#Educación

Nuevamente el SIMCE

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Un nuevo resultado del SIMCE y la prensa hace su trabajo, en línea con las autoridades, para instalar en la opinión pública que la calidad de una escuela está amarrada inexorablemente a sus puntajes. Los semáforos se encienden nuevamente y algunos rojos pasan a amarillo, algunos amarillos pasan a verde y algunos pocos verdes se mantienen verde. Aunque el panorama nacional sigue siendo rojo amarillo, hay una tenue modificación  en la relación entre los colores.

 
Esta divulgación exagerada de los resultados es un festín (o un funeral, según sea el caso) para quienes apuestan todas sus cartas en estas mediciones. Pero en esta apuesta hay grandes olvidos. Para comenzar, el gran olvido que significa que se educa a las nuevas generaciones para algo más que lo que estas necesarias mediciones se proponen. La misma prensa lo señala todos los días y le reclama al sistema educativo y, especialmente, a los profesores, demandas que complejizan cada día más la labor de las escuelas y, para qué decir, de los profesores. Los apoderados levantan expectativas sobre las escuelas que, en algunos casos, más parecen transferencias de sus propias responsabilidades a las escuelas. El mundo del trabajo le recuerda a la escuela que debe estar al servicio de formar a sus estudiantes según un perfil de persona en el que el conjunto de las inteligencias humanas estén presentes. Y suma y sigue…
 
Se olvida, además, que el día del SIMCE todo se viste de manera especial. El día a día de la escuela es “como si” no existiera tal medición ya que se lleva adelante, regularmente,  la programación anual. Sin embargo, el SIMCE está esperando en algún recodo del año y el impacto de su presencia debe ser preparado. Ignoro si hay algún estudio sobre el efecto negativo que este hito anual genera en las dinámicas regulares de las escuelas y de los profesores. De los comentarios que uno recoge en las escuelas percibe que este acto de control evaluativo deja a muy pocos indiferentes. Y digo “efecto negativo” por cuanto los tiempos son limitados y los aprendizajes son múltiples de modo que la ecuación se hace difícil. El desenlace es conocido. Los profesores (en su gran mayoría) y los sostenedores (en algunos casos) lo han hecho notar una y otra vez: se corta por lo más delgado y se opta, preferentemente, por los aprendizajes vinculables a esta medición. 
 
Se olvida, por último, al estudiante con sus intereses. El derecho a una educación integral y para la vida laboral y ciudadana pareciera ser un requerimiento que debe estar permanentemente defendido y revalorado. Sus propias expectativas se van formateando de acuerdo a la valoración social que constata en los medios y en los debates periodísticos. Se incorpora progresivamente una comprensión de que solo vale la pena aprender lo que se valora socialmente a través de los medios de comunicación.
 
Cuidemos nuestra educación. Valoremos la complejidad de esta tarea y evitemos reducirla a indicadores de calidad que no se hacen cargo de lo mucho que esperamos de ella.
 
* Patricio Donoso es Director de Área Educación, Arte y Cultura de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.
————-
TAGS: #SIMCE

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de abril

Estimado Patricio, efectivamente tu intuición va en el sentido de lo que muestran las escuelas, el SIMCE no sólo afecta la rutina, sino que ha cambiado prácticas concretas. Sólo un ejemplo cuando la Jornada Escolar Completa se instaló en su largo proceso de incorporación de escuelas y liceos, se sostuvo que el bajo el slogan de “más tiempo para parayores aprendizajes” significaría que se podría ampliar la diversificación curricular, pudiéndose incorporar formalmente talleres (como ya lo había intentado ACLES, Actividades Curriculares de LLibre Elección). El problema se suscitó cuando se comenzo a aumentar la presión por el SIMCE, presión que ha ido en aumento hasta nuestros días, y las escuelas estratégicamente han preferido dar “más tiempo” al aprendizaje de matemáticas y lenguaje, asfixiando las otras áreas curriculares. Un buen puntaje SIMCE no asegura una formación integral en nuestras escuelas. Esto es lo que nuestros estudiantes secundarios denunciaron una y otra vez en las movilizaciones del 2006, y poco se les escuchó. Saludos y muchas gracias por tu columna.

13 de abril

Acabo de asistir a una conferencia internacional de educación donde investigadores de la Universidad Católica presentaron un trabajo sobre los usos y efectos negativos y positivos de la evaluación docente en las escuelas públicas. La presentación estaba limitada a las percepciones de directores y jefes de UTP, pero los investigadores señalaron que pronto habrán resultados con las percepciones de los profesores. Se hablan de efectos positivos y negativos. Entre los negativos están sentimientos de ansiedad y estres, y sobrecarga de trabajo debido al proceso de evaluación. Los efectos positivos incluyen un incremento de la colaboración entre los profesores, y reflexión interna en las escuelas en base a los resultados de la evaluación. Supongo que el ambiente escolar se ve influenciado igualmente por el SIMCE, aunque quizás el estrés esta vez también recae en los estudiantes.
Creo que por lógica uno debiese esperar que el curriculum se transforme en algo limitado a lo que es el SIMCE, perdiendo de vista los otros procesos importantes que ocurren en las escuelas.
Saludos.

13 de abril

Para mi gusto el SIMCE es un elemento deformador del proceso educativo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad