#Educación

La singularidad de las universidades

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En los tiempos actuales, se está observando una creciente mirada de las universidades como instituciones asimilables a organizaciones clásicas, empresariales, sin atender mayormente a su singularidad. Las universidades poseen algunas características que las distinguen, particularmente por estar constituidas por trabajadores (académicos) altamente calificados, por operar sobre un intangible como es el conocimiento, por el rol social que deben cumplir, y por la naturaleza de sus actividades conducentes a generar, transmitir y difundir el conocimiento en la sociedad en que se inserta. A ello cabe agregar que las unidades académicas que conforman una universidad (facultades, institutos, departamentos, centros) suelen operar con elevados grados de libertad e independencia por la alta calificación de sus miembros, difíciles de dirigir y exigentes en orden a trabajar sin interferencias.


Se extraña una investigación orientada a revertir el proceso de degradación del medio ambiente, del cambio climático, del crecimiento de las desigualdades que posibiliten una vida de calidad para las generaciones que vienen

De lo dicho se desprende que una institución cuyos trabajadores no posean mayor calificación, o que no son capaces de trabajar con plena libertad y autonomía y/o que no aborden problemas que aquejan a la sociedad en que se insertan, no es universidad. La alta calificación exigida a los académicos de las universidades no ha de limitarse al ámbito de los conocimientos, sino que se extiende al plano ético-moral por la responsabilidad que les incumbe como formadores no solo de profesionales, sino de personas íntegras, intachables. No se trata tan solo de formar profesionales para tener más o ser más productivos; se trata de formar profesionales para servir a la sociedad antes que al mercado. La sociedad lo conformamos todos, donde cada uno de nosotros “pesa” lo mismo, donde estamos entre iguales, a diferencia del mercado, donde cada uno pesa de acuerdo al tamaño de sus bolsillos.

En consecuencia, una universidad que es guiada por los requerimientos del mercado, es muy distinta de aquella que orientada por los requerimientos de la sociedad. En el ámbito de la investigación el tema ético-moral se expresa en el objetivo que se persigue y a quien se sirve con la búsqueda de nuevos conocimientos. En la actualidad se observan grandes progresos científico-tecnológicos, pero su dirección está dejando mucho que desear. La realidad está dada por una siempre creciente capacidad de destrucción de vidas humanas, pueblos y medio ambiente, por sobre la de la eliminación de pobrezas y desigualdades irritantes.

Se extraña una investigación orientada a revertir el proceso de degradación del medio ambiente, del cambio climático, del crecimiento de las desigualdades que posibiliten una vida de calidad para las generaciones que vienen. Se extraña una docencia que vaya más allá de la transmisión de conocimientos sin un marco ético-valórico.

Desafortunadamente el contexto político-económico, marcado a fuego por el neoliberalismo, en que estamos insertos está desdibujando la razón de ser de la universidad, dificultando el cumplimiento de lo que le es propio. Toda universidad debe ser referente, no sujeta a vaivenes mercantiles, de lo contrario, no es universidad. Así de simple.

TAGS: Académicos Universidades

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
solopol

18 de julio

Creo que existe una confusion comun, en el sentido de que la enpresa «es para ganar plata», cuando en realidad la empresa es para producir un bien o servicio. Mucha gente dice «las empresas producen dinero para el pais» cuando, en realidad, las empresas no producen dinero. Dinero produce el Estado, con una maquina que se llama imprenta. Las empresas simplemente ganan dinero, lo obtienen en retribucion a sus servicios. Por tanto el bien que la empresa hace a la sociedad es el producto que ofrece, no el dinero que gana. Si supuestamente es tan bueno el sistema educativo privado, veamos que nos ofrecen. Primero, nos cobran carisimo por la educacion, al punto de que tenemos que quedar endeudados. Segundo, cual es la calidad de la educacion que nos ofrecen? Bastante cuestionable, lo que ofrecen mas bien son titulos, para poder trabajar y que no te miren feo en las entrevistas de trabajo. Por cierto, estoy totalmente de acuerdo con la columna, y me motiva comentarla lo bien que trata el tema principal.

solopol

18 de julio

Alguien comenta «las universidades privadas tienen un rol publico». Claro que lo tienen. Los restoranes tambien tienen un rol publico: dice «abierto al publico». Si no abrieran a publico, tendrian que comer los dueños y los meseros. Toda empresa tiene un rol publico. Tiene que venderle al publico. La empresa siempre tiebe un rol social. Si es positivo o negativo, tenemos que juzgarlo, porque habra empresas que presten muy poca utilidad y ganen mucha plata. Derecho a existir, claro que tienen, pero no por eso las vamos a felicitar por ganar mucha plata, si eso es lo que entra a la empresa, lo que sale de ella es lo que puede ser positivo o negativo. Si una empresa contamina, es positiva o negativa, cual es su aporte? Estas universidades privadas con un rol publico, cual es el aporte que hacen? En cuanto nos beneficiamos nosotros por su rol publico? Son preguntas para pensar, pero no nacen del dogmatismo, porque la empresa es positiva, y el mercado es util, pero a nosotros nos interesa lo que la empresa nos ofrece, no lo que nosotros le ofrecemos a la empresa, lo que nosotros le ofrecemos no es un merito de ellos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes