#Educación

Las actuales reformas no son garantía de cambio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En medio del actual escenario político de descrédito y deslegitimación de las instituciones políticas (parlamento, gobierno, partidos tradicionales), es que se encuentran en curso una serie de reformas propuestas por el actual gobierno de Michelle Bachelet y su coalición, Nueva Mayoría. Este gobierno y su conglomerado de nueva ni de mayoría tiene, pues las principales reformas que impulsa (laboral, educacional y constitucional) no son garantía de cambios. No son nada nuevo sino la reedición de la vieja política de los consensos con la derecha (ahora Chile Vamos) y solo profundizan el modelo neoliberal, haciéndole algunos ajustes.


Las y los profesores somos fundamentales en el procesos de enseñanza-aprendizaje, por ende para el sistema educativo, y si, no se nos garantizan condiciones de trabajo dignas es imposible que la educación sea de excelencia.

En el caso de la reforma educacional –al menos de lo que han decidido mostrar- no prioriza ni pone la centralidad en la educación pública, ya que, tanto en la pasada reforma en educación escolar y ahora en los anuncios en educación superior se distribuirán recursos igualmente para instituciones privadas como públicas, además sin terminar definitivamente con el lucro. Es en este sentido entonces que muchas de las propuestas son insuficientes y en cierto caso contraproducente.

Sí, queremos reformas, pero en función de las mayorías. Se ha acusado al movimiento estudiantil y a la Confech en particular de no ser partidario de las reformas, lo que se omite es que nuestra crítica es a las actuales reformas. Necesitamos reformas profundas, estructurales, qué duda cabe, pero estas deben ser garantías de cambios reales y no el típico gatopardismo de la Concertación.

Las reformas que Chile necesita tienen que tener dos características principales: en primer lugar ser construidas con la ciudadanía y con el movimiento social, no a sus espaldas. En segundo lugar, deben ser –en el caso específico de la educación- reformas que pongan el centro en fortalecer la educación pública, financiando directamente a los colegios e instituciones de educación superior. En el caso de las instituciones educativas de carácter privado, el Estado solo debería financiar a aquellas que se ajusten a un marco regulatorio mínimo (en materias de acceso, “calidad”, que no lucren, democratización, orientación del conocimiento, etc.), que sea base de un nuevo sistema nacional de educación.

La voz de los profesores y trabajadores de la educación. Entendemos como parte del movimiento estudiantil que los cambios que necesitamos no serán de un día para otro, pero buscamos reformas que marque puntos de no retorno con el modelo neoliberal instalado en dictadura, hacia otras formas de componer nuestra sociedad.

En el caso del proyecto de desmunicipalización solo profundiza el desmantelamiento de las facultades del Estado, dejando al ministerio de Educación como mero “guía”, pero otorgando la administración a unos servicios locales de carácter “mixto”, es decir, ni públicos ni privados.

Con este proyecto y su antesala, la ley de carrera profesional docente es que se allana camino a una reforma que, además de no poner énfasis en la educación pública, deja en una situación de mayor precariedad al profesorado, evidenciando aún más su carácter mercantilizador e infructuoso.

Los países de la OCDE (que tanto le gusta citar a los políticos tradicionales) aseguran a sus profesores condiciones de trabajo dignas, porque comprenden lo básico, y es que las y los profesores somos fundamentales en el procesos de enseñanza-aprendizaje, por ende para el sistema educativo, y si, no se nos garantizan condiciones de trabajo dignas es imposible que la educación sea de excelencia.

La sociedad chilena reclama cambios profundos, reales y no reformas neoliberales disfrazadas de progresismo y democracia.

TAGS: #Reforma Educacional Carrera docente Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

La construcción de esta institucionalidad obedeció a un trabajo colectivo de años, en el que participaron diversos actores institucionales e individuales [...] este carácter colectivo debe marcar el que ...
+VER MÁS
#Ciencia

¿Un ministerio sin memoria?

Popular

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine

La certeza jurídica que se exige para fines privados, por encima de los intereses de la sociedad, es la base que genera segregación, abuso y un estado de derecho al servicio de unos pocos
+VER MÁS
#Justicia

Certeza jurídica