#Educación

Noticias buenas y otras tristes sobre género y educación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Se puede escribir mucho sobre género y educación. Se puede decir que la educación reproduce estereotipos nocivos de género a través del currículum oculto y que gracias a esa misma educación, también, se superan brechas, cuando hay profesionales enseñando con perspectiva de género.


Malas noticias, tantas. Ya sabemos lo mucho que hay que mejorar la profesión docente. Sepan que el 70% del profesorado son mujeres. Ya sabemos que la educación mejora la calidad de vida. Sepan que con diez años de escolaridad promedio, los hombres ganan 290 mil pesos y las mujeres sólo 190 mil.

Entonces, tenemos noticias buenas y otras tristes cuando pensamos en género y educación.

En las malas, que en nuestros liceos técnicos, donde ya faltan las oportunidades, las niñas lo pasan peor, porque las carreras técnicas mejor remuneradas son áreas masculinizadas: minería, mecánica, electricidad; especialidades que ellas no eligen, porque escuchan que “son carreras de hombres” o porque simplemente no sienten confianza de trabajar en un servicio técnico mecánico, donde sus pares cuelgan calendarios de mujeres en bikini.

Las niñas estudian carreras con bajo valor social y económico. Párvulo, secretariado. Que se asocian al cuidado de las personas, no a la innovación, la creación, la reformulación del mundo. Es raro, porque en el SIMCE de cuarto básico no hay diferencias sustanciales en el desempeño de niñas y niños. Pero algo pasa después, y las niñas obtienen mejores resultados en lenguaje y los niños en matemática.Ahí comienza la brecha que aleja a las mujeres de carreras científicas, de las ingenierías. De las mejores pagadas y con mayor reconocimiento social.

Malas noticias, tantas. Ya sabemos lo mucho que hay que mejorar la profesión docente. Sepan que el 70% del profesorado son mujeres. Ya sabemos que la educación mejora la calidad de vida. Sepan que con diez años de escolaridad promedio, los hombres ganan 290 mil pesos y las mujeres sólo 190 mil. Nos dicen que las mujeres son mejores en lenguaje, pero en los colegios el 80% de las lecturas obligatorias son libros escritos por varones. Y cuando revisamos los textos escolares entregados por el Mineduc, las mujeres aparecen subrepresentadas y en roles domésticos.

¿Cómo explicamos esto a las niñas? ¿Diciendo que la injusticia es su culpa?

Esto ya es cliché, pero es cierto: la responsabilidad es estructural, no individual. Sin embargo, somos las personas quienes sostienen esa estructura. Afortunadamente, hay gente convencida de cambiarla. Y desde la educación.

Hace un tiempo vi un video del concurso “Haz tu tesis en Derechos Humanos”, en la que una estudiante de pedagogía de la UMCE contaba cómo notó que los programas de lenguaje y comunicación sólo dictan autores varones, lo que “normaliza la cultura de los hombres como cultura oficial”, en sus palabras. La estudiante preguntó en el Mineduc por los criterios para elegir autores y descubrió que muchas autoras los cumplían, y sin embargo eran omitidas.

Dentro de las escritoras invisibilizadas estaba Amanda Labarca, que también fue activista por los derechos de las mujeres y por la educación chilena. Su nombre apareció mucho esta semana, cuando tres mujeres en cargos de toma de decisiones —Presidenta Bachelet, Ministra Delpiano, Alcaldesa Tohá— rebautizaron con su nombre una calle cercana al Ministerio de Educación.

En resarcir los nombres de las mujeres que escriben, de las calles y de quienes toman las decisiones se juega la igualdad. En escarbar y cuestionar los hábitos dentro de la escuela también. Y vale la pena recordarlo esta semana, cuando volvemos a conmemorar un 8 de marzo, el día que abraza las reivindicaciones históricas por los derechos de las mujeres, y que también nos recuerda todo el trabajo pendiente que nos queda por hacer.

Por Arelis Uribe, Magíster en Comunicación Política y Periodista de Educación 2020.

TAGS: Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

El nuevo Modelo Educativo que debemos de promover debe de tener una mirada prospectiva hacia la Cuarta Revolución Industrial, teniendo como base la neurociencia y la epigenética
+VER MÁS
#Educación

Nuevo modelo educativo