#Educación

Instituto Nacional, la máquina segregadora.

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La gente que he conocido del Instituto Nacional no tiene muy buenos recuerdos del colegio. Al contrario, siempre dicen que los criaban desde el comienzo para rendir solamente bien en una prueba. Ya sea la de Aptitud Académica o ahora la PSU. Todo gira en torno a eso, en mostrar un cierto tipo de aptitudes, a surgir por sobre el resto y clasificar entre buenos y malos. Eso es por lo menos lo que uno escucha y ve cuando se habla de este “emblema” de la educación.

Algunos, a lo mejor, verán mis palabras con cierto desdén, porque cómo es posible que una persona cualquiera sea capaz de hablar en contra del Instituto Nacional. Es una falta de respeto a nuestra historia, a los presidentes que salieron de éste, y a la figura de esa “meritocracia” tan aplaudida e incuestionable.

Pero lo cierto es que estas palabras no son para irme en contra de ningún colegio y menos de uno “emblemático”-fuerte e imponente término- , sino preguntarme si acaso el Instituto Nacional es lo que esperamos de nuestra educación para todos los establecimientos públicos. Si acaso queremos la misma destemplada lógica de la selección para todos. Al parecer, los nuevos vientos indican lo contrario, pero curiosamente la historia todavía cubre con un cierto velo a este colegio, y señala lo importante que es que se mantenga.

Personalmente creo que una educación basada en resultados, y en exigencias propias de un país que mira y descrema a sus jóvenes según la rapidez mental o la capacidad que tengan para dar respuestas claras y concisas, con respecto a lo que la “república” quiere, ya no da abasto. Simplemente es un lugar que crea personajes que responden a ciertos estándares de intelectualidad o de complejidad sometida a un qué dirán que muy poco tiene que ver con la verdadera integración ciudadana que debe entregar la educación.

Ver el ejercicio educativo como una competencia, muchas veces crea en los niños traumas, frustraciones y un sinfín de secuelas a posteriori. Todo esto porque desde un comienzo ven la vida como un lugar en el que más que reflexionar y equivocarse-ya que en lugares como el Instituto Nacional es casi un pecado mortal equivocarse-, lo principal es responder, sin importar si es que no sabes con qué propósito.

Por lo mismo, las declaraciones, entre otras, del rector Zolezzi, de la Universidad de Santiago, hacen sentido. Los resultados de colegios como el Instituto Nacional no sirven para que una sociedad en plena mejore sus índices educativos, sino para que se vayan creando nuevas y pequeñas castas intelectuales. Guetos en donde sólo algunos saben qué es lo que se pide y reaccionan frente a ello marcando circulitos en diciembre. Ya que han sido prepara toda la vida para eso.

El Instituto Nacional muchas veces es el gran colaborador del sistema que algunos queremos reformar. Crea a personas que según sus habilidades, o lo que se consideran que son sus habilidades traten de escaparse del lugar en el que nacieron muchas veces de una manera aspiracional, intentando así renegar de ese pasado que tanto pesa sobre los hombros de muchos.

Segregar y convertir la vida de los estudiantes en la interna lucha de no toparse con quienes tienen menores resultados que uno, es otra manera de ir creando castas, nuevas clases sociales y según entiendo eso no es una educación integral. Al contrario, es una segmentada y sumamente elitista.

Por lo tanto resulta imperioso que no sigamos llamando “emblemático” a lugares que durante su historia han sido creadores de nuevos grupos de elite desclasando así niños y jóvenes.

Separar no es educar, sino desintegrar clases. Y el Instituto Nacional ha sido una máquina de separación y de desintegración y, por lo mismo, de segregación.

TAGS: Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan

30 de Diciembre

Al contrario de lo que indicas en tu columna, criticar al IN , hoy 30 de dic. de 2014, es lo más fácil y de moda. La gracia seria haberlo hecho antes, así muy fácil y sólo se suma a los 5 minutos que le toca a aquellos que no entienden la importancia del mérito y el esfuerzo como llave del éxito en la vida, no en una prueba.

Eduardo

31 de Diciembre

Y que pasa con liceos como Valentín letelier, Darío salas, aplicación y tantos más. Por otro lado no comparto absolutamente nada acerca de la experiencia de ex alumnos como tu lo cuentas. Y finalmente que pasaba contigo en tu edad escolar, tuviste profesores críticos que te enseñaron a pensar y luego lo ejercitaste….es rudo aquello

Carlos

31 de Diciembre

Me parece de una irresponsabilidad tremenda, hacer un articulo basado en la premisa de “lo que he escuchado de algunos ex alumnos”, me gustaría que si hicieras una nota de opinión acerca de un tema, al menos te des el tiempo de investigar un poquito más. Supongo que fuiste al colegio y viste con tus propios ojos esa máquina segregadora de preparación PSU, supongo que te diste cuenta ahí que no hay desarrollo de actividades extra curriculares de deporte, las artes y las ciencias. Supongo que viste con tus propios ojos la nula enseñanza integral que se ofrece en el IN. Si vamos a hablar de los errores del sistema, hablemos de lo penca que es la educación publica en Chile, tan penca como este articulo de opinión, pero esa culpa no es del Nacional, tu articulo debería apuntar a la verdadera causa del problema de la educación chilena, que por lo demás esta llena de segregación, algunos por dinero, otros por religión etc etc. Que más segregador que dar una prueba PSU y seleccionar quienes van a la universidad y quienes no, cierto? o eso es distinto?

31 de Diciembre

Yo tambien he conocido a ex alumnos del IN, y nunca oi nada ni remotamente parecido a lo que cuentas. De hecho, no permiten que se hable mal del IN, porque para ellos ha sido la mejor experiencia de su vida.

Y sobre lo de “Segregar y convertir la vida de los estudiantes en la interna lucha de no toparse con quienes tienen menores resultados que uno, es otra manera de ir creando castas, nuevas clases sociales “… Disculpa, pero ¿por que en vez de quejarse tanto, esos alumnos “que tienen menores resultados” no se esfuerzan en tener mejores?

Los chicos que van al IN no son de grandes fortunas, no tienen quince ojos y doce brazos, no tienen el don de la adivinación ni tienen de su lado a Dios. Son chicos, de 14, 15 años, como muchos en este pais, varios son hijos de gente de la Pintana, de Cerro Navia, de Punta Alto, varios solo tienen a su mama, o han sido criados por su abuela, pero sólo se diferencian en una cosa: esfuerzo. Esos chicos se han esforzado por estar ahi, en el IN, ellos y sus familias. Estudian, hacen las tareas, van a clases, respetan a sus profeores, respetan a sus compañeros y respetan a las demas personas. Porque saben que la única forma que saldran adelante es con eso, su esfuerzo. ¿Por que en vez de tirarles tanta basura, los demas no los imitan?

Es asqueroso lo que estan haciendo a los alumnos del IN, asqueroso. Son los únicos de la lista de puntajes nacionales que es creible que lo son por sus propios meritos, y son a los unicos que acusan de segregar. Nunca el IN ha sido una maquina de segregacion y separacion, y ya deberian ser todos los liceos iguales. Pero no lo son, por culpa de todos los quejicas lloricas que les gustaria ser del IN, pero no son capaces de mover un lapiz para ganarselo.

Juan José Leiva Cea

31 de Diciembre

Es super facíl hablar mal de una institución educacional con la siguiente expresión “La gente que he conocido del nacional, no tiene muy buenos recuerdos”… Qué imbecilidad más simplista y poco objetiva. Opinar, por opinar. Yo soy el vivo ejemplo de un alumno del nacional. Llegue al colegio donde no “te permiten equivocarte”, al colegio “elitista”, desde una de las comunas más pobres de la Región Metropolitana, La Pintana. Mis padres, no son profesionales pero el regalo más hermoso que pudieron darme, fue una educación digna, dentro de sus limitadas opciones. No era el más mateo de mis primeros colegios, pero era un buen alumno. De más de 1500 personas, me eligieron a mi, me seleccionaron para transformarme, para ser parte de la “maquina segregadora”. Sí, el colegio selecciona capital intelectual, pero no para rendir una prueba estandarizada a futuro buscando resultados, porque de ser sólo ese su foco, no sería más facíl reducir la matricula a 15 alumnos por sala, cobrar una pequeña cuota de ingreso de unas cuantas UF, luego pedir una pequeña colaboración mensual (lo que sea su cariño) e ir a competir con el resto de colegios, para poner un tremendo letrero afuera que diga “Resultados Simce y PSU garantizados”? Esa educación quieres postulas en tu comentario? Bueno prosigo. Ese colegio al que tú señalas como una maquina segregadora, a mi me dio una oportunidad, como miles y miles de jovenes en 200 años. Es más, esa maquina torturadora, que frusta a niños, que los transforma en robots, que al primer error te elimina del sistema, me dio a mi una oportunidad. En 2do medio yo me equivoque, tuve un horrible año familiar, deje de lado el colegio y cuando me di cuenta, perdi un año de mi vida. La maquina segregadora tan cruel como la mencionan varios, no me dejo sólo. Me brindo su apoyo, tanto psicologico como academico y me dio una segunda oportunidad. El IN es una familia, donde conviven muchas personalidades, muchas realidades y muchas formas de vida. Hay competencia, si que la hay, pero nadie toma un cuchillo para matar al que lo supera, sino que se esfuerza para seguir su ejemplo. Si el colegio fuera solo PSU, solo SIMCE, no escribiria esto. Pero existen tallerres y academias extracurriculares, formación de un pensamiento critico y reflexivo y además un proyecto educativo, que busca generar personas integrales, que mezclen sus capacidades intelectuales con sus capacidades individuales, siendo cada uno en su experiencia, un aporte a esta sociedad. Ya, hable mucho, porque siento una rabia e impotencia tremenda, de ver que hablen de mi colegio como si fuera una lacra educativa y claramente no lo és. “Labor omnia vincit”, es una frase que te invita a trabajar, para vencer las dificultades, frase que un institutano tiene grabada en su piel, pero no para pasar por encima de todos, sino para aportar un granito de arena a esta enferma sociedad. Arriba la educación pública, gratuita y de calidad. Ahora me voy a juntar con los de siempre “con los de mi clase social aparte que creamos”, los institutanos.

Francisco

24 de Enero

Muy desinformado señor Méndez, se nota que no conoce el Instituto Nacional por dentro.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La confianza de los brasileños en la democracia se ha visto seriamente dañada por la corrupción, la desigualdad y la inseguridad, socavando la representatividad de las instituciones políticas
+VER MÁS
#Política

Bolsonaro desploma a derecha tradicional brasileña

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

No se puede ver de forma aislada lo que sucede en Nicaragua. Para comprender lo que sucede en América Latina, no podemos observar la situación política de cada país de forma de forma aislada
+VER MÁS
#Internacional

Nicaragua: Mitos y construcción popular de la realidad en Latinoamérica

Tiempos donde tu derecho a pataleo está constreñido por las “nuevas verdades” (¿o posverdad?), nuevas verdades que se han construido en forma “express” y que en poco tiempo han conseguido una est ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tiempos Modernos

Popular

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

El fascismo es sumamente ágil en canalizar los instintos más bajos de las masas: el odio a lo diferente, el miedo, el paternalismo, anti-elitismo, y sobre todo un odio profundo a los intelectuales
+VER MÁS
#Internacional

El fascismo del siglo XXI