#Educación

La educación y la capacitación, el cara y sello de la misma moneda

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“El operador” necesita que sus aprendices “traguen” más que digieran los contenidos, porque al final del segundo, cuarto, octavo básico y del segundo y cuarto medio, van a ser medidos en razón a los puntajes obtenidos en el SIMCE y en la PSU.

Los profesionales de la educación o mejor dicho, los operadores del curriculum, desarrollan sus labores establecidas, sin saber cómo aprenden efectivamente sus alumnos. Precisemos antes de seguir, ejercen sus funciones de operadores porque el margen de acción pedagógica es casi igual a cero. Porque al estar prescrito, nacionalmente, el curriculum, principalmente en base a objetivos, bajo un paradigma conductista y memorístico, y medido y “condenado” social y familiarmente por las dos pruebas nacionales el SIMCE y la PSU, los movimientos del docente son estar en línea con lo que hay que “pasar” más que sobre a quién y cómo aprenden los niños y jóvenes. “El operador” requiere de recetas más que conocimientos de neurociencias o cómo es el desarrollo neuronal y emocional del aprendiz. “El operador” requiere que lo asistan más que vayan a compartir su experiencias. “El operador” necesita que sus aprendices “traguen” más que digieran los contenidos, porque al final del segundo, cuarto, octavo básico y del segundo y cuarto medio, van a ser medidos en razón a los puntajes obtenidos en el SIMCE y en la PSU.

En este contexto, en donde “ la cola mueve al perro” o, en otras palabras, más académicas, en donde el curriculum y las prácticas pedagógicas están subordinadas a los resultados de esta pruebas nacionales, ¿tienen “los operadores del currriculum” la posibilidad de innovar?

Dos pensamientos, de entornos  educativos,  para emocionarse.

Benjamín Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo , involúcrame y lo aprendo”.

Paulo Freire: “Siendo una práctica estrictamente humana, jamás pude entender la educación como una experiencia fría, sin alma, en la cual los sentimientos y las emociones, los deseos, los sueños, deberían ser reprimidos por una especie de dictadura racionalista”.

Si a estas dos reflexiones le damos cuerpo para que caminen por la escuelas de nuestro país, ¿tendrían alguna cabida? ¿Tienen sentido para el currriculum y las prácticas pedagógicas estas elucubraciones? ¿Es posible concebir alguna probabilidad para que estas dos divagaciones le den sentido a lo que hacemos, dentro de la escuela, primaria, secundaria y terciaria?

A modo de aproximación, debemos pensar el curriculum desde la miradas que deberían tener los profesionales de la educación, asumiendo que en los tiempos que vivimos, en donde la escuela es un ambiente de aprendizaje más, este debería tener una función de facilitador, entrenador, motivador o negociador. Considerando y relevando que los contextos locales y regionales tienen alguna importancia para la construcción de nuestros sueños y nuestras experiencias y que cada uno de los  aprendices tienen un estilo y ritmo de aprendizaje, debemos concebir necesariamente que los profesionales de la educación deben “ intervenir” en el currriculum desde una dimensión local, regional y nacional, partiendo desde el desarrollo emocional y neuronal de los estudiantes. Por tanto, su ejercicio docente debería mucho más allá que desde una perspectiva “reproductora” o “domesticadora”.

La otra cara de la moneda, la capacitación de los profesionales de la educación, es concebida en la actualidad desde el paradigma pedagógico más que andragógico. Es decir, los profesores “no  saben nada” y su experiencia pedagógica y sus expectativas no son significativas, ni mucho menos debieran ser tomadas en cuenta. En pocas palabras, el paso por la vida , por la escuela y por las escuelas matrices de profesores no sirven para nada. Por tanto, los profesionales, o mejor dicho, “los operadores del curriculum“, son “niños y niñas grandes” a los que en cada acción capacitadora se les debe enseñar desde cero. ¿Sería muy delirante pensar en proyectos de capacitación locales y regionales, en donde los docentes sean considerados para mejorar sus prácticas pedagógicas y para reflexionar permanentemente sobre el curriculum? ¿Sería un desatino mayor imaginar el desarrollo de la profesión docente conectado y aprendiendo cada día sobre la neurociencia o cómo aprenden sus alumnos? ¿Sería inimaginable pensar en comunidades de aprendizajes presenciales y virtuales de profesores a nivel local, regional y nacional?

Si lo anterior tiene algún asidero, es imprescindible cambiar el cara y sello de la moneda.

———–

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
El acceso oportuno de datos permitiría estudiar otras áreas de preocupación social para aportar en proyectar dónde están y en qué magnitud nos afectarán los problemas que surgirán en la nueva sociedad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Datos-COVID-19: posibilidades académicas y de la sociedad civil

¿Qué o cual Dios de las Cosas necesitamos para estos tiempos de angustias? Me refiero a un dios de las cosas vivo, ¡vivaz¡, de gran energía, práctico, rebosante de alegría y dotado de inmensos poderes.
+VER MÁS
#Sociedad

Los dioses de las cosas

La necesidad de cumplir con las medidas sanitarias no significa que la libertad de expresión se haya suspendido - de hecho, no puede suspenderse, Directora ejecutiva de Amnistía Internacional Chile, Ana P ...
+VER MÁS
#Justicia

El derecho a la salud está siendo negado en el peor de los momentos

Encuentran correcto algo, siempre y cuando no los toque a ellos.
+VER MÁS
#Política

La incoherencia de la no retroactividad parlamentaria

Popular

El acceso oportuno de datos permitiría estudiar otras áreas de preocupación social para aportar en proyectar dónde están y en qué magnitud nos afectarán los problemas que surgirán en la nueva sociedad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Datos-COVID-19: posibilidades académicas y de la sociedad civil

¿Qué o cual Dios de las Cosas necesitamos para estos tiempos de angustias? Me refiero a un dios de las cosas vivo, ¡vivaz¡, de gran energía, práctico, rebosante de alegría y dotado de inmensos poderes.
+VER MÁS
#Sociedad

Los dioses de las cosas

La necesidad de cumplir con las medidas sanitarias no significa que la libertad de expresión se haya suspendido - de hecho, no puede suspenderse, Directora ejecutiva de Amnistía Internacional Chile, Ana P ...
+VER MÁS
#Justicia

El derecho a la salud está siendo negado en el peor de los momentos

Encuentran correcto algo, siempre y cuando no los toque a ellos.
+VER MÁS
#Política

La incoherencia de la no retroactividad parlamentaria

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante