#Educación

PSU, felicidad, pérdida de talentos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En estos días se rinde la PSU. Muchos intentan determinar su futuro en unas pocas horas repartidas en dos días, e intentan distraerse con bromas respecto a la pruebas y descansar. Sin embargo, de manera simultánea, un suceso terrible se avecina en la vida de varios: el fracaso.

Sin duda, muchos de ellos se han esforzado, y probablemente sean un ejemplo de meritocracia, pero también están los “otros”. Los otros son aquellos de los cuales todos hemos escuchado: personas que se auto sabotean. Son quienes no van a los preuniversitarios, cuando están pagando; personas que no se presentan a un examen en la Universidad, cuando están pagando. Puedo imaginar muchas razones por las cuales evitar –por miedo– estas evaluaciones, pero esto no es lo que llama mi atención. Es el hecho particular de que múltiples personas teman descubrir la verdad, de que “no son capaces” de superar esta prueba. Pero, ¿es esta incapacidad una cuestión inherente a su constitución individual y, por tanto, insuperable?

Jefferson, en la ya famosa declaración de independencia norteamericana de 1776, habla de: “(…) la búsqueda de la felicidad”. ¿Qué es exactamente esta felicidad que tanto nos quita el sueño?


…“mejor será fallar sin intentar, pues peor será fallar intentando sin tener los medios”. Eso, señores, no es más que una forma especial de lucidez. Lucidez que le hará perder a esta sociedad diferentes talentos.

En nuestra sociedad, sin duda, la felicidad mucho tiene que ver con el éxito económico. La fantasía idílica de alcanzar el éxito económico, reconocimientos y galardones. Éxito económico que en la lucha por los recursos se pueden distinguir en: (i) la superación de una situación de clases desfavorable representado por un constante arribismo resultado del proceso de buscar escalar de lo popular a lo hegemónico; o (ii) la preservación de dicha posición privilegiada.

Sin duda un modelo que fuerza estas ideas en el juego de la autodeterminación, y localiza las falencias en el individuo, cuando sus impedimentos no son más que de las circunstancias materiales que lo rodean. Circunstancias que sin escrutinio las hace responsabilidad del mismo individuo.

De acuerdo a estos dos criterios mencionados es posible notar cómo nuestro sistema localiza a la PSU como una forma de discriminación, que los toma, y mientras reconoce uno perfectamente, el segundo destruye al otro. Cuestión evidente que diez años de ejercicio demostraron que es innegable que la “meritocracia” no se halla en ninguna parte, pues favorece solamente la segregación económica. El instrumento en sí mismo carece de sentido.

Cuestión que se agrava aún más cuando se reconoce como pieza central de un sistema de libre mercado educacional, que utiliza este instrumento como medio comparativo de resultados. Mientras no carece de lógica que el sistema educacional busque mejorar sus resultados por medio de estándares de comparación, sí carece de ella cuando la experiencia educativa de los estudiantes de dichas comunidades son coartados a no encontrar otros sentidos diferentes a la competencia y automatización del saber, para alcanzar un éxito cuyo contenido se ve determinado por la minoría hegemónica que sin escrúpulos los discrimina. Y es este momento en que el estudiante deja de ser humano y se transforma en objeto. ¡Son números en una hoja de respuestas!

Atrás queda la formación de individuos íntegros, conocedores de diversas formas de interactuar y hallarse con el mundo. Atrás queda la educación que arma al individuo con las herramientas para su propia realización. Sólo quedan autómatas, factores de producción; cerdos embutidos cual línea de producción. Y cuando la excusa de las “otras vías” surge, no es más que un velo para no abandonar el fetichismo del “exitismo” de nuestra sociedad.

El problema no está en que la educación superior sea una de varias rutas que tomar en la vida, sino que cualquier otra se transforma en una soga al cuello que también impide la realización personal: Horas de trabajo que no recompensan, endeudamiento forzado, enfermedades endógenas, un país que vive (o vivió como dicen otros) un éxito económico fantasma. Un éxito que, proporcionalmente, no va a la par de las condiciones materiales de una amplia parte de su población. Al final, parece inevitable creer que todo esto del éxito, y lo que conlleva, no es más que una ilusión.

Es por esto que no es de extrañar que ante tan terrible proceso, nuestros jóvenes tengan miedo o terror ante una prueba que no sólo se rehusara a reconocerlos, sino que los ha dejado sin espíritu y sin humanidad. Por lo tanto, tampoco nos extrañemos cuando los invada un pensamiento extraviado: “mejor será fallar sin intentar, pues peor será fallar intentando sin tener los medios”. Eso, señores, no es más que una forma especial de lucidez. Lucidez que le hará perder a esta sociedad diferentes talentos.

TAGS: Prueba PSU

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad