#Educación

Los fantasmas en torno a la inclusión y la política de convivencia

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cuando la normativa exige y demanda de la escuela el fin a la selección, a la discriminación arbitraria y la impulsa a transitar hacia un enfoque formativo de la convivencia, muchas personas, tanto dentro como fuera del sistema educativo, pensaron y/o asumieron que esto trae consigo un “aceptar cualquier cosa” de parte de l@s estudiantes, pues entendieron que la ley les impide expulsar estudiantes, que esto significa que ya el colegio no tiene ninguna atribución para sancionar a aquell@s estudiantes que rompan las reglas e incluso pongan en riesgo la integridad emocional, psicológica y/o física propia o de otros.


La escuela en nuestros días se ve de algún modo sobrepasada por ciertas situaciones que hace algunos años no ocurrían con tanta frecuencia.

Muchos docentes sintieron también que esta normativa prioriza a l@s estudiantes en desmedro de los adultos de la escuela, quienes deben aguantar estoicamente insultos, groserías y hasta agresiones físicas.

Estos son fantasmas propagados ampliamente y sentidos por directivos, docentes, asistentes, padres y apoderad@s, sostenedores, etc.

Sin embargo, esta es una interpretación errónea de la política y el enfoque hacia la inclusión, pues lo que busca el enfoque formativo de la convivencia es precisamente lo contrario, lo contrario en el sentido de trabajar con l@s estudiantes desde pequeñ@s su auto regulación tanto emocional como actitudinal y conductual para evitar episodios de vulneración física o emocional de cualquier actor en la comunidad educativa.

La escuela en nuestros días se ve de algún modo sobrepasada por ciertas situaciones que hace algunos años no ocurrían con tanta frecuencia, las razones por lo que no era tan frecuente que l@s estudiantes traspasaran los límites socialmente esperables o deseables seguramente son muchas, desde que antes la formación en el hogar era diferente, hasta el acceso a la información que hoy l@s estudiantes tienen, entre muchas otras. Una queja constante de l@s docentes es “demandan de nosotros funciones que deben cumplir los padres y las familias”, esta frase tiene mucho asidero, sin embargo, cuando el discurso se ancla ahí, en la queja solamente y no se busca un camino para cambiar esta dinámica de relaciones en y con l@s estudiantes, poco es lo que la escuela puede aportar a una sociedad más justa, inclusiva y reflexiva, en definitiva, no se está formando el ciudadano que este siglo requiere.

Teniendo en consideración que en las escuelas hay diferentes enfoques, que van desde el más punitivo y drástico, aquel que su quehacer en convivencia se reduce y traduce a un amplio manual de sanciones ante las faltas, hasta aquellas que aun teniendo reglamentados sus procedimientos ante alguna situación que ponga en riesgo la sana convivencia del espacio común, no adoptan ningún tipo de medida formativa o queda al arbitrio de quien se haga cargo en el momento del suceso.

Esta disparidad de criterios evidencia desde la gestión misma institucional una clara falencia en dos funciones imprescindibles que la escuela debe cumplir, esté ésta lograda o no en el hogar de sus estudiantes. Me refiero a la función paterna y la función materna.

Sí, la función paterna y la función materna, esas mismas que el psicoanálisis define desde hace décadas y que como sociedad no aplicamos ni como padres ni como educadores.

No hablo de toda esa compleja danza de conceptos Freudianos o Lacanianos que cualquier mortal no entiende, sino de “LA” principal función materna y de las cuatro funciones paternas, las mismas que la formación de todo individuo como tal requiere de parte de los adultos que pretender “educarlo” para que en el psiquismo se inscriban patrones “sanos” de convivencia en sociedad.

TAGS: #Enseñanza #Inclusión #Pedagogía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de diciembre

Daria miedo aplicar medidas mas drasticas contra algunos estudiantes, por ejemplo expulsarlos, porque conociendo Chile y nuestra falta de tino, no seria nada raro expulsar a los estudiantes por nada, por capricho, por problematicas propias de la edad. Si ya estamos teniendo problemas de xenofobia, francamente daria temor tener un enfoque distinto, pues esta visto que en este pais muchas cosas se malinterpretan y toman desde el lado mas extremo y exagerado posible. Pero parece, de lejos, que gran parte del problema de la educacion publica y de su deterioro se basa en un tema ambiental, mala convivencia, agresiones, falta de atencion y concentracion, falta de un ambiente de estudio. Al parecer para remediar este problema se invento hace mucho tiempo la solucion de las “escuelas de excelencia”, los entre comillas “mejores alumnos” son seleccionados para asistir a liceos especiales, con buen ambiente de estudio, condiciones ideales, mientras todo el resto no disfruta de esas mismas condiciones. Si un estudiante o un grupo de estudiantes no deja concentrarse al resto, no pueden ser disciplinados, y esa escuela o curso sufre las consecuencias, misma cosa que no pasa en una escuela mal llamada “de excelencia”, que si puede seleccionar a sus alumnos. Entonces, la educacion publica en general corre con una enorme desventaja, que no se puede achacar a su “ineficiencia” o a la “falta de preparacion” de sus integrantes.

31 de diciembre

Esta supuesta “ineficiencia” de la educacion publica es usada como un arma en su contra, para resaltar los beneficios de la educacion privada, que no tiene este problema. Lamentablemente, como en este pais no abunda el tino ni los sentimientos de humanidad, una medida disciplinaria podria ser vista de una forma que no tiene relacion con la realidad, algunos podrian sugerir enviar los niños a la carcel, al Sename, cosa que no tiene relacion con lo que se esta diciendo. El punto es este, el sistema educativo publico debe garantizar un adecuado ambiente de estudio, tambien a los estudiantes con problemas conductuales, que deben seguir siendo educados, con atencion y respeto. Pero en un marco que permita este ambiente de estudio, que se cuide ademas el mobiliario y equipo escolar para que las escuelas publicas no esten en desventaja frente a las escuelas privadas, y no haya gente que se aproveche de esto para criticarlas y menospreciarlas. La educacion publica es fundamental, muchas de las personas que estan hoy en el poder o en puestos de responsabilidad deben su bienestar a la educacion publica, y tienen una responsabilidad con ella en el sentido de cuidarla y devolver lo que les entregó.

03 de enero

Concuerdo plenamente Gio con que el concepto de excelencia que se tiene en el colectivo imaginario está totalmente errado, los que hemos estado al interior de la educación pública conocemos desde adentro los macro esfuerzos que se hacen por generar un valor agregado en la educación a es@s niñ@s que vienen con un capital cultural y emocional en desventaja con respecto a otros que están en la educación privada, por lo mismo es que se requiere que los equipos de trabajo que están haciendo patria en estas escuelas logren ver con claridad que no se trata de adoptar una postura polarizada, en donde deban ser solamente asistencialistas para estos déficit de sus estudiantes y tampoco es que lo que no hemos cumplido como sociedad para ayudar a estos estudiantes a desarrollarse cognitiva, emocional y socialmente, la escuela deba evadir su responsabilidad al respecto. Cuando hablo de la función paterna y la función materna me refiero a trabajar la formación de l@s niñ@s reafirmando la PROHIBICIÓN de aquellas conductas que les causarán daño a ellos en el futuro y a la sociedad, esto puesto a disposición de su propia PROTECCIÓN y apuntando siempre a desafiar sus capacidades con la PROPULSIÓN (tres pilares de la función paterna). Todo esto claramente funciona si y sólo si se equilibra con la función materna que es entregar todo proceso formativo con AMOR.

31 de diciembre

Lo que sorprende es el abandono de la educacion publica, su desatencion o incluso indiferencia, que se manifiesta en algo que llama la atencion, y es que nadie parece pensar en estas problematicas. Temas como el ambiente de estudio, la convivencia dentro de una sala de clases, entre los alumnos. Porque si en una sala de clases o en una escuela no hay adecuado ambiente de estudio, no se puede aprender. Y esto es muy simple comprenderlo. Entonces obviamente la educacion publica no esta disfrutando de los mismos beneficios y condiciones que la educacion privada, no asi los llamados “liceos de excelencia”, que estan al mismo nivel. Sin embargo, todos los liceos y escuelas deben ser de excelencia, se trata de un concepto errado, y ahora tal vez podemos comprender por qué unos centros son “de excelencia” y otros no. Saludos

Servallas

01 de enero

Me parece que la educación pública la están  matando, o dañando mortalmente aquellos que dicen ” luchar”  por ella, y también por el rol que esta cumpliendo el estado.   Un victimario son los adalides protectores y ” supuestos” defensores que la usan como plataforma para toda clase de activismo político. El otro victimario , el  estado, esta tan metido dentro de la educación pública que no la deja respirar, ahoga las frágiles comunidades escolares y defiende a brazo partido,  con todos sus medios a quienes la violentan desde dentro, a los malos elementos, pero  lo más grave es que la homogeneiza como si fuera un regimiento.

03 de enero

Espero también que las comunidades escolares se empoderen y apoderen de sus Proyectos Educativos Institucionales para que sean ellos, desde su propia realidad y en contexto, quienes decida y determinen su educación y no se uniforme nuestra educación pública.

04 de enero

En realidad, la ley de inclusión es una medida necesaria para la educación chilena y apunta a un problema profundo, la tremenda segregación, inequidad y discriminación que se observan hoy en ella. La ley no prohibe las cancelaciones de matrícula y, en ciertos casos, las expulsiones. Lo que exige es que estas medidas drásticas y extremas se apliquen en un contexto y de acuerdo a ciertos procedimientos que aseguren el debido proceso y el agotamiento de las medidas educativas.
El problemas que parece existir es que el Estado ha puesto mucho énfasis en fiscalizar la letra de la ley y ninguno en apoyar a las comunidades educativas en el complejo proceso de incluir la inclusión en su rodaje habitual. Este formalismo es parte del defecto genético del Estado chileno, de creer que las reformas consisten en dictar leyes y reglamentos y no en impulsar cambios desde la base.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

La aplicación del decaimiento del procedimiento administrativo, se vino a instaurar a través de la jurisprudencia de la Corte Suprema, como una verdadera sanción hacia los órganos de la administración ...
+VER MÁS
#Justicia

Decaimiento del Procedimiento Administrativo

El reconocimiento de las identidades indígenas se vuelve un pilar fundamental para estructurar las acciones del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Censo y pueblos indígenas: la importancia de un enfoque de derechos

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?