#Educación

Protesté, protestaría, protestaré

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este es un testimonio. No sé cuántos como yo hay allá afuera, pero creo que es necesario que nuestras historias se sepan para que podamos encontrarnos en un proyecto colectivo nuevo, en que la política no tenga sólo como finalidad el crecimiento económico, sino la felicidad de las personas.

Soy un profesional, hijo de la educación pública y sus becas y créditos. Me considero de izquierda, aunque me costó un rato. Mi historia familiar no tiene nada que ver con esa izquierda cultural representada por los partidos de izquierda tradicionales. Mi convicción de izquierda está más bien relacionada con la comprensión de las formas en que las personas en la  sociedad se organizan políticamente de acuerdo a lo que le tocó vivir. Conocí que existía Silvio Rodríguez cuando entré a ese mundo elitista llamado Universidad de Chile, donde también por primera vez hablé con un comunista. Crecí en el ghetto de Chile, en ese Chile desconfiado en que las calles se enrejan, y en que la seguridad depende de cuánta plata le puedan pagar a una empresa de guardias, o en dónde se pueda pagar para vivir. Crecí observando a la gente rica no como amigos, sino como personas que pagaban por los servicios que uno precariamente ofrecía. Los vi crecer hablando de sus carretes, de los autos lujosos de sus padres, y de sus vacaciones en tal o cual balneario. Fui obediente y disciplinado en mis trabajos adolescentes precarios y en la escuela, lo que me llevó a tener buenas notas y acceder a oportunidades de estudio. Pero hay algo que cambió de pronto, y me di cuenta del país que heredamos: desigual, excluyente, segregado, clasista, arribista, consumista, endeudado, infeliz.

Y protesté. Protesté en una época en que se vivía la borrachera de la transición, con varios presidentes y políticos que, vestidos de izquierda y socialismo anti-pinochetista, les besaban las botas a los mismos ricos que me pagaban por servirles años antes. Nos hablaban de crecimiento, mientras las calles sudaban endeudamiento, individualismo, miedo y delincuencia. Esos ricos hoy están en directorios de bancos y AFPs, son dueños de canales de televisión y universidades, son “defensores” de la familia, y algunos han estado involucrados en bullados casos de corrupción. Y de seguro muchos de ellos o sus familiares están en el gobierno de hoy. Protesté en la calle en una época en que nuestro reclamo era incomprendido o débilmente entregado, en donde nuestra creatividad social estaba limitada y vivíamos la lucha y las derrotas constantemente, en contra del matrimonio entre la política y las grandes empresas, sus medios de comunicación y sus discursos criminalizantes de boca de periodistas, ministros y parlamentarios. Y a pesar de ello, crecimos, construimos ideas y proyectos, imaginamos el día en que nuestra protesta sería parte de algo más grande. Y llegó de sopetón el 2006 y la revolución pingüina, sorprendiéndonos a todos con sus formas creativas y sus reclamos radicales. Y, tan disciplinado como mostraba la historia, decidí aprender más, beca pública mediante. Y acá estoy, buscando el conocimiento temporalmente en un país extranjero, desde el cuál pueda entregar mi granito de arena para mejorar la educación pública.

Y si estuviese en Chile hoy en día, en la revolución de los post-pingüinos, protestaría. Estaría en marchas y asambleas, en salas de clases, en la calle. Y si hubiese estado el 4 de agosto, quizá hubiese sacado una olla para gritar detrás de una barricada. Hace dos semanas me convertí en padre de una hermosa niña. Y esa felicidad se mezcla con miedo y esperanza. Y protestaría por las dos razones. Miedo a que el futuro sea el mismo: una sociedad segregada, individualista y desigual. Esperanza de que la historia sea más grande que nosotros, los individuos. Y en esa historia podamos escribir que derrotamos de forma colectiva a los defensores de un sistema perverso, que nos hace ser personas que no queremos ser. Me da miedo contar en el futuro que fui hijo de las oportunidades del sistema público, pero probablemente seré padre del sistema privado.

Y por eso probablemente protestaré. Es que aún cuando nuestro futuro no esté escrito, está más que claro, tal como el pasado, que el presente de hoy, siendo lucha, no nos depara más que desafíos. Y además de protestar, habrá que unirse, como toda esa fuerza social detrás de nuestros jóvenes, a un nuevo proyecto de país, que lo transforme enfrentando sus contradicciones radicalmente. Creo que en eso están los jóvenes de hoy. Y en eso estarán (y estaremos) los profesionales de mañana. Fuerza estudiantes, ustedes y su protesta son la reserva moral de esta sociedad.

————

Foto: Marcha nacional por la Educación – Matías Asún / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática