#Educación

PSU, felicidad, pérdida de talentos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En estos días se rinde la PSU. Muchos intentan determinar su futuro en unas pocas horas repartidas en dos días, e intentan distraerse con bromas respecto a la pruebas y descansar. Sin embargo, de manera simultánea, un suceso terrible se avecina en la vida de varios: el fracaso.

Sin duda, muchos de ellos se han esforzado, y probablemente sean un ejemplo de meritocracia, pero también están los “otros”. Los otros son aquellos de los cuales todos hemos escuchado: personas que se auto sabotean. Son quienes no van a los preuniversitarios, cuando están pagando; personas que no se presentan a un examen en la Universidad, cuando están pagando. Puedo imaginar muchas razones por las cuales evitar –por miedo– estas evaluaciones, pero esto no es lo que llama mi atención. Es el hecho particular de que múltiples personas teman descubrir la verdad, de que “no son capaces” de superar esta prueba. Pero, ¿es esta incapacidad una cuestión inherente a su constitución individual y, por tanto, insuperable?

Jefferson, en la ya famosa declaración de independencia norteamericana de 1776, habla de: “(…) la búsqueda de la felicidad”. ¿Qué es exactamente esta felicidad que tanto nos quita el sueño?


…“mejor será fallar sin intentar, pues peor será fallar intentando sin tener los medios”. Eso, señores, no es más que una forma especial de lucidez. Lucidez que le hará perder a esta sociedad diferentes talentos.

En nuestra sociedad, sin duda, la felicidad mucho tiene que ver con el éxito económico. La fantasía idílica de alcanzar el éxito económico, reconocimientos y galardones. Éxito económico que en la lucha por los recursos se pueden distinguir en: (i) la superación de una situación de clases desfavorable representado por un constante arribismo resultado del proceso de buscar escalar de lo popular a lo hegemónico; o (ii) la preservación de dicha posición privilegiada.

Sin duda un modelo que fuerza estas ideas en el juego de la autodeterminación, y localiza las falencias en el individuo, cuando sus impedimentos no son más que de las circunstancias materiales que lo rodean. Circunstancias que sin escrutinio las hace responsabilidad del mismo individuo.

De acuerdo a estos dos criterios mencionados es posible notar cómo nuestro sistema localiza a la PSU como una forma de discriminación, que los toma, y mientras reconoce uno perfectamente, el segundo destruye al otro. Cuestión evidente que diez años de ejercicio demostraron que es innegable que la “meritocracia” no se halla en ninguna parte, pues favorece solamente la segregación económica. El instrumento en sí mismo carece de sentido.

Cuestión que se agrava aún más cuando se reconoce como pieza central de un sistema de libre mercado educacional, que utiliza este instrumento como medio comparativo de resultados. Mientras no carece de lógica que el sistema educacional busque mejorar sus resultados por medio de estándares de comparación, sí carece de ella cuando la experiencia educativa de los estudiantes de dichas comunidades son coartados a no encontrar otros sentidos diferentes a la competencia y automatización del saber, para alcanzar un éxito cuyo contenido se ve determinado por la minoría hegemónica que sin escrúpulos los discrimina. Y es este momento en que el estudiante deja de ser humano y se transforma en objeto. ¡Son números en una hoja de respuestas!

Atrás queda la formación de individuos íntegros, conocedores de diversas formas de interactuar y hallarse con el mundo. Atrás queda la educación que arma al individuo con las herramientas para su propia realización. Sólo quedan autómatas, factores de producción; cerdos embutidos cual línea de producción. Y cuando la excusa de las “otras vías” surge, no es más que un velo para no abandonar el fetichismo del “exitismo” de nuestra sociedad.

El problema no está en que la educación superior sea una de varias rutas que tomar en la vida, sino que cualquier otra se transforma en una soga al cuello que también impide la realización personal: Horas de trabajo que no recompensan, endeudamiento forzado, enfermedades endógenas, un país que vive (o vivió como dicen otros) un éxito económico fantasma. Un éxito que, proporcionalmente, no va a la par de las condiciones materiales de una amplia parte de su población. Al final, parece inevitable creer que todo esto del éxito, y lo que conlleva, no es más que una ilusión.

Es por esto que no es de extrañar que ante tan terrible proceso, nuestros jóvenes tengan miedo o terror ante una prueba que no sólo se rehusara a reconocerlos, sino que los ha dejado sin espíritu y sin humanidad. Por lo tanto, tampoco nos extrañemos cuando los invada un pensamiento extraviado: “mejor será fallar sin intentar, pues peor será fallar intentando sin tener los medios”. Eso, señores, no es más que una forma especial de lucidez. Lucidez que le hará perder a esta sociedad diferentes talentos.

TAGS: Prueba PSU

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras