#Educación

Reunión de Ex-alumnas

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con toda la diversidad que tenemos, lo que nos une es la convicción que nos formaron para cumplir un rol, que es necesario e importante para los otros.

Desde hace un par de años un grupo de ex compañeras de curso de un liceo del sector sur de Santiago venimos reencontrándonos y compartiendo conversaciones para saber en qué estamos, cómo hemos hecho nuestras vidas, cómo pensamos el futuro.

Hace poco, en la última reunión, aparte de recordar otra vez las viejas anécdotas, a las profesoras y los pololeos, evidentemente influidas por la contingencia, pero también porque muchas nos hemos dedicado a la educación, nuestra conversación tomó otro giro y empezamos a hablar de selección, lucro y “calidad” teniendo como referente lo que fue nuestra formación.

Nosotras estudiamos en un Liceo con número, hoy tiene un nombre en inglés, porque en algún momento eso se puso de moda.
Fuimos al liceo del barrio, todas vivíamos en los alrededores: La Cisterna, El Bosque, San Bernardo.

Veníamos de familias muy diversas, algunas éramos hijas de profesionales, otras de técnicos, otras de obreros.

Algunas, pocas,  tenían algunos lujos en casa, que compartíamos cuando nos visitábamos auto, teléfono y un televisor. Algunas, pocas,  acceso a  otros lujos mayores: vacaciones,  incluso  algún viaje  en avión, que compartíamos con regalos, fotos y narraciones.

Teníamos sí, algunas cosas en común. Nuestras familias valoraban mucho los estudios. Tenían puestas las esperanzas en que estudiar nos permitiría progresar en la vida. Eso significaría para nosotras seguir estudiando y preparándonos para ejercer profesiones y oficios diversos. Eso y el deseo que nos convirtiéramos en mujeres independientes y que entráramos al mundo del trabajo.

Nuestros recuerdos nos llevaron a concluir nuestra educación que se marcó por varias cosas.

Éramos diversas, aprendimos de  esa diversidad, de las características personales, de nuestras familias, de nuestros orígenes y de nuestras costumbres. Éramos diversas, hoy seguimos siéndolo y eso ha sido parte de nuestra riqueza. Nuestra educación tuvo espacio para el  contacto con la realidad, salíamos  a terreno, investigábamos, experimentábamos, conocimos diferentes espacios, lo que nos hizo fácil al  salir del liceo e incorporarnos también  en diferentes realidades. Nos formaron a través del desarrollo de distintas habilidades,  la música tenía importancia, el coro, los conjuntos musicales, los festivales de la canción; había interés por mostrarnos un mundo artístico y era habitual que nos llevaran a los museos y los conciertos, teníamos talleres literarios, publicábamos revistas, íbamos al teatro y también lo practicábamos, hacíamos deporte, competíamos en campeonatos inter escolares donde nos encontrábamos con muchos otros y otras estudiantes.

Nos formaron para la participación, a través de los centros de alumnos y el trabajo con la comunidad.

Una mayoría de nosotras estudió en la universidad y hemos desarrollado carreras en las cuales nos sentimos exitosas y felices, otras se formaron profesionalmente en otros ámbitos, el comercio, secretarias, técnicas y también se sienten realizadas y satisfechas.

Pero la última conclusión, al final de la tarde y cuando ya cerrábamos la conversación, nuestro análisis llegó a dos conclusiones.

Recibimos la buena educación que un  país, un Estado, se había puesto como misión entregarnos.

Y haber sido educadas por la decisión de un país, a nosotros nos generó una necesidad, como dice Humberto Maturana, retribuir al país lo que  habíamos recibido.

Así es como hemos entendido nuestra participación en la sociedad. Así es como  hemos desarrollado nuestros trabajos, cada una desde su espacio y su especialidad, la medicina, el arte, la enseñanza y  los servicios. Así es también como muchas hemos desarrollado una vida política.

Así es como hoy nos sentimos felices de reencontrarnos.

Con toda la diversidad que tenemos, lo que nos une es la convicción que nos formaron para cumplir un rol, que es necesario e importante para los otros.

Y a esas alturas de la conversación las preguntas fueron:

¿Qué pasará en el futuro con los niños y jóvenes que han recibido una educación de acuerdo a cuánto pagaron sus papás para ello y así entonces cada uno “se las arregló como podía”?

¿Qué pasará con ellos , cuando la idea que está en la base, es que cada uno tiene sólo lo que “se merece” de acuerdo al esfuerzo de sus familias (de dinero para la compra de servicios educativos)?

¿Qué va a ser de ellos si  no conocen otras realidades,  no les  interesa lo que le pase a los otros, porque lo importante es que compitan, con las herramientas que sean necesarias, para llegar primero porque las “oportunidades” son sólo para “los mejores”

¿Cómo es entonces de verdad la formación cuando los énfasis están puestos en una “calidad” que sólo se traduce en puntajes y resultados en pruebas estandarizadas de algunas materias ”importantes” y no hay tiempo para las artes y los deportes?

¿Qué pasará si seguimos insistiendo en que lo único que importa es ser “exitoso” o “exitosa”?

¿Querrán reencontrarse después de años, así como nosotras, para reconocerse y en la diversidad ver cuántas cosas en común tienen?

¿Podrán valorar los recorridos de las vidas de cada uno y una, para sentir como nosotras,  que todos han hecho aportes  diferentes cosas para este país que los educó?

Espero que ahora sí exista de nuevo esa oportunidad, en que niños y jóvenes puedan recibir la buena educación a la que tienen derecho. Para crecer y desarrollarse diversos y juntos.

Espero que ahora sí, por el bien del país.

TAGS: #Reforma Educacional Diversidad Educación Pública

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de Julio

Hola Ingrid: Leí tu columna con harta paciencia y pienso que entras en varios prejuicios. Conozco a personas cuyos padres y madres les pagaron educaciones privadas que costaron varios sueldos mínimos y ahora venden café en cadenas internacionales. Y también conozco personas que estudiaron, como tú y tus amigas, en colegios con número y ahora ganan sueldos que los hicieron olvidarse de su origen, de sus luchas y de esa educación que les entregó el Estado. O sea, raya para la suma: el pasto no es más verde del lado del educado en colegio público y tampoco de aquel que pagó mucho por ir a la sala todos los días. Ojo con los prejuicios.

28 de Julio

Hola Estrella: Gracias por haberme leído, pero parece que no fui tan clara en destacar el foco en mi texto.No se trata de comparar los éxitos o fracasos individuales que efectivamente provienen de ambos lados. Mi tema es que es más posible que se genere en cada persona una responsabilidad de participar de vuelta en una sociedad que te apoya para que crezcas y te formes que si lo entiendes como el producto solo de lo que tú haces y por lo cual dejas de pensar en el conjunto. Creo que si no se entiende, entonces es un mal texto y habría que escribir de nuevo….

29 de Julio

Ingrid, leí tu columna con atención, principalmente porque en muchos aspectos me sentí muy identificada: liceo con número, el ideal familiar de que la ascensión social se gesta a través de la educación y la idea de tener un rol en la sociedad en que vives. Creo que esos conceptos son transversales a una gran mayoría de chilenos de clase media de los 80. Sin embargo discrepo con la diferenciación que haces respecto a la capacidad de “retorno social” que poseen los estudiantes públicos y privados porque, reconociendo que los desafíos de integración y de reconocimiento de la diversidad son mayores en un colegio privado que un público, la ceguera e inamovilidad ante lo justo/injusto, lo bueno/lo malo o la ausencia de trascendencia, pertenencia o integración no es exclusiva de los colegios privados.
Al final, al igual que tú, espero que todos nuestros niños reciban la buena educación a la que tienen derecho.
Un abrazo

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad