#Educación

La juventud y la raya

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El país está adquiriendo el hábito de la desconfianza. Sus razones tiene. La ciudadanía está harta de anuncios espectaculares y siente rechazo de los términos excelencia, revolución, eficiencia que supuestamente debían plasmar aquella nueva forma de gobernar que ahora se percibe como  vacilación,  palabra hueca y  letra chica.

En este contexto se han pronunciado frases verdaderamente lamentables, como la que se desprende del título. Los estudiantes se pasaron de la raya. Aun suponiendo que tal raya exista en términos objetivos, me pregunto:¿qué clase de juventud es aquella que no se pasa de alguna raya? ¿Queremos una juventud sumisa, obsecuente, avejentada en sus dogmas, incapaz de crear y de afrontar su tarea?

Para quien sus años de aula distan ya de medio siglo, y cuyas protestas iban contra la intervención de la OEA  en la Cuba revolucionaria, no queda más alternativa que la de declararse irrestrictamente del lado de los estudiantes actuales. Los muchachos y muchachas que hoy se han apoderado de las calles tienen el más amplio derecho de “pasarse de las rayas” que el sistema vigente ha pintado en el asfalto gris de nuestra conciencia. Me producía horror la aceptación y la obediencia a un sistema educacional diseñado para formar consumidores, no ciudadanos. Me aterraba que la juventud se hubiera sumido en una actitud de “ni ahí” y que aceptara sin protestas el destino de supermercado  que el sistema les había dedicado como única alternativa.  Que comenzara su vida adulta encalillada con los gángsters de La Polar, que se recibiera como profesional en una universidad chanta de dudosa acreditación en una carrera sin horizonte ni futuro. Que creyera en las numerosas promesas que han escuchado hace ya demasiado tiempo.

Me interpreta, en cambio, que se pasen de la raya. Que se atrevan. Que saquen la voz, que nos muestren que están vivos y dispuestos a asumir el principal rol de toda juventud: cambiar el mundo. Comprendo que pasarse de la raya es el único camino para avanzar y zafarse de ese diseño mercantil de la educación,  constituyente básico del sistema que ellos necesitan cambiar.  Las rayas que están pasando son las que enmarcan y definen el sistema clasista actual, de inaceptables brechas instaladas con intención de lucro abusivo.  

Salió la palabra. Aclaremos: nadie puede afirmar que no es legítimo vivir de la educación. Los profesores de básica, media y superior, los administrativos y gestores tienen el derecho a una remuneración adecuada que les permita una vida digna. El lucro que se cuestiona es aquel que subordina la calidad a los resultados financieros. Que está dispuesto a sacrificar el nivel de la enseñanza para aumentar las cifras de su balance.  La estéril discusión del lucro no es más que una estrategia diseñada a evitar los temas de fondo. No caigamos en la trampa.

A propósito del anuncio que se espera para estos días. Asumo que es prejuicioso, pero me imagino una ceremonia ampulosa, un ambiente de recogimiento previo a la revelación de sabiduría profunda que se avecina. Una breve aunque excesiva referencia a las calamidades del gobierno anterior, al lúcido diseño actual y al humilde reconocimiento de que, con todo, faltaron algunas cosas. Luego, los puntos concretos, algunas cifras que cumplirán el doble propósito de ser muy económicas y altamente eficientes y, finalmente, una alabanza a la gestión de excelencia que ahora supuestamente existe, y un cierre optimista en el sentido de que – ahora sí, de una vez por todas – debe darse por superado el incidente y sólo resta esperar con tranquilidad que las soluciones planteadas rindan frutos. Y a otra cosa, mariposa.

Sí, es prejuicioso, y estoy dispuesto a tragarme mis palabras.  Quisiera estar equivocado, pero temo que nada se puede esperar del proyecto anunciado. Lo que se requiere es, justamente, lo que está prohibido: cambios estructurales y reales, un programa concreto y con etapas y plazos definidos. Como por ejemplo, que en no más de cuatro años se iguale el aporte fiscal a la educación que exhiben los países de la OCDE. Que ello será financiado de tal o cual manera. Que los correspondientes proyectos de ley ingresarán al Congreso en plazo muy breve y previamente discutidas en las instancias correspondientes con todos los sectores involucrados. Que los estudiantes serán escuchados, que sus opiniones serán respetadas y sometidas a análisis. Que han quedado relegadas al olvido las amenazas y las astutas maniobras para evitar  manifestaciones. Que Camila, Giorgio y todos los dirigentes son personas valiosas y respetables. Que quienes se han pasado verdaderamente de todas las rayas imaginables son todos aquellos que han participado del penoso diseño de nuestra educación actual.

El país de verdad está en la calle con los estudiantes. Dispuestos a pasarse de la raya con creatividad, alegría, buen humor y optimismo. Sin violencia, sin encapuchados sospechosos ni carabineros mártires. Como aquella vez que un estudiante portugués puso con mucho cuidado un clavel rojo en el cañón de un fusil  ante la cómplice mirada del gendarme.

———

Foto: Laula Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de Julio

Me quedo con esta frase: “La estéril discusión del lucro no es más que una estrategia diseñada a evitar los temas de fondo. No caigamos en la trampa”.

Y casi todos han caído, porque el lucro -mal entendido como usura- se ha alimentado de una falencia profunda, que es la nula garantía de educación pública de calidad en el sistema primario y secundario.

Y surge la paradoja -muy ad hoc al mercantilismo- porque el Estado te obliga a enviar a tus hijos al colegio porque dice que es un derecho inalienable, de lo contrario, te sanciona, te multa y te encarcela. Pero no te ofrece escuelas.

Y entonces, para salvarte, o los mandas al primer colegio municipal que pillas -que más bien parece centro de reclusión- o te endeudas pagando un colegio particular al que puedas acceder. Negocio redondo para los burócratas de la educación que sin distinción política han desarrollado sus emprendimientos usando la presión estatal.

Es decir, eso que el papel consagra como derecho garantizado por el Estado, lo debes pagar tú. Es decir, el derecho se convierte en coacción.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador