#Educación

¿Qué nos dejó el uso obligado de las mascarillas?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Fotografía de Andrea Arrieta, tomada para ilustrar la columna enviada.

El uso obligado de mascarillas quirúrgicas fuera del quirófano –para protegernos de los fluidos corporales de los prójimos y proteger a nuestros prójimos de nuestro presunto rol de contaminantes– nos ha puesto en un original escenario, entre otros muchos cambios asociados al COVID-19. ¿Cuál de los dos motivos señalados era el primordial para cubrir la desnudez usual de la nariz y la boca, el autocuidado, el cuidado de los otros o ambas recíprocamente? ¿Qué dimensión altruista, compasiva o solidaria aumentó en cada uno de nosotros durante la crisis situacional de la pandemia? ¿Cuáles disminuyeron? ¿Qué veo en el rostro del otro con mascarilla? ¿Qué no quiero ver y qué quiero ver de ese rostro? ¿Qué echo de menos ver? ¿Qué me falta del otro con mascarilla para conocerlo o reconocerlo mejor? ¿Cómo completo ese fragmento de rostro como un rostro entero? ¿Cómo hago el cierre gestáltico? ¿Cómo percibo esa cara con mascarilla, la veo completa o incompleta? ¿Lo que deja ver la mascarilla es todo el rostro que es, o está en falta, porque debería incluir todo lo que la mascarilla cubre? ¿Siempre lo que veo de la cara de otro es toda la cara que es, y es sólo el mapa que tengo en mi mente de la cara mirada, lo que me hace percibirlo incompleto, o cómo debería ser? ¿Lo que percibo como falta está en el rostro que observo, o en mí como observador de ese rostro?


Las mascarillas han reducido la superficie del rostro, ¿habrán aumentado nuestro acceso a la profundidad de la persona que emerge ante nosotros desde su rostro?

Las mascarillas han reducido nuestra desnudez, ¿habrán incrementado el pudor o la necesidad de no ocultar nada de mí a los otros virtuales sin mascarillas asépticas, pero con muchas máscaras digitales que los convierten en iconoclastas expertos en destruir su propia imagen? ¿Cómo me he sentido con menos desnudez en el convivir? ¿Me incomoda o me acomoda mostrar menos cuerpo? ¿Ha cambiado en algo mi relación con mi cuerpo y mi rostro, después de años de una educación negadora de ambos, donde se dosificó mi cuerpo y con ello mi voluntad, y donde de mis compañeros de clase,  conocí más sus nucas que sus rostros?

¿Esta suma de experiencias habrá aumentando o reducido la necesidad de habitar una sociedad transparente de homodigitales, donde tendemos a mostrar todo lo que hacemos, tenemos o sabemos, y en consecuencia a anhelar conocer lo mismo respecto a los otros habitantes del planeta? ¿Echamos de menos la nariz y la boca de los otros? De ser así, ¿qué impacto tiene en nosotros a nivel del sentir y pensar, de ese otro que me oculta parte de su rostro? Las mascarillas han reducido la superficie del rostro, ¿habrán aumentado nuestro acceso a la profundidad de la persona que emerge ante nosotros desde su rostro? ¿Las mascarillas han contribuido a valorar y percibir los ojos más como figura que como fondo? ¿Eso habrá contribuido a la recuperación de la comunicación pupilar? ¿O se habrán desarrollado nuevos recursos oculares de evadir la mirada del otro?

¿Hemos cultivado nuevos modos de aprender a mirar sin ver, o estar con el otro sin estar, apagando la luz para no reflejar y reflejase en la mirada del otro, o abrazando o besando cerrando los ojos, como una estrategia que ayuda a superar la angustia que puede producir la cercanía e intimidad con el otro o la otra?

¿Qué tipo de explicación, qué tipo de verdad, qué factores podríamos inferir de un estudio –psicométrico, normado– que estableció que las mascarillas favorecían la percepción de los otros como más bellas y bellos? ¿Ver menos del otro lo hace más bello para mí? ¿La distancia y el misterio asociado al conocimiento del otro favorecen la construcción de relaciones afectivo-positivas?

¿Cómo hemos tramitado y resuelto la experiencia inédita de vernos obligados a la frecuente y brusca exposición a los “ojos o espejos del alma” del otro? ¿Hemos cubierto también nuestros ojos con una mascarilla tan invisible como efectiva, para mantener y fortalecer el uso de una mirada que no mira y que es opaca al reflejo del otro? ¿No ver al otro y evitar ser visto o reflejado por su mirada, sigue siendo un modo efectivo de escapar de la angustia a la intimidad y al temor de que mi prójimo ausculte lo que realmente siente mi corazón, cuando estoy cara a cara frente a él o ella?

¿Qué conexión podemos establecer entre libertad y el cubrirse una parte del rostro? ¿Por qué se hizo necesario vigilar, controlar y castigar el uso de mascarilla durante el periodo de la pandemia? ¿Los multados son oposicionistas, ignorantes, irresponsables, inconscientes o suicidas? ¿Qué relaciones, repercusiones y connotaciones se pueden establecer entre la libertad responsable o irresponsable del uso de la mascarilla, y su uso obligado por prójimos tales como profesionales de la salud, mujeres musulmanas que llevan nigab, bandidos y torturadores que se cubren obligadamente el rostro para evitar ser reconocido por los otros? ¿Todo lo dicho habría sido diferente si el uso de la mascarilla hubiera sido principalmente una acción de expresión de nuestra libertad? ¿Se puede esperar que una acción humana, como el autocuidado de sí y los otros, opere desde su locus de control interno o ejercicio de su libertad responsable, cuando ha sido “educado” desde el alba de su vida, preferentemente con la influencia, el control, el castigo, la opresión, la insegurización, la negación de su autonomía, la dependencia y la irresponsabilidad?

También cabe recordar, como lo señalan de modo reiterado y enfático pensadores como Byung-Chul Han, Edgar Morin y Humberto Maturana, que vivimos los tiempos de una sociedad de la desconexión, el cansancio, el infierno, el igualismo, la agonía del amor, la cultura patriarcal, la fuga de la mirada y la caricia, en un mundo sobrehabitado por homodigitalis, que cada día posan su visión y su tacto más sobre la superficie de un celular que sobre los ojos y la piel de otro humano. Humanos que cada día y desde la infancia temprana interactúan más con máquinas artificiales que con otros humanos.

Con todos esos actuales hábitos de pseudoexistir surgen más interrogantes: ¿después de tanto aislamiento y mascarillas ha crecido o decrecido el interés de encuentro y construcción de intimidades con otros u otras? ¿Se fortaleció el hábito de dialogar –que por definición es recursivo y además compasivo– o lo que se ha hecho más común es la pseudocomunicación –lineal, unilateral, asociada al diálogo de sordos y a la soledad de a dos-?

Dentro de la complejidad e impredecibilidad propia de lo vivo y humano, ¿cabe la posibilidad contraria? ¿Incrementará nuestra capacidad de conocer y apreciar las dimensiones del alma de nuestros prójimos y prójimas, y con ello tal vez reflejar en el espejo de mis propios ojos esas dimensiones de las almas vistas?

Apreciar todo rostro como completo y perfecto, independiente de su fisonomía, origen, edad, aditivos como maquillaje, antifaz, gafas, sombrero, mascarilla, etcétera, abandonando el hábito de compararlo con algún tipo de estándar, mapa, ideal, prejuicio, explicación a priori que pudiera tener del otro en la mente, y con ello darme cuenta que la falta nunca está en el otro visto o conocido, sino que está en mí como conocedor del otro, porque comparo lo que es –el ser ahí en el mundo– con lo que debería ser –la representación que hago de ese ser–? El rostro puede convertirse en una posibilidad cotidiana y accesible de relacionarse con los otros de modo nutritivo (Satir), amoroso (Maturana), aceptándolo incondicionalmente (Rogers), o como a ti mismo (Jesús), el rostro ha sido estudiado por la neurociencia como una facultad propia de los mamíferos en el desarrollo de la empatía, la que es considerada natural y causa primordial de nuestra subsistencia y coexistencia humana. El rostro ha sido considerado por el filósofo Levinas “significación y significación sin contexto”, es decir que el rostro se impone, se conoce y valora más allá del contexto físico histórico y sociocultural.

El rostro del otro es suficiente para valorarlo y legitimarlo, como otro – completo y perfecto, como ya se señaló–, conocerlo solamente desde lo cognitivo y epistemológico, no hace más que alejarnos del otro, el rostro tiene significado por sí, porque el otro que surge con su rostro frente a mí, en el mismo tiempo y espacio, dice Levinas: “desborda el pensamiento y quiebra el solipsismo… nosotros llamamos rostro al modo en el cual se presenta el otro, que supera la idea del otro en mi”. Por ello, lo que me permite “ver” al otro no es asunto de la teoría del conocimiento, eso me aleja irremediablemente de su alteridad. Es tema de la teoría de los valores: la vía es axiológica. El rostro del otro que te sale al encuentro es una cuestión ética, con sólo emerger frente a ti se manifiesta lo bueno de ti. El pensamiento levinasiano lo expresa del siguiente modo. “El rostro es aquello que escapa a la conciencia, algo que en su alteridad absoluta invita a la renuncia del yo y que en su manifestación abre un camino que es orientación y sentido, lugar de la ética y el humanismo… la mejor manera de encontrar a otro es no darse cuenta ni del color de sus ojos”, a lo que podríamos agregar, tampoco darse cuenta, si parte de su rostro está oculto por una mascarilla.

TAGS: Relaciones humanas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?