforme a las tres situaciones expuestas anteriormente, una valoración del ejercicio del voto, una propensión a la comprensión del proceso de campaña que permita exigira sus candidatos asuntos relacionados con su entorno inmediato y su visión de país, y una relación con el territorio que amilane los intentos siempre centralistas de nuestra política local.

En Chile, el sistema educativo se aleja bastante del objetivo de la conformación de un ciudadano reflexivo y comprometido con la participación democrática. Eso se puede ver en tres fenómenos: la existencia de la institución del consejo de curso, que en muchos casos se remite solamente a asuntos triviales del grupo de alumnos y no reflexiona sobre las dinámicas locales y nacionales, con el objetivo de ayudar a los estudiantes a formarse una opinión; la clase de Historia y Ciencias Sociales, que también tiene la potencia teórica de formular un espacio de construcción social de la realidad política, muchas veces es mellada por la preeminencia de elementos que prefieren dar el énfasis en lo meramente descriptivo, esto es, en la consecución de datos y fechas, y abandonando la naturaleza crítica del estudio de la historia reciente; y la débil comunicación institucional entre los estudiantes y la construcción del espacio escolar, lo que les quita la posibilidad de ejercitar el proceso de consenso y negociación tan propio de la participación democrática.

Esta columna no pretende imponer una visión, sino comenzaruna discusión. No se trata de instrumentalizar a los jóvenes para movilizarlos a una posición política determinada. Todo lo contrario. Se trata de que nosotros nos hagamos cargo de la responsabilidad de enseñar a los jóvenes la posibilidad de construir libre, pacífica y democráticamente un mejor país en el futuro.


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

La construcción de esta institucionalidad obedeció a un trabajo colectivo de años, en el que participaron diversos actores institucionales e individuales [...] este carácter colectivo debe marcar el que ...
+VER MÁS
#Ciencia

¿Un ministerio sin memoria?

Popular

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine

La certeza jurídica que se exige para fines privados, por encima de los intereses de la sociedad, es la base que genera segregación, abuso y un estado de derecho al servicio de unos pocos
+VER MÁS
#Justicia

Certeza jurídica

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?