#Educación

Primera carta a la Pedagogía

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Somos importantes, seremos importantes. Quizás no ahora ni mañana, sí en el porvenir, en tu regazo. Porque mucho podrán haber memorizado aquellos que estudiaron ocho semestres alguna carrera que te toca tangencialmente, Pedagogía, pero jamás podrán igualar nuestras aptitudes.

Hubo muchas cosas que antes no te dije, Pedagogía. Preferí ser dueño de mis silencios que esclavo de mis palabras pues no conocía aquella, tu palabra en toda su dimensión. Es cierto, fueron acercamientos espurios los que tuve contigo, pero hoy se hacen grandilocuentes en la hora de los balances respecto de un ciclo que, como el país, termina.

La vocación por ti nació como el país, en tiempos en que todo parecía andar bien. Como un embrujo fugaz pero potente, los pequeños capitales culturales se pusieron al servicio de los demás. Podía ser en las amplias y redondas mesas de un liceo oxidado, donde trazábamos las primeras líneas del futuro repasando para la bendita Prueba que definiría los años siguientes. O, también, en la fría rancha de madera donde el viento se colaba, presuroso, donde se repasaban los primeros aprendizajes de memoria.

Tras el umbral de la gran Evaluación, el futuro se dibujó claro: Pedagogía. Esa, tu palabra, puede ser un poncho grande cuando, solo, uno se ve frente a un curso en el segundo previo a dar la primera palabra de la clase cuando se intenta guardar silencio. También, te conviertes en un infinito té de menta refrescante cuando se nota en una mirada que lo que se transmitió se aprendió.

No es menos cierto que también puedes ser un blanco copo de nieve sobre la cabeza cuando se debe planificar, o un amargo chocolate cuando se pasa alguna rabia por el comportamiento. Si bien son las últimas instancias a las que se llega cuando no se puede resolver un conflicto, también termina por ser una anécdota en un camino intrincado, como la vida. Porque, como en la existencia, existen días buenos, pero también agrias sensaciones.

Porque venimos de un Chile desigual. Porque hay uno en que el proyector está previamente instalado, el sonido estéreo invita a recorrer los recovecos del pasado, los aromas acogen la enseñanza. Generalmente, los ladrillos están tan bien ordenados y pintados que se asemejan al más puro de los castillos de naipes.

Pero hay otro Chile que se esconde detrás de un muro de cemento lleno de grafitis, donde los rostros se impregnan del color de la tierra húmeda, donde, por flojera o necesidad, faltan los cuadernos y los lápices, y sobran las faltas. Donde muchas veces los talentos se desperdician y cuesta más salir adelante, donde los ciento treinta pesos del autobús se ausentan adrede para coronar un día complicado.

¿Existen diferencias? Claro que las hay. Pero por mucho que se distancien los recintos, su gente permite las uniones.

Son sus profesoras y profesores, esos que se gestan a tu alero, quienes marcan una diferencia sustancial en el aprendizaje y en la adquisición de habilidades. Porque, si bien es cierto que las universidades entregan gran parte de las herramientas necesarias, está en sus mujeres y sus hombres la construcción de ese Chile donde las brechas se acortan y los abrazos se difunden. Porque está en sus talentos y su vocación el lazo que, independiente de si hay lluvia o calor, genera grandes logros. Da lo mismo si hay que ir a buscar el data, el alargador y los parlantes, o ya se tienen predispuestos: Son sus maestras y maestros quienes hacen de ese ambiente un pequeño espacio para ser mejores.

Son esos líderes quienes se convierten, en el caso de la Historia, en alienígenas del pasado que vienen por noventa minutos a contar cómo es el mundo en que el cuerpo era la perfección, o en que Dios se fue de vacaciones para dejar a sus sacerdotes hablar por Él. O, quizás, a seguir un desembarco decisivo o a mostrar una Revolución de alcances en los más lejanos rincones de la tierra. Puede ser que toque mostrar a ese país del grito de “Junta queremos”, o ese en que crecimos, entre la venta sistemática del país y aquel programa de televisión donde el duende cambiaba de carril apretando un botón en el teléfono fijo.

Somos importantes, seremos importantes. Quizás no ahora ni mañana, sí en el porvenir, en tu regazo. Porque mucho podrán haber memorizado aquellos que estudiaron ocho semestres alguna carrera que te toca tangencialmente, Pedagogía, pero jamás podrán igualar nuestras aptitudes. Porque debemos ser celosos en la defensa presente y futura de los terrenos que en justa lid nos ganamos, porque sabemos realmente cómo se progresa en el aprendizaje y, en la práctica, cómo se soluciona un conflicto dentro de la sala de clases y cómo se transforma una escuela en una comunidad de aprendizaje. Queda mucho por aprender, largo es el camino.

Porque sea en la investigación, sea conquistando espacios de poder, sea de directivo o en la enseñanza, aquí se forja la semilla del Chile que está por venir. En nosotras y nosotros, en los que no importa si el viento se entromete en el invierno o si habita fuera de los ladrillos, porque lo que queda al final del día es cómo una montaña con poca agua puede convertirse en el más fecundo torrente de ideas.

Al final del día, eres como esos cariños ingratos, Pedagogía, porque puedes encolerizar de rabia o llenar el alma de manera infinita.

————-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?