#Educación

Más chispeza política: el Banco Mundial, ranking, datos e indicadores

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Con motivo del escándalo internacional por la modificación metodológica intencionada del Ranking de Competitividad para perjudicar la posición de Chile y los gobiernos de Michelle Bachelet, propongo algunas ideas que defienden la necesidad de desarrollar una alfabetización crítica desde los centros educativos orientada al análisis de rankings, indicadores, datos, encuestas e interpretación de información estadística en los medios de comunicación. Un tema clave para la calidad de las democracias contemporáneas en donde la gobernanza basada solo en algunos datos parece tener más adeptos que la gobernanza respetuosa del principio ético de participación de todos los implicados y afectados.


La estrategia del Banco Mundial siempre ha sido usar datos, estadísticas y rankings para respaldar sus propias ideas y visiones ideológicas: la libertad, pero solo la libertad para hacer negocios. Desde las aulas podemos poner una granito de arena orientado a examinar su rol.

Según recoge el diario El País, “un profundo impacto en el mundo de la política y la economía chilena ha causado la publicación de The Wall Street Journal (WSJ) de este sábado, en la que el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, reconoce que la organización financiera alteró su ranking de competitividad empresarial en desmedro de Chile y, específicamente, de Michelle Bachelet. Se trata de la medición Doing Business, que mide la facilidad para hacer negocios en 190 países. Chile bajó constantemente en el primer mandato de la socialista (2006-2010), subió en el Gobierno de derecha de Sebastián Piñera (2010-2014) y volvió a bajar cuando la médico volvió al poder (2014-2018). En estos 12 años, Chile ha fluctuado entre el puesto 25 y el 57, una volatilidad considerable.” Esta situación evidencia un problema social grave, la creación, uso y utilización de indicadores, rankings y estadísticas para respaldar visiones ideológicas. Necesitamos más chispeza política para movernos en las democracias contemporáneas y influenciadas globalmente.

¿Se puede confiar en el Banco Mundial, en los indicadores, en los datos, en las estadísticas y en los rankings? Para quienes somos conscientes del perfil ideológico y los intereses de esta organización la respuesta parece obvia: la confianza ciega no es buena consejera. El capital y el sistema financiero, que ha desarrollado una estrategia global para construir una red de organizaciones afines a su visión y financiar investigaciones favorables, solo vela por sus propios intereses de maximizar ganancias. Su estrategia siempre ha sido usar datos, estadísticas y rankings para respaldar sus propias ideas y visiones ideológicas: la libertad, pero solo la libertad para hacer negocios. Desde las aulas podemos poner una granito de arena orientado a examinar su rol.

Las alianzas entre varias organizaciones que defienden ideologías favorables al sistema financiero y la concentración de capitales son evidentes. Por ejemplo, en 2012 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) “colaboran” para la creación de indicadores relacionados con las pensiones.

Por otra parte las tres organizaciones tienen ámbitos de acción en educación mediante financiamiento de proyectos que además de ser un buen negocio para quien presta el dinero, lleva aparejada condiciones ideológicas y construye relaciones de dependencia política entre las naciones financiadas y las entidades prestadoras. Ver por ejemplo  un proyecto reciente relacionado con Chile del BID, otro con el Banco Mundial y una economía basada en el conocimiento y la educación científica , y también la participación de Chile en las mediciones estandarizadas comparativas de la OCDE como PISA, pruebas que seleccionan algunas áreas y dejan fuera otras y que también se utilizan para rankings en medios de comunicación y justificar decisiones políticas.

Sin duda, el asombro observado en redes sociales ante esta estrategia de larga data es un indicio de que necesitamos más formación política en el sistema educativo formal. La formación política ha sido apartada del sistema educativo escolar en muchos países bajo el mito de la neutralidad ideológica de la escuela. Esto es una carencia perjudicial para la buena participación. La formación política puede ayudarnos a ampliar nuestra comprensión de los diversos actores, sus visiones ideológicas y sus estrategias orientadas a influir en las políticas y la opinión pública. Y esta compresión es esencial para navegar en las democracias contemporáneas, que cada vez tienen menos demos y más pluto, y en las que votar cada 4 años ya tiene muy poca relevancia.

Además de ganar consciencia sobre quién es quién y qué intereses defienden diversos actores en el Estado, La Sociedad Civil y Partidos Políticos, se hace indispensable una formación que nos alfabetice para actuar con pensamiento crítico se sentido fuerte (Burbules y Berk 1999) frente a la ingente marea de datos, estadísticas y rankings que con frecuencia son seleccionados y usados por los medios como prueba irrefutable de verdad. Las escuelas capturadas intencionalmente mediante las mediciones estandarizadas SIMCE y PSU no parecen interesadas.

Por una parte, es clave comunicar a las/los estudiantes que los datos no se generan por sí solos, siempre hay alguien seleccionando variables y construyendo indicadores con algún interés. Y por otra parte es indispensable animarles a ejercer el pensamiento crítico fuerte y cuestionar el mito de objetividad que rodea a ciertas formas de investigación que utilizan grandes datos y estadísticas. La estadística es una herramienta de análisis y comprensión, que podrá tener una parte de procedimientos convencionales y trabajar con valores que parecen objetivos, pero cuya interpretación, manipulación y relación teórica siempre se construye desde la subjetivad o intersubjetivad de quienes controlan la investigación. Por Miguel Stuardo Concha, miembro de Escuelas para La Justicia Social.

Referencias

Burbules, N. C. y Berk, R. (1999). Critical thinking and critical pedagogy: Relations,
differences, and limits. En T. Popkewitz, (Ed.), Critical theories in education:
Changing terrains of knowledge and politics (pp. 45–66). Nueva York:
Routledge.

TAGS: #BancoMundial #Ranking Chile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

El país requiere de políticas públicas coherentes con una estrategia de desarrollo inclusivo, también en la dimensión digital y requiere de una Institucionalidad robusta que las ordene y sostenga en el ...
+VER MÁS
#Sociedad

eLearning y sociedad

No sólo nos ataca esta pandemia en términos de salud, nos ataca obligándonos a mirar al lado, a mirar al frente, adelante y atrás de nosotros. Nos ataca enrostrando que en nuestro Chile hay una gran inj ...
+VER MÁS
#Sociedad

Santiago no es Chile: descentralización una deuda pendiente

Seamos conscientes en que para resolver un conflicto a cualquier escala debemos esconder las armas, sentarnos en comunidad y hablar, hablar y hablar.
+VER MÁS
#Política

Un tercer lado del conflicto social

Popular

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

El país requiere de políticas públicas coherentes con una estrategia de desarrollo inclusivo, también en la dimensión digital y requiere de una Institucionalidad robusta que las ordene y sostenga en el ...
+VER MÁS
#Sociedad

eLearning y sociedad

No sólo nos ataca esta pandemia en términos de salud, nos ataca obligándonos a mirar al lado, a mirar al frente, adelante y atrás de nosotros. Nos ataca enrostrando que en nuestro Chile hay una gran inj ...
+VER MÁS
#Sociedad

Santiago no es Chile: descentralización una deuda pendiente

Seamos conscientes en que para resolver un conflicto a cualquier escala debemos esconder las armas, sentarnos en comunidad y hablar, hablar y hablar.
+VER MÁS
#Política

Un tercer lado del conflicto social

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Debemos sacar de nuestras cabezas que nosotros, por el simple hecho de ser nosotros, tenemos menos probabilidades de contraer la enfermedad y si nos llegamos a contagiar no será tan grave.
+VER MÁS
#Salud

COVID-19: Cambiar comportamientos es hoy nuestra única y mejor arma