#Educación

Los verdaderos debates tras el affaire Enciclopedia del Sexo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

Hace  algunos días, un canal de televisión intentó marcar pauta levantando una polémica en torno a la existencia de una enciclopedia del sexo que, según el medio, “era distribuida a alumnos de educación media por el Ministerio de Educación”.

Esta discusión está llena de aristas y quiero abordar tres de ellas.

La primera dice relación con la ética periodística que una vez más, irrumpe en el debate. Desconozco  si se trata de falta de rigor investigativa o derechamente tergiversación de la información, pero los hechos presentados en algunos medios fueron abiertamente distorsionados. Son varios los mitos que se instalaron en esta discusión y que es necesario aclarar:

La mencionada enciclopedia NUNCA estuvo disponible en Internet, como se ha insinuado. Lo que existía en el portal www.catalogored.cl (1) del Ministerio de Educación era una ficha descriptiva del recurso, acompañada de información pedagógica (cómo y en qué contextos se debía utilizar el recurso, a qué sectores y niveles aplicaba, etc.), y finalmente información técnica. En particular, el recurso fue evaluado por especialistas de la Universidad de La Frontera, y esa fue la fuente de las recomendaciones de uso. Lo que ha circulado por Internet es un compendio de imágenes en formato pdf, seleccionadas probablemente de manera no aleatoria.

El recurso estaba destinado a DOCENTES, también las recomendaciones de uso. Son ellos los que debían evaluar qué y cómo utilizar esa enciclopedia. Ningún alumno ha entrado en contacto con ese material, a menos que algún docente se lo haya entregado.

Los recursos fueron seleccionados y adquiridos por las escuelas, de entre cerca de 800 otros recursos. ¿Cuál fue el proceso de evaluación realizado por los responsables técnico-pedagógicos para preferir éste a otros 799 contenidos? Nadie se los ha preguntado. Además, hasta ahora sólo se ha sabido de un sostenedor que ha devuelto el recurso. ¿Será que los otros consideran que puede ser un apoyo útil para los docentes, en un tema que ha sido tan complejo para nuestra civilización?

Por un tema de economía de escala, los recursos fueron adquiridos a requerimiento de las escuelas y distribuidos por la actual administración.

La segunda arista se refiere a la decisión de la autoridad de retirar este material, a partir de un juicio valórico y no de un análisis técnico-pedagógico, análisis que ha estado ausente en la discusión. Me remito a dos intervenciones que tratan este tema, el comentario de Nibaldo Mosciatti en CNN y la columna de Carlos Peña en El Mercurio. 

La tercera arista que está oculta en la discusión (no así en los foros en Internet) y que reaparece de tanto en tanto, como reflejo de una sociedad viva y en permanente cambio es cómo se enseña educación sexual en los tiempos actuales, los tiempos de la red. ¿Es la sola dimensión biológica/reproductiva suficiente? Nuestros adolescentes no solo tienen acceso a  todo tipo de información a través de Internet, están además expuestos a una carga de sensualidad y erotismo feroz a través de los medios de comunicación de masas (TV, periódicos etc…). ¿Cómo los ayudamos a entender y  ordenar sus ideas y emociones? ¿Cómo transmitimos una señal mínima de coherencia entre la educación que reciben y el bombardeo de estímulos que les enviamos por otras vías?  ¿Sirven los viejos modelos basados en  metáforas que ya los chicos no entienden? Si algo los adolescentes no perdonan, es el doble estándar, y lo viven a diario.

Como se puede apreciar, las cosas no siempre son como parecen a primera vista, y el debate que se deja asomar  no se resuelve en notas periodísticas efectistas de 3 minutos.

(1) El catálogo de recursos de Chile es el más grande catálogo de esta naturaleza de habla hispana de la región y tal vez a nivel mundial, y ha sido uno de los elementos  por los que el programa Enlaces ha recibido distinciones internacionales.

—————————————

Foto: Beso adolescente – TeniscaLicencia CC

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de agosto

Actualmente hay muchos/as adultxs que trabajan con jóvenes en el ámbito educativo (yo soy una de ellas) ..Creo que el principal problema de vinculación entre el adultx y el joven radica en que constantemente los adultxs se hacen los “loco/as”, no reconocen y olvidan que los/as jóvenes a veces conocen mucho más de temáticas como el sexo u otros temas…el cerrar los ojos solo ayuda a aumentar la brecha y dificultar la educación!
Salu2 y Buen artículo!

17 de agosto

creo que lamentablemente nos tendremos que acostumbrar a estas maniobras, los medios de comunicacion en su gran mayoria no informan noticias ,no investigan, ellos solo crean notiicas llevandolas para el lado politico que les convengan para poner un ejemplo hace poco una encuesta dice bajo la persepcion de inseguridad en chile pero no dicen que fue por que se termiaron un monton de programas de delincuencia ,carceles, que los noticiarios partieran con noticias de delincuencia y que a partir del cambio de mando se acabaron.
bueno esto es chile.
buen articulo

20 de agosto

Buen articulo e importantes clarificaciones, Didier!

Nota para QUINTO PODER: no funciona el boton ¿Te gusta este articulo? y aparecen en el texto códigos HTML ().

Cordialmente,
François

20 de agosto

Francois: Te agradecemos la observación que nos haces. Ya estamos trabajando en solucionarlo. Muchos saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad