#Educación

Protesté, protestaría, protestaré

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este es un testimonio. No sé cuántos como yo hay allá afuera, pero creo que es necesario que nuestras historias se sepan para que podamos encontrarnos en un proyecto colectivo nuevo, en que la política no tenga sólo como finalidad el crecimiento económico, sino la felicidad de las personas.

Soy un profesional, hijo de la educación pública y sus becas y créditos. Me considero de izquierda, aunque me costó un rato. Mi historia familiar no tiene nada que ver con esa izquierda cultural representada por los partidos de izquierda tradicionales. Mi convicción de izquierda está más bien relacionada con la comprensión de las formas en que las personas en la  sociedad se organizan políticamente de acuerdo a lo que le tocó vivir. Conocí que existía Silvio Rodríguez cuando entré a ese mundo elitista llamado Universidad de Chile, donde también por primera vez hablé con un comunista. Crecí en el ghetto de Chile, en ese Chile desconfiado en que las calles se enrejan, y en que la seguridad depende de cuánta plata le puedan pagar a una empresa de guardias, o en dónde se pueda pagar para vivir. Crecí observando a la gente rica no como amigos, sino como personas que pagaban por los servicios que uno precariamente ofrecía. Los vi crecer hablando de sus carretes, de los autos lujosos de sus padres, y de sus vacaciones en tal o cual balneario. Fui obediente y disciplinado en mis trabajos adolescentes precarios y en la escuela, lo que me llevó a tener buenas notas y acceder a oportunidades de estudio. Pero hay algo que cambió de pronto, y me di cuenta del país que heredamos: desigual, excluyente, segregado, clasista, arribista, consumista, endeudado, infeliz.

Y protesté. Protesté en una época en que se vivía la borrachera de la transición, con varios presidentes y políticos que, vestidos de izquierda y socialismo anti-pinochetista, les besaban las botas a los mismos ricos que me pagaban por servirles años antes. Nos hablaban de crecimiento, mientras las calles sudaban endeudamiento, individualismo, miedo y delincuencia. Esos ricos hoy están en directorios de bancos y AFPs, son dueños de canales de televisión y universidades, son “defensores” de la familia, y algunos han estado involucrados en bullados casos de corrupción. Y de seguro muchos de ellos o sus familiares están en el gobierno de hoy. Protesté en la calle en una época en que nuestro reclamo era incomprendido o débilmente entregado, en donde nuestra creatividad social estaba limitada y vivíamos la lucha y las derrotas constantemente, en contra del matrimonio entre la política y las grandes empresas, sus medios de comunicación y sus discursos criminalizantes de boca de periodistas, ministros y parlamentarios. Y a pesar de ello, crecimos, construimos ideas y proyectos, imaginamos el día en que nuestra protesta sería parte de algo más grande. Y llegó de sopetón el 2006 y la revolución pingüina, sorprendiéndonos a todos con sus formas creativas y sus reclamos radicales. Y, tan disciplinado como mostraba la historia, decidí aprender más, beca pública mediante. Y acá estoy, buscando el conocimiento temporalmente en un país extranjero, desde el cuál pueda entregar mi granito de arena para mejorar la educación pública.

Y si estuviese en Chile hoy en día, en la revolución de los post-pingüinos, protestaría. Estaría en marchas y asambleas, en salas de clases, en la calle. Y si hubiese estado el 4 de agosto, quizá hubiese sacado una olla para gritar detrás de una barricada. Hace dos semanas me convertí en padre de una hermosa niña. Y esa felicidad se mezcla con miedo y esperanza. Y protestaría por las dos razones. Miedo a que el futuro sea el mismo: una sociedad segregada, individualista y desigual. Esperanza de que la historia sea más grande que nosotros, los individuos. Y en esa historia podamos escribir que derrotamos de forma colectiva a los defensores de un sistema perverso, que nos hace ser personas que no queremos ser. Me da miedo contar en el futuro que fui hijo de las oportunidades del sistema público, pero probablemente seré padre del sistema privado.

Y por eso probablemente protestaré. Es que aún cuando nuestro futuro no esté escrito, está más que claro, tal como el pasado, que el presente de hoy, siendo lucha, no nos depara más que desafíos. Y además de protestar, habrá que unirse, como toda esa fuerza social detrás de nuestros jóvenes, a un nuevo proyecto de país, que lo transforme enfrentando sus contradicciones radicalmente. Creo que en eso están los jóvenes de hoy. Y en eso estarán (y estaremos) los profesionales de mañana. Fuerza estudiantes, ustedes y su protesta son la reserva moral de esta sociedad.

————

Foto: Marcha nacional por la Educación – Matías Asún / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

En lugar de un Comando jungla en los barrios para erradicar la droga que consume el futuro de nuestros jóvenes y el sustento de familias modestas, se les ocurre un comando en la Araucanía donde hay 500 ...
+VER MÁS
#Política

500 años de lucha y resistencia

Es necesario que en Chile se instale el pensamiento de que el la educación infantil es una instancia educativa y no solo de cuidado
+VER MÁS
#Educación

¿Somos padres presentes en el desarrollo de nuestros hijos?

Su intención es inducir a error en la decisión de voto mintiendo descaradamente a favor de unos y en detrimento de otros
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con las fake news?

¿Cómo se puede juzgar a un niño o niña y expulsarlo de la institución sin siquiera saber el contexto en el que el o ella se desenvuelve?
+VER MÁS
#Educación

Penurias de la infancia en la educación chilena

Popular

Hoy como ayer el inmigrante se presenta como el enemigo común, la inmigración como la culpable de todos nuestros males, sean sociales y/o económicos, y las políticas xenófobas serían la cura.
+VER MÁS
#Sociedad

100 de la años de la 1era Guerra Mundial y vamos por el mismo camino del nacionalismo y la xenofobia

Las zonas de sacrificio ambiental vienen a generar un problema de fondo respecto a la protección de los Derechos Humanos
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Zonas de sacrificio ambiental: La Situación de Mejillones

Refundar barrialmente nuestra comuna es una necesidad que resulta evidente y que debe transformarse en una política pública cuyo origen, resolución y aplicación, debe ser a través de un proceso con par ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Conchalí: Refundación barrial camino al centenario

La Corte Suprema estaba totalmente integrada por quienes había nombrado la dictadura y no hubo acción alguna persecutora de violadores a los derechos humanos que prosperase en nuestro sistema judicia
+VER MÁS
#Política

Caso Guzmán